CALCULADORA ELECTORAL
3,8 millones ¿cifra mágica de segunda vuelta?

Foto Montaje El Nuevo Siglo
Si se analiza lo que pasó en la primera vuelta en 2010 y 2014, sacando los promedios de los candidatos que pasaron al balotaje final, el próximo 27 de mayo sólo el aspirante que se acerque al 25% de una votación por encima de 15 millones, tendría chance real. ¿Cómo está cada candidato?

_____________

Tras el mapa político marcado por las elecciones parlamentarias es evidente que ahora todas las miradas se enfocan en el escenario de la campaña presidencial que no solo tiene ocho candidatos definitivos, sino que el ajedrez de las coaliciones y alianzas se va a acelerar en las próximas semanas.

¿Cuántos votos se necesitarán el 27 de mayo para pasar a la segunda y definitiva vuelta en la tercera semana de junio?

En 2014 -aunque con posibilidad de reelección a bordo, que no existe ahora- el candidato del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, ganó la primera vuelta con 3.759.971 votos,  el 29,2% de los sufragios. El presidente-candidato Juan Manuel Santos sumó 3.301.815 votos (25,6%), en tanto que Marta Lucía Ramírez quedó en tercer lugar con 1.995.698 votos (15.5%), seguida de Clara López que alcanzó 1.958.414 votos (15.2%) y Enrique Peñalosa, en último lugar, con 1.065.142 votos, un 8.28 %.

Cuatro años atrás, es decir en la primera vuelta de 2010, la situación fue la siguiente: el candidato Santos ganó con 6.802.043 votos, es decir el 46,6% del total de sufragios válidos. Le siguió Antanas Mockus, con 3.134.222 apoyos,  un 21,5% de los votos. Después vendría Germán Vargas con 1.473.627 votos (10.1%); Gustavo Petro con 1.331.267 apoyos (9.13%); Noemí Sanín, 893.819 votos (6.13%); y Rafael Pardo, 638.302 votos, equivalentes a 4.38%.

Si se analizan ambos escenarios se encuentra que mientras en 2014 los dos candidatos que clasificaron a segunda vuelta lo hicieron al sobrepasar el 25% de los votos cada uno,  en una contienda con un resto de candidatos muy fuertes en las urnas, como la de 2010, la situación fue distinta, ya que Santos casi gana en esa primera cita en las urnas (estuvo a 3,4% de lograr la mitad más uno de los votos), en tanto que Mockus no logró ni la mitad de los apoyos del Presidente-candidato.

Claro, en 2010 y 2014 había dos escenarios muy distintos a las realidades políticas de hoy y lo que se proyecta para el 27 de mayo próximo. Pero aun así podría hacerse un pequeño cálculo electoral, sumando los porcentajes de Santos-Mockus hace ocho años y dividiéndolos por dos, para obtener un referente porcentual promedio. También se puede hacer el mismo con Zuluaga y Santos en 2014. En el primero caso el resultado sería de 34% y en el segundo de 27.4%.

Aunque la calculadora electoral es muy hipotética, se podría concluir, con base en los anteriores porcentajes, que para pasar a segunda vuelta presidencial en Colombia un candidato debe tener entre 25 y 30% de los votos en la primera ronda.

Entonces…

Ahora bien, el pasado domingo en la elección para Senado se registraron 17 millones 818 mil votos. De estos hubo 871.444 no marcados y 1.137.133 nulos. Así las cosas, los votos válidos para la circunscripción nacional ordinaria fueron los 835.445 en blanco y los 14 millones 474 mil por los candidatos de listas o el partido. Es decir, un poco más de 15 millones 310 mil votos.

Bajo el cálculo ya mencionado sobre los promedios de los porcentajes de 2010 y 2014, a esa cifra habría que sacarle entre el 25% y el 30% para tener una idea aproximada de cuántos votos deberían tenerse el 27 de mayo para pasar a segunda vuelta. Dado que, al igual que en 2010, en esta ocasión hay varios candidatos muy fuertes en competencia, es mejor apostar por el 25%. Hecha la respectiva operación habría que decir que para pasar al balotaje definitivo hay que sumar en la próxima primera vuelta presidencial alrededor de 3,8 millones de votos. 

Calculadora electoral

¿Quién de los actuales precandidatos tiene ese potencial electoral?

Al tenor de los resultados de la consulta del pasado domingo se podría decir que la llave uribista Iván Duque-Marta Lucía Ramírez, ya que sumaron 5,5 millones de votos. Sin embargo, es claro que esa votación fue interferida por una gran cantidad de personas de otros partidos, pero eso ya no va a ocurrir el 27 de mayo. Así que el plante electoral, real, de esta llave sería los 2,5 millones que sacó el uribismo al Senado y lo que Ramírez pueda mantener de los 1,5 millones que sacó el domingo, a sabiendas también de que muchas de las personas que la apoyaron en las urnas lo hicieron única y exclusivamente para hacerle contrapeso a Duque. En otras palabras, hay mucho antiuribismo en la votación de la hoy candidata vicepresidencial. Negarlo sería ingenuo.

De esta forma, si el uribismo quiere pasar seguro a segunda vuelta debe buscar un socio más, porque con lo que hoy tiene no podría confiarse.

Igual se puede decir de Gustavo Petro, pues si bien sumó 2,8 millones de votos el domingo pasado (quizá el máximo potencial de la izquierda, aunque con interferencia también de otros partidos y sectores antiuribistas), le faltaría, por lo menos, un millón más para pasar a la segunda y definitiva ronda. Aunque ya invitó a liberales y Sergio Fajardo a sumarse a su candidatura, estos no le jalarían a esa opción.

Fajardo, entre tanto, contaría con el plante electoral de los dos millones de votos que resultan de sumar los resultados al Senado de la Alianza Verde y el Polo, pero para llegar a los 3,8 millones debería duplicar ese potencial. A menos que se lleve a todo el liberalismo para sus toldas, lo que es muy difícil dadas las divisiones rojas, o convenza a Petro de hacerse a un lado y apoyarlo, hoy estaría muy lejos de tener un chance real de pasar a segunda vuelta.

Igual puede decirse de los liberales, ya que con 1,9 millones de votos sacados por su partido al Senado, Humberto De la Calle está lejos de los 3,8 millones necesarios para clasificar al balotaje final. Es claro que con Petro no quiere una sociedad antes del 27 de mayo. Sólo le quedaría sumar a Fajardo (pero este lo supera en las encuestas) o aliarse con La U, que todavía no ha decidido a quién apoya en las presidenciales, pero se sabe que hay división en esas toldas entre irse con Germán Vargas, el aspirante liberal o incluso algunos deslizamientos al uribismo.

A su turno, Vargas Lleras arranca con el plante de los 2,1 millones de votos de Cambio Radical el domingo para el Senado pero para llegar a los 3,8 millones tendría que concretar alianzas con los conservadores (que tampoco tienen candidato presidencial), La U y alguna fracción de liberales. Si de esas tres colectividades (que tienen un potencial de 5,4 millones de sufragios), Vargas arañara, mediante una alianza de centro-derecha, al menos un poco más de la tercera parte, se acercaría al número mágico para pasar a segunda vuelta el 27 de mayo. Sin embargo, como se dijo, a los azules, La U y liberales les coquetean De la Calle, Petro, Fajardo y hasta los uribistas.

En fin todas las hipótesis caben en este escenario de calculadora electoral, pero solo con el pasar de las semanas se sabrá cuál de los casos circunstanciales tiene más opción de volverse realidad.