DE LA AMAZONIA A MADAGASCAR
Cambio climático podría amenazar hasta 50% de las especies

Foto WWF

De la Amazonía a Madagascar pasando por las Grandes Llanuras norteamericanas, en 2080 el cambio climático podría amenazar entre un cuarto y la mitad de las especias en 33 de las regiones más ricas en biodiversidad, según un informe publicado la noche de este martes.

Si la temperatura media del planeta aumentase 4,5°C respeto a la era preindustrial -el escenario previsto por los científicos si no se hace nada para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero- un 48% de especies podría desaparecer en ciertas regiones.

Pero este riesgo se dividiría por dos si el aumento de la temperatura media se limitase a 2°C, objetivo fijado en el acuerdo de París adoptado en 2015 bajo la égida de la ONU, señala este análisis publicado por la revista Climatic Change.

"La biodiversidad mundial sufrirá terriblemente durante el próximo siglo, a menos que hagamos todo lo que esté en nuestras manos" para evitarlo, advierte el Fondo Mundial por la Naturaleza (WWF), que coprodujo el estudio.

Presentado como el más completo sobre esta treintena de zonas del mundo, este estudio aparece antes de la apertura el sábado en la ciudad colombiana de Medellín de una importante conferencia sobre el estado de la biodiversidad en el mundo.

 Zonas 'refugio'

En todas partes, el clima se suma a las amenazas que ya existen sobre la fauna y la flora: urbanización, pérdida de hábitats, caza ilegal, agricultura no sostenible...

Los investigadores de las universidades de East Anglia (Reino Unido) y James-Cook (Australia) estudiaron la situación climática de 80.000 especies en 33 regiones consideradas "prioritarias", tan únicas y diversas como la Amazonia, el desierto de Namibia, el Himalaya, Borneo, el lago Baikal o el sur de Chile.

Las temporadas de temperaturas excepcionalmente altas deberían convertirse en la norma, en algunos casos a partir de 2030, e incluso con un calentamiento limitado a 2°C.

También se prevén en muchos lugares picos de calor muy importantes, menos precipitaciones y largas sequías.

En estas zonas, más de la mitad de la superficie (56%) sería apta para la vida con +2°C. Pero con +4,5°C, esa parte podría caer hasta 18%. Es lo que WWF llama zonas "refugio".

Las plantas deberían verse particularmente afectadas, debido a que se adaptan más lentamente y se desplazan con menos facilidad. Esto, por consecuencia, podría perjudicar a los animales que dependen de ellas.