ESTUDIO DE DELOITTE
Minería le apuesta a la innovación

Foto Greenpace

Los últimos 10 años han sido para la industria minera una montaña rusa, llena de altas y bajas constantes. Los precios de los productos básicos subieron y se contrajeron de manera histórica, mientras que la realidad operacional del sector sufrió un cambio fundamental producto de una inminente revolución digital. El décimo informe anual de minería de Deloitte, Tracking the trends 2018, explora las tendencias que serán clave para las compañías mineras.

Frente a este incierto panorama, Philip Hopwood, líder global de minería considera que "para prosperar en el ciclo histórico de auge y caída de la industria minera y capitalizar en nuevas oportunidades, las empresas deben reconsiderar el modelo de minería tradicional". "Un cambio profundo lleva tiempo. Para cambiar de forma positiva y alcanzar nuevos caminos, la industria minera debe enfocarse en generar inversiones continuas en innovación y digitalización, inspirando su enfoque hacia la fuerza de trabajo del futuro, manifestándose en su compromiso de fortalecer las relaciones gubernamentales y con comunidades y guiando sus esfuerzos para mejorar su imagen pública.”

 

Commodities del futuro: predicción de los disruptores del mañana

Para las compañías mineras, convertir los cambios disruptivos en oportunidades requiere una visión a largo plazo capaz de evaluar cómo las tendencias de los mercados emergentes pueden afectar la demanda de productos específicos.

"Si miramos hacia atrás en solo 20 años, habría sido difícil creer que el níquel, el litio, el cobalto y el grafito serían una forma asequible de alimentar las baterías. Pero, hoy esa es la realidad y una oportunidad de crecimiento potencial, particularmente con el surgimiento de los vehículos eléctricos ", dijo Hopwood.

“Si las empresas mineras quieren adelantarse a las tendencias, deben profundizar en los disruptores de los mercados emergentes” concluyó Andrés Roa, experto en minería de Deloitte Colombia.

 

Las tendencias

Dar vida a lo digital: Los datos se están convirtiendo rápidamente en un diferenciador competitivo. Las compañías mineras deben incorporar el pensamiento digital en el corazón de la estrategia y las prácticas comerciales para transformar la forma en que se toman las decisiones corporativas. Para tener éxito en este esfuerzo, los mineros necesitan una visión clara de cómo la futura mina digital podría transformar los procesos centrales de minería, el flujo de información y el respaldo de los procesos administrativos.

 

Superar las barreras de la innovación: Los ejecutivos de minería entienden que la innovación es necesaria para que la industria se transforme. Esto no se limita a la innovación tecnológica; incluye la adopción de enfoques más innovadores para comprometerse con las partes interesadas, volver a visualizar el futuro del trabajo e identificar los productos que serán más demandados en el futuro. Sin embargo, la necesidad de demostrar retornos a corto plazo combinados con una cultura tradicionalmente reacia al riesgo que no fomenta la colaboración están obstaculizando los esfuerzos para innovar dentro de la industria.

 

El futuro del trabajo: A medida que la mina digital se convierte en una realidad, la naturaleza del trabajo está a punto de cambiar drásticamente, tanto en la mina como en el back office. Si bien la adopción de soluciones digitales, como la automatización de procesos robóticos, equipos autónomos e inteligencia artificial aumentará el rendimiento en la industria minera, también tiene el potencial de causar agitación.

 

La imagen de la minería: A pesar de la importante contribución del sector minero a la economía mundial, la reputación de la industria permanece un tanto empañada en muchos países y es percibida como factor negativo para el ambiente, que causa impactos negativos en la comunidad y se involucran en prácticas dudosas en el extranjero. Para reconstruir la confianza con empleados, inversionistas, comunidades, gobiernos y el público, muchas compañías mineras líderes están emprendiendo esfuerzos como adoptar posiciones públicas decisivas en torno a la responsabilidad social corporativa, adherirse a los estándares de sostenibilidad voluntaria y aprobar resoluciones de los accionistas para incrementar divulgación sobre cambio climático.

 

Transformar las relaciones de las partes interesadas: Para expandir las oportunidades de empleo locales, aumentar los ingresos tributarios y satisfacer las demandas de la comunidad para una infraestructura mejorada y una mayor protección ambiental, muchos gobiernos de países ricos en recursos continúan presionando a la industria minera. Opuesto a abordar las relaciones con las comunidades y los gobiernos como un costo de cumplimiento, las empresas deben determinar cómo lograr un impacto social concreto que se adapte al beneficio de las diferentes partes interesadas.

Gestión del agua: Mientras la ONU estima que la escasez de agua afecta aproximadamente al 40 por ciento de la población mundial, las compañías mineras deben fortalecer su enfoque de gestión del agua a través de métodos innovadores diseñados para reducir, reutilizar y reciclarla en regiones en las que hay escasez, y para contener y tratar las aguas residuales para evitar derrames o contaminación de los flujos de agua río abajo.

Cambios en las expectativas de los accionistas: Cambiar la dirección corporativa para satisfacer la demanda de retornos de corto plazo de los accionistas puede ser perjudicial para las empresas mineras en el largo plazo. En cambio, las medidas de desempeño deben reflejar objetivos variados para crear valor para múltiples grupos, incluidos clientes, empleados, proveedores y comunidades, no solo para los accionistas. Esto liberaría a las juntas directivas para que se centren más en estrategias de largo plazo, planificación de sucesión y desarrollo de liderazgo, al tiempo que vincula la compensación de ejecutivos con objetivos corporativos más amplios, incluidos los relacionados con la buena ciudadanía corporativa y el comportamiento ético.

 

Problemas de reemplazo de reservas: en la medida en que la plaga de las restricciones de oferta afectan la industria, las compañías mineras deberán encontrar una forma más ágil de reemplazar las reservas, una que les permita dedicarse a la exploración y el desarrollo sin hundir grandes cantidades de capital durante largos períodos de tiempo.

 

Realineación de las Juntas Directivas mineras para impulsar la transformación: las juntas inmersas en viejas formas de pensar tendrán cada vez más dificultades para cumplir nuevos mandatos, como asumir un papel más activo al desafiar al equipo ejecutivo en tópicos que van desde estrategia corporativa hasta la transformación digital, gestión del talento y factores de riesgo emergente.