Nuevo mapa político

  • El ascenso de Cambio Radical
  • Se votó en calma para Congreso

La jornada electoral transcurrida ayer para Congreso de la República y las consultas populares de algunos partidos se llevó a cabo, por primera vez, dentro de la normalidad. No hubo, después de muchas décadas, atentados ni aquellas circunstancias desestabilizadoras que se habían vuelto rutinarias en el acontecer colombiano. Es un primer hecho, ciertamente, para destacar y que, a no dudarlo, mejora las condiciones democráticas del país.

A su turno, la Registraduría cumplió un papel fundamental en el rápido preconteo electoral, sin que el traspié en 26 puestos de votación por escasez de tarjetones para las consultas, hubiera empañado su labor.

En ese escenario se produjo una reconfiguración del mapa político, sobre todo en el Congreso, convirtiendo al partido Cambio Radical en una fuerza que más allá de duplicarse en el registro de las votaciones, le compitió de cerca al Centro Democrático (CD). En efecto, con el 98% de los votos escrutados, esta última colectividad consiguió 19 curules en el Senado, en tanto Cambio Radical logró 16, muy por encima de los nueve escaños obtenidos en 2014. Así este partido se erigió entre las pocas fuerzas en ascenso en el Parlamento.

De otra parte, los partidos Conservador, Liberal y de La U retrocedieron en cuanto a curules: el primero se situó en 15, perdiendo tres; el segundo tenía 17 y quedó en 14; pero el bajón más dramático lo tuvo la última colectividad, que apenas sumó 14 curules, perdiendo siete.

Así mismo, a raíz de la buena votación de Antanas Mockus, la Alianza Verde pasó de cinco a 10 curules, mientras el Polo Democrático mantuvo su representación de cinco senadores. Otras de las sorpresas fue el ingreso de cuatro congresistas petristas. El partido MIRA, entre tanto, logró tres escaños, igualando la votación lograda en 2014 y a la que sólo se le hizo justicia hace un par de semanas. Así las cosas, el Parlamento colombiano tiene una mayoría de centro-derecha, liderada por Cambio Radical, más el partido Conservador, La U y el MIRA. El liberalismo, a su vez, mantiene su espectro entre la centroderecha y el centro.

Visto estos resultados sorprendió la baja votación del Centro Democrático y de la lista de los “decentes”, apoyada esta última por Petro, frente a lo obtenido en sus respectivas consultas populares. Si bien hubo seis millones de sufragios en la consulta de la derecha que ganó abrumadoramente Iván Duque, y de un poco más de 3 millones en la de Petro y Caicedo, los resultados efectivos en la contienda para Congreso demostraron la clara interferencia de otros partidos y sectores ciudadanos en esos dos eventos. En todo caso, la coalición de la derecha ya definió la fórmula de Duque con Marta Lucía Ramírez, mientras que el exalcalde bogotano está pendiente de escoger su tiquete vicepresidencial. Esto significa, así mismo, que puede darse una coalición hacia las presidenciales en partidos proclives a la centro-derecha, donde Germán Vargas Lleras parecería el candidato más significativo para ello, mientras que la centro-izquierda, encabezada por la fórmula Sergio Fajardo y Claudia López, buscaría la unión con el partido Liberal, la misma que habían desestimado reiterativamente.

A partir de hoy, pues, es bastante seguro que se darán una serie de movimientos políticos con el fin de generar las condiciones propias para las coaliciones que determinarán el escenario de la primera vuelta, el 27 de mayo. En ese sentido, la suma de las votaciones de la centro-derecha para el Senado augura no solo una mayoría en el Congreso, con la gobernabilidad correspondiente, sino una composición similar en la campaña presidencial.

De hecho, esto señala que hasta ahora comienza la justa electoral por la Casa de Nariño y que desde hoy tendrá que barajarse de nuevo.

Cabe señalar, de la misma manera, que hubo alrededor de 15 millones de votos válidos, con una fuerte incidencia de los nulos y no marcados, aunque en esta ocasión estos últimos bajaron. Pero en todo caso la abstención, aunque bajó levemente, continúa siendo alta.

Otro hecho que llamó la atención fue el desastroso desempeño del partido Farc, que apenas obtuvo 52 mil votos para Senado y 32 mil para Cámara de Representantes, un exiguo resultado que no se compadece en modo alguno con las diez curules automáticas otorgadas en el Congreso de la República.

En síntesis, la campaña presidencial hasta ahora comienza. Faltan más de dos meses y medio para la primera vuelta y hay nuevas coaliciones en ciernes. Entre tanto, en la configuración del mapa político colombiano prepondera la centro-derecha, con una centro-izquierda en recomposición, y los extremos que no tienen los resultados parlamentarios esperados.