Off the record

Foto cortesía campaña Germán Vargas

Tras los comicios parlamentarios de ayer, es claro que las campañas presidenciales pasan a primer orden en el foco de la opinión pública. Un reconocido estratega político que viene asesorando una de las principales candidaturas indicó que “… la campaña se verá partida en dos por efectos de la Semana Santa”, que servirá como lapso de replanteamiento de las estrategias políticas y electorales. Para finales de marzo no sólo estarán definidos los tiquetes de las fórmulas presidenciales y vicepresidenciales, sino que las primeras encuestas empezarán a marcar, allí sí, el verdadero escenario de las preferencias electorales. Es muy posible que esos sondeos de opinión se publiquen en la última semana de marzo, previo a la celebración católica, y muchos candidatos pasen una semana de “reflexión” sobre su futuro político inmediato.

Abril, el mes de las coaliciones

Así las cosas, si bien en marzo no se espera que los aspirantes que marquen más bajo en los sondeos empiecen a dar un paso al costado y plantear la posibilidad de adherir a alguno de los punteros, es muy posible que las primeras decisiones en este sentido se tomen en la primera quincena de abril. “… Tras la Semana Santa se podrá hablar de una segunda fase en esta recta final de la campaña… Abril es el mes de las coaliciones, que no creo que sean dos sino tres, dejando atrás el escenario gaseoso de las alianzas de izquierda y derecha… Y mayo será el mes de la tercera y definitiva fase, en donde los candidatos de cada una de esas coaliciones se van a jugar el todo por el todo…”, dijo el estrategia consultado por EL NUEVO SIGLO, que pidió la reserva de su nombre por obvias razones.

¿‘Quemados’ irían por curules de víctimas?

No pocos de los candidatos al Congreso que ayer se ‘quemaron’ empezarán desde ya a buscar qué van a hacer después del 16 de junio, cuando terminan sus periodos. Se sabe que varios de ellos tienen entre sus opciones buscar alcaldías y gobernaciones en octubre del próximo año. Pero también se sabe que algunos de esos parlamentarios que se hundieron en las urnas no descartan que en el proyecto de reforma constitucional que el Congreso prometió estudiar para abrir paso a la participación de las víctimas de la violencia en el Parlamento, les quede algún chance de volver a postularse en alguna de esas 16 circunscripciones especiales de paz, si es que el modelo del hundido proyecto del año pasado, que se tramitaba por ‘fast track’, se mantiene.

¿Cuartas elecciones este año?

Y hablando de la posibilidad de que los colombianos sean citados en el segundo semestre a las urnas, por cuarta ocasión este año, para escoger a los 16 representantes a la Cámara a nombre de las víctimas, una alta fuente del partido Conservador indicó que el país se podría ahorrar el costo de ese proceso electoral si determina un procedimiento distinto. “… Hay organizaciones de víctimas de la violencia que ya están registradas por distintas instancias oficiales y se podría abrir un proceso más amplio… Allí podría generarse un consenso interno para que se escogiera, por regiones, dando mayor participación a los departamentos con más alta tasa de victimización, a los 16 representantes”, precisó el dirigente conservador.

Lupa a contralorías departamentales

Tras la polémica de la semana pasada por el escándalo que se generó debido a que varias decenas de funcionarios de la Contraloría de Boyacá viajaron a Panamá, financiados en parte con recursos de un fondo de bienestar que recibe dineros provenientes del pago de sanciones pecuniarias por parte de empleados públicos, tanto la Contraloría General como la Procuraduría y otros entes de control van a revisar en qué otros departamentos del país se están presentando anomalías similares. “… No creemos que desde leyes como la 617 de 2000 o cualquier otra normatividad nacional se autoricen esta clase de utilizaciones de los recursos públicos, pero vamos a revisar con lupa el tema y demandar las ordenanzas departamentales y acuerdos municipales que les den vía libre”, dijo un alto funcionario gubernamental.