MIRANDO A LOS ELEGIDOS
Un nuevo Senado que es prometedor

Foto archivo El Nuevo Siglo
La composición de la entrante Cámara alta es variopinta, donde convivirán voces reconocidas de derecha como el expresidente Álvaro Uribe, con personas con poca experiencia en la política tradicional como el libretista Gustavo Bolívar, pero que lograron el voto ciudadano alejado de los partidos

_____________

Siguen las reacciones políticas por los resultados de las elecciones parlamentarias del pasado domingo por como subieron y bajaron en representación las distintas fuerzas políticas, así como por la forma como esto último afectará, para bien o para mal, las aspiraciones de los candidatos presidenciales. No obstante hay una arista en este análisis que también merece ser tenido en cuenta, y es que el nuevo Senado es prometedor por varios parlamentarios que se han distinguido por la calidad de sus propuestas y debates que se mantendrán y otros que llegan, algunos incluso con poca experiencia política, pero con un importante reconocimiento por parte de la opinión pública en distintos campos de la vida nacional.

Un primer aspecto para destacar es que hubo una leve, pero al fin, renovación en el nuevo Senado de la República porque llegan 60 nuevos, en tanto que 42 se lograron reelegir.

Entre las figuras que mantuvieron la curul está el expresidente Uribe, quien fue el senador más votado con 871 mil sufragios.

Independientemente de los amores y odios que despierte el nombre de Álvaro Uribe, sin duda la presencia de un expresidente de la República tiene peso en el Senado como se vio en este Congreso, en donde el exjefe de Estado fue una de las figuras más influyentes y decisivas junto con su Partido Centro Democrático, en el papel que asumieron de hacer oposición al gobierno del presidente Juan Manuel Santos.

Uribe y sus posturas de derecha seguramente entrarán en contraposición con sectores independientes y de izquierda que crecieron en la nueva Cámara alta, pero precisamente de eso se trata; que en el Parlamento estén representados los distintos matices políticos y de pensamiento.

Igualmente es interesante que los actuales presidentes de las dos cámaras lograran estar en el nuevo Senado. En el caso de  Rodrigo Lara, viene de la Cámara, en donde cumplió una labor que fue polémica en el trámite vía fast track de los proyectos para la implementación de los acuerdos de paz.

Lara se enfrentó en varias oportunidades con el ministro del Interior, Guillermo Rivera, por las acusaciones de este último que estaría frenando el debate de la reforma política, la reglamentaria de la Jurisdicción Especial de Paz (JEP) y la reforma constitucional para crear dieciséis curules en la Cámara de Representantes destinadas a las víctimas del conflicto armado.

No obstante, Lara como presidente de la Cámara dijo que no iba a ‘pupitrear’ todas estas reformas porque requerían un amplio debate y pidió al Gobierno nacional respetar la autonomía del Legislativo.

En el caso del presidente del Senado, Efraín Cepeda, es una de las voces más importantes del conservatismo y fue clave en este Congreso para que el Partido Conservador en líneas generales mantuviera su respaldo al acuerdo de paz y a su implementación.

 No obstante, fue reconocida la postura que mantuvo Cepeda frente a las intenciones que mostró el Gobierno de revivir el proyecto que creaba las dieciséis curules de paz, cuya conciliación fue hundida por la plenaria del Senado.

El Parlamentario conservador se ratificó en que la iniciativa fue archivada porque no alcanzó las mayorías en la votación y pidió al Gobierno respetar la autonomía del Congreso.

Cepeda no se quedó ahí porque junto con otros parlamentarios se comprometió a presentar un proyecto de reforma constitucional este mes, para asegurar la presencia de las víctimas en el entrante Congreso.

Otros nombres

También se destaca que mantendrá su curul en el nuevo Senado el legislador de Cambio Radical Germán Varón Cotrino, una de las voces más experimentadas y respetada en el Parlamento.

Varón fue artífice que se reformara en el actual Congreso el Código de Policía, norma con más de tres décadas encima que, por ende, estaba desactualizada frente a la sociedad urbana del Siglo XXI en materia de convivencia y otros desarrollos de la comunidad.

También se pone de relieve la presencia en el nuevo Senado del representante a la Cámara David Barguil, quien fue presidente del Directorio Nacional Conservador.

Barguil se destacó por el control político que junto con otros parlamentarios hicieron desde el Congreso por la mala prestación del servicio de suministro de energía en la costa norte por parte de la multinacional Electricaribe.  La situación de esta firma de capital español se deterioró tanto, que fue intervenida por la Superintendencia de Servicios Públicos.

De igual manera el Parlamentario conservador logró que se hiciera una ley para frenar los abusos del sector financiero para con sus clientes.

Por los lados de la izquierda, se destaca que el senador Jorge Robledo mantendrá su curul, quien en varias oportunidades ha sido calificado como el mejor parlamentario. El Legislador del Polo Democrático Alternativo se ha distinguido por el nivel de preparación de sus debates de control político, como uno que realizó el año pasado por el escándalo de Odebrecht.

 

Los nuevos

La elección del exalcalde de Bogotá, Antas Mockus, al nuevo Senado es uno de los hechos más llamativos de la jornada del pasado domingo, no solo por su alta votación, que pisó los talones del Álvaro Uribe, sino porque es una persona símbolo de la lucha anticorrupción en Colombia.

Además las posturas que privilegian el diálogo sobre la confrontación y la descalificación que en ocasiones se sublima en nuestro Congreso podrían servir como un elemento catalizador en el nuevo Senado, en donde como se dijo, hay una variopinta representación de sectores y pensamientos políticos.

También cabe destacar la presencia de la reconocida dirigente Aida Avella, sobreviviente del genocidio ejecutado contra la Unión Patriótica y que por cerca de dos décadas tuvo que autoexiliarse del país.

Hoy a pesar de que la violencia no se reduce, especialmente contra los líderes sociales y defensores de derechos humanos, es importante que tenga presencia en el Senado la voz de Avella en un país que se ha fijado el propósito de pasar la página y lograr la reconciliación.

También se saluda la presencia en el nuevo Senado de Gustavo Bolívar, el libretista de televisión, quien a pesar de no haber hecho política logró 116 mil votos, tal vez significando de esta manera la ciudadanía que quiere en Senado personas del común y alejadas, por lo menos en su origen, de los criticados partidos políticos.