HAY QUE MARCHITAR LOS REGÍMENES PÚBLICOS
Crece impacto macrofiscal de las pensiones en Colombia

Foto archivo
Según ANIF el sector está desfinanciado por la baja cobertura
_______________________

Uno de los temas más apremiantes y controversiales a nivel global es el relacionado con el impacto que han tenido las Administradoras de Fondos de Pensiones sobre el equilibrio macrofiscal y sobre el ahorro privado durante las últimas décadas

Existe urgencia de continuar marchitando los regímenes públicos basados en esquemas de “prima media”, donde supuestamente las cotizaciones de las nuevas generaciones deberían ser suficientes para financiar las generosas pensiones otorgadas a los mayores.

Según la Asociación Nacional de Instituciones Financieras, ANIF, como se ha explicado extensamente, estos regímenes de “prima media” en realidad están basados en una pirámide poblacional y financiera claramente insostenible.

 

Causas de desfinanciamiento

Los factores que han agravado este desfinanciamiento pensional a nivel global son varios) estrechamiento de esa pirámide poblacional, donde ahora el volumen de jóvenes es inferior al requerido para financiar una población añeja de mayor volumen al de hace tres o cuatro décadas; mayor longevidad (en cerca de 8-10 años), lo cual hace que pagar pensiones vitalicias esté generando una brecha financiera creciente, al tenerse tiempos de disfrute pensional (viudo-viuda) cercanos a los 25-30 años frente a los 15-25 años de décadas anteriores; menor interés de los millenials por construir su pensión desde tempranas edades laborales, lo cual seca la fuente de usar las contribuciones frescas como fuente de pago pensional inmediato; y elevada rotación laboral y propagación del outsourcing, lo cual se traduce en mayor informalidad y menor densidad de las contribuciones a la seguridad social.

Todo lo anterior se ha traducido en mayores presiones para que sea el Presupuesto de la Nación el que financie directamente esos faltantes pensionales, teniendo que recurrir a elevar la tributación general, como último recurso para honrar esas obligaciones pensionales.

 

Situación externa

Salvo por los casos de crisis económicas recientes (como en Grecia, España y Argentina), el grueso de los montos pensionales ha sido honrado y, además, cuenta con cláusulas de indexación que con frecuencia van más allá de la simple corrección por la inflación.

En el caso de Argentina, (afortunadamente) se acaba de aprobar una reforma bajando la absurda y elevada ponderación que tenía la dinámica del recaudo tributario como factor para determinar el valor del reajuste pensional a nivel general. Infortunadamente, el grueso de los gobiernos exhibe “miopía pensional”.

Esta consiste en pensar que, como los beneficios de esos ajustes paramétricos pensionales no son inmediatos (elevar la edad de pensión y/o reducir la llamada “tasa de reemplazo” = beneficios pensionales/contribuciones), entonces no vale la pena incurrir en el costo político de realizar tan importante ajuste estructural fiscal durante el curso de su gobierno.

Ojalá que la nueva Administración de Colombia durante 2018-2022 entienda la fragilidad del actual arreglo institucional en el frente pensional y proceda a tomar los correctivos de fondo, donde ANIF ha venido contribuyendo con una propuesta de Reforma Estructural Pensional.

 

Ahorro pensional

Según ANIF, la existencia de las AFP encierra un gran beneficio de ahorro proveniente del sector privado y también asignado a proyectos con mayor TIR en el sector privado.

Lástima que en Colombia este beneficio hoy resulte inferior al de Chile por cuenta de haber dejado abierto el esquema de “prima media” de Colpensiones

En efecto, en centro de estudios económicos ha estimado que el diferencial de menor ahorro en Colombia respecto del logrado en Chile bordea el -31% del PIB = 25% del PIB en Colombia - 56% del PIB que tenía Chile tras veintiún años de haberse instituido ese sistema, la misma “vejez” que hoy muestra nuestro sistema de AFP.