ALTOS COSTOS FINANCIEROS DEL CAMPO
Créditos blandos y a 15 años: ganaderos

foto tomada Turismo ganadero

Ante las necesidades de crédito para el sector ganadero, los productores han señalado en reiteradas oportunidades que las modalidades ofertadas por Finagro no son de fomento y no se ajustan a las necesidades de los productores.

Aunque la disminución de los altos costos de crédito fue una recomendación que hiciera José Antonio Ocampo como jefe de la Misión Rural, continúan los productos de altas tasas.

“Necesitamos créditos de verdadero fomento con tasas como las ofrecidas en otros países que son del 1% anual; es el caso de Francia o para no ir tan lejos Panamá”, dicen los ganaderos en los diferentes eventos públicos.

Si bien existen líneas de crédito como la denominada A Toda Máquina, que ofrece un año de gracia y plazos entre cinco y ocho años con intereses del DTF más dos para el pequeño productor, DTF más tres para el mediano y, DTF más cuatro para el grande, los ganaderos no la consideran atractiva por las altas tasas de interés.

“Requerimos créditos que sean realmente blandos con tasas bajas y plazos a quince años no a siete”, manifestó Carlos Andrés Pinilla, presidente del Comité de Ganaderos de la Hoya del Río Suárez.

De hecho el tema fue citado por José Antonio Ocampo, entonces director de la Misión Rural en Colombia, quien dijo que las condiciones crediticias no necesariamente son las apropiadas para la promoción de la inversión y el costo sigue siendo muy elevado: “Cómo reducirlo, es importante”, manifestó.

 

Crédito a la medida

“En la compra de ganado hay usuarios que tienen líneas a seis, siete u ocho años de plazo. Eso depende del poder de negociación que tenga con el banco intermediario”, dijo Julio Corzo, vicepresidente de operaciones de Finagro.

“Si es un crédito para sembrar arroz nadie lo va a extender a 24 meses de plazo sino a siete meses para que cultive, coseche y pague. Si es para palma se lo dan a doce años. El plazo depende de la  actividad”, agregó.

“En Finagro queremos que el crédito sea suficiente, oportuno y adecuado a la actividad que se esté desarrollando”, aseveró.

Enfatizó que el plazo depende del proyecto que quiera realizarse, pero este tiene que ajustarse a la realidad. “Hay usuarios que quisieran cebar en dos años y medio y eso no es posible porque se pierde plata. Tiene que ser en menos tiempo. Si se tiene buen pasto se puede hacer en dieciocho meses, pero si el usuario tiene el pastoreo normal se requiere más tiempo”, puntualizó Corzo.

 

Facilitar acceso

El hoy codirector del Banco de la República, José Antonio Ocampo, calificó de excelente el sistema de los corresponsales financieros porque ha permitido la presencia de servicios en el sector rural. “El estado transfiere los diferentes subsidios mediante las cuentas financieras, y los habitantes de los municipios más apartados y lejanos acceden a estos mediante dicho formato”.

Aseveró que la realidad es que las cuentas de ahorro permanecen inactivas, lo que indica que la gente saca la plata una vez se la giran.

“Seguimos muy atrasados en el acceso a crédito. Solo el 14% de los productores agropecuarios tienen acceso al crédito; es decir, que todavía tenemos las 4/5 partes del sector para trabajar el acceso a financiamiento”, dijo.

Según él, muchos de los que acceden al crédito lo tienen una vez cada diez años. “El 55% de la población sujeta de crédito, tuvo acceso solo una vez al mismo entre el 2004 y el 2014”, aseguró.