Distrito explica observaciones de la licitación de TM

Foto archivo
Nuevos buses garantizan reducción del 87% en la emisión de material particulado

____________________

Bogotá recibe la noticia más esperada por los usuarios de Transmilenio: con cerca de 1.400 buses se renovará la flota de las Fases I y II, gracias a una inversión de 1,6 billones, para lo cual el Distrito adelanta un exigente proceso licitatorio que significa el comienzo de la transformación del sistema de los bogotanos.

Hasta el viernes 13 de abril se recibieron 1.668 observaciones, cifra que celebra Transmilenio porque muestra el interés de la ciudadanía en la renovación de todo el Sistema. Los proyectos de pliegos han sido observados por empresas de operadores, fabricantes de buses, carroceros, fondos de inversión, bancos, aseguradores, empresas de servicios públicos, entes de control, proveedores de ITS, concejales, asesores legales, asesores financieros, firmas de consultoría y personas naturales.

La licitación de provisión de flota ha sido observada por 41 interesados y la de operación y mantenimiento por 35. Asimismo, se han solicitado 54 visitas a los patios que se entregarán en concesión con la licitación de operación y mantenimiento.

Este proceso que revolucionará el sistema de los bogotanos, se divide en dos componentes: Provisión de los buses, y Operación y mantenimiento de la flota y patio talleres. Así, se minimiza el riesgo de la operación e incentiva la mejor calidad en la prestación del servicio.

De esta forma, la Administración del alcalde Enrique Peñalosa les devolverá a los habitantes de Bogotá un sistema de calidad. Se estima que la nueva flota ingrese desde finales del mes de diciembre de 2018 y continúe su llegada progresiva a lo largo del 2019.

Con la llegada de los 1.400 nuevos buses, se moverán más pasajeros en menos viajes. Para esto, se comprará un mayor número de buses biarticulados, es decir, un 67%. El 33% restante será de articulados. Todo esto, teniendo en cuenta que los biarticulados tienen capacidad para 250 pasajeros y los articulados para 160, lo cual aumenta el espacio para los usuarios y se mejora la calidad en el servicio.

De hecho, los oferentes que incluyan en sus propuestas buses a gas, de motor Euro 6 o eléctrico, recibirán una mayor puntuación. Se proyecta que con la entrada de los nuevos buses desde ya se garantiza una reducción de por lo menos el 87% en la emisión de material particulado, comparando los nuevos buses con los más antiguos del sistema.

Con el cambio de la tecnología que se implementará, al pasar de Euro 2 a mínimo Euro 5, se lograría tener reducciones de emisiones contaminantes de hasta un 81%. Eso, sumado a la cantidad del parque automotor existente y a la renovación de la flota a nivel general en Bogotá, logrará reducciones del 54,7% de la masa total de emisiones generadas por el sistema masivo de transporte en la capital.

Igualmente, se alcanzará una reducción cercana a las 10 toneladas de material particulado (PM 2,5 y PM10) por año. Esto, toda vez que actualmente la flota de TransMilenio que se encuentra próxima a cumplir su ciclo, está generando 17,2 toneladas de material particulado por año.

Con la reducción significativa de esta nueva flota, se tendrá un efecto positivo sobre la salud de los más de tres millones de personas que habitan alrededor de los corredores y que usan a diario el sistema. Todo lo cual disminuirá la contaminación ambiental y por ende los factores que facilitan la aparición de enfermedades respiratorias agudas y crónicas (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), especialmente en niños menores de cinco años, mujeres en estado de gestación y adultos mayores.

Así mismo, se espera que por efecto de la nueva flota de Transmilenio con tecnologías más amigables con el ambiente, se produzca una reducción entre el 10 al 15% de las consultas y hospitalizaciones por enfermedades respiratorias agudas y crónicas; lo que significa, según cálculos preliminares, una disminución en el número de consultas y hospitalizaciones, con ahorros entre 30 y 40 mil millones de pesos anuales en gastos para el sector salud.