Off the record

Foto archivo El Nuevo Siglo

Pocón, pocón…

Transcurrido ya el primer mes de los tres que dura este último tramo de la legislatura, la productividad del Senado y la Cámara sigue dejando mucho que desear. Es claro que el trabajo parlamentario no comenzó en la segunda sino en la tercera semana de marzo y que luego vino el receso por cuenta de la Semana Santa. Sin embargo, las directivas de ambas cámaras legislativas se encuentran preocupadas porque el Gobierno nada que radica una serie de proyectos que, según lo anunciado por la Casa de Nariño a comienzos de marzo, se consideraban urgentes y tenían ya el tiempo en contra. Algunas de esas iniciativas están relacionadas con la implementación normativa del acuerdo de paz con las Farc, pues sus proyectos no alcanzaron a ser aprobados al amparo del ‘fast track’.

Rebelión de gobernadores (I)

Los gobernadores están moviendo sus respectivos hilos en las comisiones V de Cámara y Senado así como en las plenarias con el fin de forzar reformas al proyecto de ley radicado días atrás por el Ministerio de Hacienda en busca de un manejo más eficiente de los recursos del Fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación (FCTI), provenientes del Sistema General de Regalías. La iniciativa, que trae mensaje de urgencia, define las convocatorias públicas como único mecanismo para escoger proyectos y que estos sean ejecutados por las entidades que los formulan, independientemente de su naturaleza jurídica. A ello se suma que para lograr mayor transparencia se plantea que los recursos del Fondo saldrán directamente desde las cuentas de la Nación para permitir una mejor eficiencia y que no se queden represados en cuentas bancarias con bajos rendimientos.

Rebelión de gobernadores (II)

Aunque el día de la radicación el titular de Hacienda indicó que el alcance del proyecto había sido concertado con la academia científica y las autoridades regionales y locales, lo cierto es que hay un alto inconformismo de los gobernadores sobre el alcance de una iniciativa que impacta el manejo del 10% de las regalías, es decir alrededor de 800 mil millones de pesos al año. Los mandatarios seccionales consideran que el proyecto afecta la autonomía regional para presentar y ejecutar los proyectos, es un retroceso en materia de descentralización y los mantiene excluidos del sistema nacional de ciencia, tecnología e innovación. A ello hay que sumar que los gobernadores consideran que dejar en el poder central la toma de muchas decisiones sobre proyectos e inversión en ciencia y tecnología con dineros de las regalías, desconoce crisis como la inestabilidad de Colciencias. El próximo miércoles los gobernadores se reunirán para presentar  un pliego de cambios al proyecto.

El futuro de Santos

En los corrillos políticos no cesan los rumores sobre lo que será el futuro inmediato del presidente Santos cuando deje el poder en agosto próximo. No pocos analistas sostienen que el Jefe de Estado ya tiene planificado ir por una temporada al exterior, fiel a su reiterada promesa a su sucesor -según una carta que publicó semanas atrás- en torno a que “lo dejará gobernar” sin intervenir en sus decisiones. Altas fuentes de la Casa de Nariño continúan insistiendo en que Santos se radicará en Estados Unidos o Londres, en tanto que otras personas también allegadas a la familia presidencial sostienen que el saliente jefe de Estado analiza la posibilidad de postularse a un alto cargo internacional a mediano plazo.