OTRO TEMA DE NUNCA ACABAR
"Reserva" parlamentaria por la Van der Hammen

Foto cortesía Minambiente

Una de las iniciativas más polémicas de la administración Peñalosa en Bogotá es intervenir la reserva forestal Thomas van der Hammen para aprovechar una parte con fines urbanísticos.

En días pasados presentó una solicitud a la CAR en ese sentido, que contempla construir vías que descongestionen el norte de la ciudad, armonizando este desarrollo urbano y la protección de este ecosistema protegido, asegura. El tema como era de esperar, concentra el interés de los electos representantes a la Cámara por la capital, quienes están divididos frente a esta propuesta.

La idea del Distrito es modificar el área de la reserva, pasando de 1.396 hectáreas a 1.710, crear un bosque público, zonas verdes, espacios recreativos y construir vías extendiendo la avenida Boyacá desde la calle 170 hasta la avenida Guaymaral, la avenida Ciudad de Cali hasta la avenida Suba y la construcción de la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO).

EL NUEVO SIGLO consultó la iniciativa con los representantes electos a la Cámara de los diferentes partidos, quienes harán parte del Congreso 2018-2022, que será instalado por el presidente Santos el próximo 20 de julio.

A favor

El representante electo del Partido Conservador, Juan Carlos Wills Ospina, considera que “el desarrollo natural de la ciudad tiene que seguir, y por supuesto lo que hay que pensar es en mitigar el daño ambiental para que no se afecte tanto la reserva. De todas formas tiene que haber un presupuesto tanto de recuperación ambiental como de traslado de especies”.

Agregó que “sí estoy de acuerdo en que tiene que generarse el desarrollo de la ciudad. Se necesita la ALO, una avenida que tiene que hacerse en la ciudad”.

Por su parte el parlamentario electo del Partido Cambio Radical, José Daniel López Jiménez, dijo que “estoy del lado de la objetividad, que creo es lo que hace falta en esta discusión, y de la ecuanimidad. Creo que hay que ver este tema de manera técnica y sin apasionamientos. Hay unas zonas de la reserva que tienen un valor ambiental probado y que deben conservarse a toda costa. Hay otras zonas que ya han sido bastamente intervenidas por el hombre, por clubes, por colegios, por crianza de animales”.

Agregó López que “conservar zonas que ya no tienen valor ambiental no tiene ningún sentido y es mejor integrarlas de una manera sostenible, por supuesto, al desarrollo de la ciudad; pero aquellas zonas dentro de la reserva van der Hammen que mantienen un valor ambiental sensible, que son importantes para las especies endémicas, para los flujos migratorios deben ser conservadas”.

Finalizó diciendo que “el llamado que hago a la CAR es que se asegure que en la propuesta de la Administración Distrital se protejan aquellas zonas que tengan valor ambiental, pero lo demás, que sea incorporado al desarrollo de la ciudad, por supuesto de manera sostenible en materia ambiental y de movilidad”.      

Mientras que el representante por el Centro Democrático, Edward David Rodríguez dijo, “creo que el plan del alcalde Peñalosa es bueno en la medida que permite proteger precisamente la reserva van der Hammen y hacer un gran parque que ayude a la ciudadanía y que sea un pulmón del norte que tanto lo necesitamos”.

Agregó que “por otra parte elimina ese bloqueo que se tiene en la autopista norte y permite que alrededor se construya un gran parque donde todos los ciudadanos, muy al estilo Simón Bolívar, puedan salir a caminarlo, andarlo y a vivirlo”.

Dijo también que “en cuanto a proyecto de infraestructura, bienvenido todo el desarrollo siempre y cuando sea ambientalmente sostenible”.

En contra

La representante electa por la Lista de la Decencia, María José Pizarro Rodríguez, dijo que “la reserva van der Hammen tiene una clara función en el equilibrio ambiental de la ciudad y por lo tanto, la reserva debe ser respetada tal cual se había proyectado inicialmente; y en eso hay organizaciones ambientalistas que han estado muy vinculadas y haciendo seguimiento a la recuperación de la reserva. Las reservas no son parques, son espacios que deben ser protegidos, que deben ser restaurados y que tienen una clara función en el equilibrio ambiental”.

Pizarro añadió que “eso debe acordarse no solamente con la CAR y la administración pública sino con la ciudadanía; pero también con las organizaciones ambientalistas que tienen un conocimiento de la reserva van der Hammen y que han estado haciendo el seguimiento”.

Mientras que el representante electo del Partido Liberal, Juan Carlos Lozada Vargas, conceptuó “que esta segunda iniciativa que presenta el alcalde Peñalosa con respecto a la van der Hammen es bastante mejor que lo que presentó al principio. Sin embargo, seguimos insistiendo en el argumento de que la reserva debe ser preservada, debe ser defendida y que no debe haber un solo metro de concreto”.

Lozada señaló que el argumento para tocar este espacio no puede quedarse en que Bogotá tiene que destaponar sus vías al norte, “el problema real con la reserva es que Bogotá tiene un árbol por cada siete habitantes, cuando la OMS recomienda que tenga un árbol por cada tres habitantes para que sea ambientalmente sostenible y le permita la salud a los bogotanos”.

Añadió que “es el alcalde Enrique Peñalosa  y las próximas administraciones en Bogotá quienes tendrán que determinar cuáles son las salidas en términos de movilidad que no representen un detrimento para una zona protegida como es la reserva van der Hammen”. 

En tanto que la representante electa del Partido MIRA, Irma Luz Herrera Rodríguez, dijo, “nuestra posición ha sido siempre proteger la reserva, vamos a estar muy pendientes del proyecto y lo que defina la CAR; pero Bogotá no tiene ese tipo de zonas, es muy escasa. Necesitamos pensar también que cualquier cosa que se haga a nivel de impacto ambiental va a afectar a las nuevas generaciones, si bien a nosotros. Entonces somos de la línea de proteger, de no intervenir esa área”.

Herrera dijo que la Administración Distrital debe buscar otras opciones para destaponar vialmente la ciudad al norte, sin pensar en modificar la reserva. Puso como ejemplo que “existe el plan zonal del norte, que en este momento está en un limbo jurídico, fue aprobado en el 2010 y suspendido en el 2013. Este plantea la creación de unos anillos viales para el tráfico en el norte. Creemos que esa podría ser una opción que tendría la actual administración”.

Mientras que el representante del Polo, Germán Navas Talero, dijo que “estoy seguro que detrás de la van der Hammen hay un buen negocio para los amigos de Peñalosa, los que le financiaron su campaña. Hay que mirar quiénes son los propietarios de esos terrenos y quiénes se lucrarían con la venta de esos terrenos. Si él (Peñalosa) quisiera respetar la van der Hammen hacía eso con científicos y no con urbanizadores”.

Por su lado, la representante electa de la Alianza Verde, Luvi Katherine Miranda Peña, dijo que “estoy de acuerdo que tenemos que hacer algo en toda la zona norte, hay que descongestionar pero no a costa de la reserva. Creo que un parque, unas alamedas no sustituyen lo que la reserva significa para Bogotá. Hay que cuidar los pulmones de nuestra ciudad, hay que cuidar la reserva”.