UN VALIOSO LEGADO QUE SE DEBE PRESERVAR
Barniz de Pasto, tradición única, centenaria y patrimonio cultural

Cortesía

FUE DECLARADA como Patrimonio Cultural Inmaterial de Colombia los conocimientos y técnicas tradicionales asociadas con el Barniz de Pasto Mopa por el Consejo Nacional de Patrimonio.

Es una técnica artesanal cuyos orígenes datan de la época prehispánica, la cual ha sido pasada de generación en generación entre los artesanos nariñenses. Está manifestación cultural es única en el mundo, en la cual se utiliza como materia prima la planta del Mopa Mopa Elaeagia Pastoensis Mora para decorar objetos fundamentalmente de madera.

La planta crece de manera silvestre en la zona selvática del Putumayo, Caquetá y áreas de dispersión, donde indígenas de la región se encargan de recolectar los capullos y hojas de la planta para venderla a los artesanos barnizadores de Pasto para su transformación en láminas de diversos colores.

La resina Mopa-Mopa, a través de un proceso manual de calentado, amasado, martillado y estirado es convertida en una fina y delgada lámina elástica. Las láminas de resina son tinturadas con colorantes vegetales, anilinas, y también pueden laminarse en oro o plata.

La versatilidad de la resina permite su aplicación en superficies planas como con relieve, en materiales diversos como madera, vidrio, metal y barro. Con gran destreza los fragmentos coloreados de la resina son cortados con una segueta filosa y deben ponerse delicadamente en la superficie del objeto, donde son fijados con el calor de las manos artesanas.

Esta técnica decorativa es de las pocas artesanías existentes en Colombia de procedencia aborigen. Hoy en día es la fuente económica de dos clases sociales predominantes: la indígena, encargada de recolectar la resina en la selva amazónica y la clase artesana quienes están encargados de transformarla en arte.

Juliana Forero, Coordinadora del Grupo de Patrimonio Cultural e Inmaterial del Ministerio de Cultura, destacó “es importante  porque el Barniz evidencia cómo una herencia indígenas se convierte en un legado para todo el país. Con esto se reconoce que durante generaciones, los artistas han mantenido una tradición y han vivido de sus saberes, esto es algo excepcional en el mundo. No ha sido una parte más de sus oficios, sino que es su actividad principal, forma de vida, cotidianidad y su forma de sobrevivir.”

Los maestros José María Obando y Gilberto Granja fueron los encargados de presentar un taller en vivo en el que demostraron porqué esta técnica artesanal merece ser parte de la Lista Representativa de Patrimonio Cultural e Inmaterial. Los asistentes del Consejo Nacional de Patrimonio declararon por unanimidad su aceptación.

Esta declaratoria establece un plan especial de salvaguarda para que el legado artesanal del Barniz de Pasto se fortalezca y prevalezca en Colombia como una expresión invaluable de la cultura nariñense y manifestación cultural única en el mundo.