VIENEN MÁS CONVOCATORIAS A LAS URNAS
Elecciones, lo que habrá en el segundo semestre

Foto El Nuevo Siglo.

Con la realización de la segunda vuelta presidencial el día 17 del presente mes, no acaba por este año la actividad electoral en materia de comicios nacionales porque aún queda ‘tela’ por cortar, pues si el Congreso de la República le da hoy, como se espera, el aval de conveniencia a la consulta anticorrupción se tendrá que ir a las urnas en no más de dos meses.

De igual forma se prevé que se insistirá en el Congreso radicando un proyecto de reforma constitucional para crear 16 curules destinadas a las víctimas del conflicto armado y que se elijan este mismo 2018, pues según el acuerdo de paz esta representación se debería dar a partir del Legislativo que será instalado este 20 de julio. 

Como se ve la actividad electoral no para en Colombia y el próximo año también habrá comicios nacionales con las territoriales en las que se elegirán gobernadores, alcaldes, concejales, diputados y ediles.

El próximo 17 de junio, los colombianos acudirán nuevamente a las urnas para elegir presidente de la República entre Iván Duque (partido Centro Democrático) y Gustavo Petro (movimiento Colombia Humana), después de que el pasado 27 de mayo ninguno de los seis candidatos alcanzara el 51 por ciento de la votación.

Los colombianos ya han interiorizado el balotaje o segunda vuelta presidencial establecido por la Constitución del 91, pues por lo general se ha tenido que hacer debido a que ningún candidato alcanza las mayorías establecidas. La excepción fue Álvaro Uribe, quien en primera vuelta se alzó con el triunfo en los comicios de 2002 así como en su reelección en 2006.

De tal forma que el país ya está acostumbrado a tres elecciones nacionales cada cuatro años: las parlamentarias así como las presidenciales en su primera y segunda vuelta.

 

Consulta anticorrupción

La consulta anticorrupción es una iniciativa ciudadana que tuvo eco en el partido Alianza Verde, la cual inició su trámite desde principios de 2017, pero con antecedentes a finales de 2016, cuando era generalizado el malestar por el crecimiento de este fenómeno con hechos tan escandalosos como los multimillonarios sobrecostos en la modernización de la refinería de Cartagena y la olla podrida que se destapó permitiendo detectar las coimas que pagó la constructora brasileña Odebrecht para hacerse a contratos.

También estaba para la Alianza Verde la frustración que le había generado el hecho de que más de cinco proyectos con medidas contra la corrupción que radicó en el Congreso terminaron hundiéndose o empantanados en su trámite.

En ese sentido, la consulta anticorrupción que promueve esta colectividad y sus parlamentarios recoge los objetivos de cinco proyectos, como es el caso del proyecto de ley de transparencia, archivado en tres oportunidades; dos veces el que reduce los salarios de los parlamentarios; dos veces el que pone límites a la reelección en corporaciones públicas; así como una iniciativa sobre contratación pública.

Lo más llamativo de esta iniciativa es que para su presentación al Senado con miras a obtener el aval de conveniencia para llegar las urnas cuenta con el respaldo de 4.312.653 firmas de ciudadanos, la cifra más alta de apoyos hasta el momento en lo que ha sido el desarrollo de este mecanismo de participación contemplado por la Constitución.

Es por ello que se espera que hoy la plenaria del Senado le dé luz verde, a pesar de algunas voces en los partidos de la U y Cambio Radical la consideran inoficiosa y un desperdicio de dinero porque según ellos varias de las disposiciones que contempla ya están reglados por ley.

El pasado abril 17 el Senado pospuso para este 5 de junio la decisión acerca de si le dará vía libre a esta consulta por una propuesta del Centro Democrático para que no se cruzara con las elecciones presidenciales porque, consideró, que ello se habría prestado para que se usara con fines electorales, más teniendo en cuenta que para ese momento la senadora Claudia López era la fórmula a la vicepresidencia de Sergio Fajardo.

Al hacer esta propuesta el Centro Democrático se comprometió a que si era aceptada “la bancada de este Partido votará afirmativamente todos los puntos de esta consulta, hará campaña en las campañas por Sí”, dijo en esa oportunidad la senadora Paloma Valencia.

Entre tanto el expresidente Álvaro Uribe dijo en esa ocasión que “apoyamos el referendo anticorrupción para que empiece un proceso de recuperación de la legitimidad democrática”.

Esta consulta también es respaldada por el Polo Democrático Alternativo y el Partido Liberal. En tanto que los conservadores tienen algunas reservas pero votarían a favor. Mientras que hay división entre a favor y en contra en La U y Cambio Radical.

El senador Roy Barreras (La U) le dijo a EL NUEVO SIGLO que “eso es un espejismo costoso, es un desperdicio de dinero porque no resuelve nada en materia de corrupción. Era una estrategia electoral de una candidata presidencial que nunca fue candidata, que era Claudia López, pero eso nos cuesta 300.000 millones de pesos y no resuelve nada. He explicado y volveré a explicar cómo de los famosos siete puntos, cinco ya existen en la ley y los otros dos no se pueden hacer porque son de rango constitucional”.

Añadió Barreras que sería “un desperdicio enorme de dinero. De manera que espero que ocurra es que los candidatos presidenciales se comprometan con las reformas políticas de fondo que propuso la Misión Electoral con medidas anticorrupción”.

En tanto que el senador Carlos Fernando Galán (Cambio Radical) le dijo a este medio que “se haga lo antes posible pero con el menor costo posible. Hay que buscar cuál es la fórmula porque no se puede obviamente en la segunda vuelta. Entonces sería convocar específicamente para eso un día en el próximo semestre, pero hay que ver que se haga de tal forma que se garantice amplia participación pero no tenga un costo tan alto”.