CONSEJOS Y PRECAUCIONES SI MORFEO LE ES ESQUIVO
¿Le cuesta trabajo dormir?

Foto cortesía

Si por más que sigue los consejos habituales para poder dormir bien como fijar horarios de sueño regular, evitar la cafeína, hacer ejercicio periódicamente, no estar frente a pantallas brillantes antes de acostarse y controlar el estrés lleva semanas sin lograr dormir bien por las noches ¿será el momento de tomar algún somnífero de venta libre?

Expertos del Centros para el Tratamiento de Trastornos del Sueño de Mayo Clinic tienen algunas recomendaciones para aquellos que están pensando en tomar medicamentos para mejorar el sueño.

Este tipo de medicamentos de venta libre pueden ser eficaces para una noche de insomnio esporádica. Sin embargo, existen algunas advertencias a considerar.

La mayoría de ellos contienen antihistamínicos. La tolerancia a los efectos sedantes de los antihistamínicos puede metabolizarse con rapidez, de modo que cuanto más tiempo los tome, es menos probable que le den sueño más adelante.

Además, algunos pueden hacerle sentir “atontado” y mal al día siguiente, el llamado “efecto de resaca”.

De igual manera, pueden producirse efectos al combinarlos con otros medicamentos y aún queda mucho por investigar sobre la seguridad y la eficacia de los somníferos de venta libre.

Las opciones más comunes

Mayo Clinic enlistó algunas de las opciones más comunes de somníferos de venta libre y los posibles efectos secundarios son:

Difenhidramina. Es un antihistamínico sedante. Algunos de los efectos secundarios son somnolencia durante el día, sequedad de boca, visión borrosa, estreñimiento y retención urinaria.

Succinato de doxilamina. La doxilamina también es un antihistamínico sedante, por lo que los efectos secundarios son similares a los de la difenhidramina.

Melatonina. La hormona melatonina ayuda a controlar el ciclo natural del sueño. Algunas investigaciones sugieren que los suplementos de melatonina podrían ayudar a tratar el jet lag - falta de sueño que se produce cuando viajamos por desfase de horarios, por ejemplo- o a reducir el tiempo que tardamos en dormirnos (aunque el efecto es generalmente leve). Los efectos secundarios pueden comprender dolor de cabeza y somnolencia durante el día.

Valeriana. Los suplementos a base de esta planta a veces se toman como somníferos. Si bien algunos estudios indican ciertos beneficios terapéuticos, otros estudios no pueden confirmar lo mismo. En general, la valeriana no parece tener efectos secundarios.

Precauciones

Consultar con el médico primero. No se necesita la aprobación del médico para tomar un somnífero de venta libre, pero es buena idea consultar si pueden mezclar con otros medicamentos o afecciones preexistentes, así como determinar la dosis que corresponde según cada paciente. Además, los somníferos presentan riesgos para las mujeres que están embarazadas o amamantando, y pueden suponer riesgos para las personas de más de 75 años, como el de sufrir un accidente cerebrovascular.

Considerar las precauciones. La difenhidramina y la doxilamina no se recomiendan para las personas que padecen glaucoma de ángulo cerrado, asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, apnea del sueño, enfermedad hepática grave, obstrucción en el aparato digestivo o retención urinaria. Además, estos medicamentos no se recomiendan para adultos mayores, porque pueden aumentar el riesgo de demencia, y también pueden causar varios efectos secundarios, como confusión, alucinaciones, sequedad de boca, visión borrosa, estreñimiento, náuseas, sudoración alterada, incapacidad para vaciar completamente la vejiga (retención urinaria) y frecuencia cardíaca rápida (taquicardia).

Tomarlos con calma. Son una solución temporal para el insomnio. En general, no deben tomarse por más de dos semanas.

Evitar el alcohol. Nunca mezcle alcohol con somníferos. El alcohol puede aumentar los efectos sedantes de los medicamentos.

Tener cuidado con los efectos secundarios. Al tomar somníferos no se debe conducir o realizar actividades en las que la persona deba mantenerse alerta.

Dormir bien por la noche es bueno para todos y los medicamentos para el sueño de venta libre pueden ser una ayuda temporal. Si continúa con problemas de sueño es mejor consultar al médico. Además de algunos cambios en su estilo de vida es posible que el médico recomiende hacer terapia conductual para ayudarle con nuevos hábitos de sueño y le dará algunos consejos para lograr que el lugar donde duerma sea más propicio. En algunos casos, se puede recomendar tomar durante un período corto somníferos de venta bajo prescripción.