UNICO CONCIERTO ESTE VIERNES
Rumba electrocaribe con Jamaruk en el Teatro Mayor

Foto cortesía Teatro Mayor

UN SONIDO que se ha definido como electrocaribe ya que mezclan el reggae, el dance hall, la soca, el souk, la champeta y el afrobeat con sonidos electrónicos como el moobahton, EDM y electrohouse es el ADN de Jamaruk, una agrupación que por su nombre e innovadora fusión musical muchos creen que son extranjeros pero para sorpresa de todos son más rolos que el ajiaco.

Liderada por Amaru y Angelik, esta banda lleva en el escenario tanto nacional como internacional 15 años en constante búsqueda de una música y voz propia. Han tenido momentos importantes, miles de conciertos y en los últimos seis años se han dedicado a crear sus canciones.

El nombre de la banda proviene de la mística del jam session y de la palabra inca amarú, que significa fuerza, luz y libertad. Jamaruk viene hace cinco años trabajando su propia música, con una llamativa puesta en escena que pone a gozar y a bailar a los espectadores. Sencillos como Claro, Pregonando, Soy yo, Zumbala, Así es como te quiero y una colaboración con Juancho Style ha posicionado a esta agrupación colombiana.

Los dos pilares de la agrupación son Amaru, el compositor, director y arreglista, quien es un exponente del reggae por excelencia; y Angelik, quien tiene una gran técnica y una potente voz, con formación en folclor y ritmos urbanos.

“El grupo venia de un proceso de trabajar con casas culturales, entonces hacia parte de un grupo de break dance donde era tallerista y profesor para la Alcadía. Jamaruk nació como una alternativa, alguien me invitó para trabajar en discotecas y ahí fue donde conocí a Angélica, inicialmente como bailarina y después de que decidí estructurar el grupo, seguí trabajando con ella y me di cuenta que cantaba y tenía una voz espectacular. Durante un tiempo le ayudé a lograr confianza en el escenario, se montó en la película y ya no hay quien la baje”, asegurá Amarú.

Y agrega que “Tenemos influencia de todos lados; los dos somos rolos, pero la esencia de Jamaruk es electrocaribe, en cuanto a lo musical. No solo caribe colombiano, también dancehall, reggae, mucha influencia de Jamaica. En lo musical estamos identificados con los ritmos africanos y lo empezamos a meter a nuestra música porque la gente nos decía: 'son rolos, pero les suena bien lo que hacen”.

Para Angélica, de sangre chocoana, pero 100% bogotana, el viaje ha sido fascinante y ha permitido que su vida gire en torno a la pasión por la música, “es un proceso de aprendizaje todo el tiempo. Ayer, hoy, mañana; todo el tiempo buscamos nuevos ritmos, formas de cantar y de hacer música. Todo ese proceso nos ha llevado a hacer música propia y rodearnos de gente que le aporta a la banda todo el tiempo.

Para poder disfrutar de la pegajosa música de Jamaruk, que es una ineludible invitación a bailar, el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, donde ofrecerán un único concierto en la noche de este viernes, no tendrá silletería.

El concierto de la banda bogotana empieza recorriendo las calles, hablando del diario vivir, como empezaron los integrantes de Jamaruk con el hip hop. Interpretarán canciones propias del reggae, ritmo que ha tocado corazones y se ha fusionado con diferentes instrumentos hasta llegar al dance hall.  Y para cerrar con la buena energía y el sabor que los caracteriza, traen ese sonido propio del electrocaribe.

Jamaruk anhela que en el país haya más festivales grandes y pequeños en el que se apoye las nuevas bandas locales y nacionales. Es importante que la gente colombiana apoye con tiempo y dinero la cultura tan grande que tiene el país, su música y la propuesta interesante de bandas que quieren mostrar el lado bonito de esta República a través del arte.