PESE A CRÍTICAS DEL REINO UNIDO
Premier May reafirma su liderazgo y compromiso con el Brexit

Foto archivo AFP.

La primera ministra británica Theresa May presidió el martes una reunión de un gobierno con caras nuevas tras las dimisiones de dos de sus pesos pesados por las diferencias en torno al Brexit.

May afronta el malestar de los euroescépticos de su Partido Conservador, que creen que está haciendo demasiadas concesiones a Bruselas en las negociaciones de salida de la Unión Europea (UE), pero tiene el apoyo de los moderados y de momento no hay movimientos para someterla a una moción de confianza.

El ministro de Medio Ambiente, Michael Gove, un euroescéptico cuya reacción suscitaba mucho interés, afirmó este martes en una entrevista para el canal ITV que no tenía ninguna intención de seguir el ejemplo de los ministros dimisionarios, David Davis, que ocupaba la cartera del Brexit, y Boris Johnson, extitular de Relaciones Exteriores. 

Otro partidario del Brexit, el ministro de Comercio Internacional, Liam Fox, también descartó dimitir, y el nuevo titular de Exteriores, Jeremy Hunt, que había defendido el divorcio con la UE tras haber militado en su contra, dijo apoyar "sin reservas" el plan de May para una nueva relación con los demás países del bloque. 

Unas declaraciones tranquilizadoras para May, cuya caída pronosticaban algunos el lunes. "Reunión productiva con el gobierno esta mañana, una semana cargada en perspectiva", escribió la primera ministra en un tuit, con el que dejó claro que no se deja desestabilizar por la situación actual. 

El nuevo ministro del Brexit, Dominic Raab, que lidera las negociaciones con Bruselas desde el lunes, ya se entrevistó con responsables de empresas para abordar la propuesta que May pretende someter a Bruselas sobre su futura relación. 

Este plan, que prevé instaurar una zona de libre comercio y un nuevo modelo aduanero con los 27 para mantener un comercio "sin fricciones" con el continente, recibió una acogida bastante positiva por parte de los círculos de negocios británicos. 

Descontento

Pese al descontento de los diputados que querían una ruptura clara con la UE, "la aritmética en el Parlamento no ha cambiado. De momento, los partidarios del Brexit puro y duro no son bastante numerosos para echar a May del poder y no pueden imponer su versión preferida del Brexit a la Cámara de los Comunes", recordó este martes el medio de comunicación estadounidense Politico. 

Los rivales conservadores de May podrían iniciar una moción de censura si 48 diputados lo solicitan, pero para que llegue a buen puerto haría falta el voto de 159 en total, algo casi imposible.

Aunque los diputados conservadores "pueden tener la tentación" de echar a May, su sustituto o sustituta "deberá afrontar los mismos problemas y tomar decisiones difíciles respecto al Brexit", explica además Simon Usherwood, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Surrey.

Para él, los rivales conservadores de May optarán por dejarla dirigir el país hasta su salida de la UE en marzo, antes de reemplazarla en abril, justo después del Brexit. 

Por su lado, el tabloide Daily Mail, favorable al Brexit, dijo "entender -y compartir- la frustración" de los partidarios del divorcio, pero mostró su preocupación por el riesgo de desestabilización del gobierno en este periodo crítico para Reino Unido, que abandonará la UE en menos de nueve meses. 

"Al desestabilizar al gobierno, los rebeldes desestabilizan el propio Brexit. Prepárense para una salida sin acuerdo", avisó Nick Timothy, exconsejero de May, en las páginas del tabloide conservador The Sun. 

Un temor que también se siente en Bruselas, que observa con preocupación la crisis política británica antes de que se retomen las negociaciones con Londres sobre el Brexit, el lunes próximo, según anunció este martes el negociador europeo, Michel Barnier.

"De todas formas será difícil cerrar las negociaciones", declaró Barnier en Nueva York, antes de asegurar que una "ausencia de acuerdo sería la peor solución para todo el mundo".