Conservadores tendrían entre cinco y siete gobernaciones

Foto archivo El Nuevo Siglo
Para el presidente del Directorio Nacional de la colectividad, Omar Yepes, es posible que la organización política conquiste de 350 a 400 alcaldías en todo el país

_________

Entre cinco y siete gobernaciones conquistaría el Partido Conservador en los comicios del mes próximo, en tanto que la colectividad pondría entre 350 y 400 alcaldes. Así lo calculó el presidente del Directorio Nacional Conservador, Omar Yepes.

“Yo soy muy optimista. Creo que nos puede ir mejor que en la pasada contienda. Aspiramos tener entre cinco y siete gobernaciones y en materia de alcaldías superar lo que tenemos en la totalidad”, sostuvo el dirigente político.

Lea también: Seremos uno de los ganadores en octubre: CR

EL NUEVO SIGLO: A un mes de las elecciones, ¿cómo está la campaña política?

OMAR YEPES: La organización del partido en todas las regiones, departamentos y municipios, está en plena actividad y esperamos resultados muy favorables.

Las inscripciones fueron altísimas, igual que los avales entregados. Para gobernaciones hay aproximadamente 14 candidatos con aval propio del partido. Y para alcaldías hay un poco más de 600 aspiraciones con aval propio, para no hablar de concejos, asambleas y edilatos, donde, en términos generales, hay altísima participación.

Yo soy muy optimista. Creo que nos puede ir mejor que en la pasada contienda. Aspiramos tener entre cinco y siete gobernaciones y en materia de alcaldías superar lo que tenemos en la totalidad.

ENS: ¿Cuál es el vaticinio electoral para los conservadores?

OY: En los últimos tiempos el partido ha estado entre el 1.900.000 y los 2 millones de votos. Aspiramos a estar por ahí en esa cifra, igual al Partido de la U, al Partido Liberal y al Centro Democrático.

Creo que el Partido Conservador ha ido recuperándose y tiene mucho afán de figurar en primera línea. Dejar un poco la política de ir en segundo plano y atreverse a luchar por el poder.

En la generalidad del país yo creo que estaremos por ahí rondando los 2 millones de votos, igual que los partidos que acabo de mencionar.

 

Hay muchas variables

ENS: En cuestión de números, ¿a cuántas alcaldías y gobernaciones le apuestan?

OY: Uno nunca puede hablar en materia electoral de seguridad, porque hay muchas variables que se presentan a última hora. Pero en términos generales, entre cinco y siete gobernaciones de las 14 que están con aval propio del partido, y alcaldías de 350 a 400 es la aspiración que tenemos.

Ahora cifras exactas nadie las puede dar, de ningún partido político, porque en esto hay muchas variables que no dan pie para hablar de certezas.

ENS: Esta vez hubo un incremento en las alianzas electorales. ¿Cuáles son las alianzas del Partido Conservador y por qué no apostarle a candidatos únicos?

OY: La política de hoy es de concertación en muchas partes. Hay una línea trazada desde el Directorio Nacional Conservador en el sentido de que debemos tener candidatos propios en la generalidad del país, pero las alianzas en las municipalidades y en el departamento, producto del pasado, se manejan en el presente. Y por más que se mantenga una línea nacional, las circunstancias regionales muchas veces llevan a ese tipo de acuerdos.

ENS: ¿Entonces esas alianzas no implican una falta de legitimidad política, como sostienen algunos analistas?

OY: No hay ninguna falta de legitimidad política. La legitimidad está en el sistema democrático. Y en la medida en que el sistema sea limpio la legitimidad se presenta.

Ahora, la vocación de poder, que sería de lo que deberíamos hablar, esta se mantiene. Pero las circunstancias regionales llevan muchas veces a esas concertaciones.

ENS: La Procuraduría envió una lista de inhabilitados incluidos varios del Partido Conservador. De hecho, es el que está encabezando esa lista. ¿No está funcionando la ventanilla única?

OY: Hubo fallas en la ventanilla, porque no entregaron la información completa y a tiempo. Hubo errores en los resultados de la Procuraduría y esa advertencia se le hizo a ese organismo. Es imposible escaparse a esas inhabilidades, porque el Directorio trabaja con base en la información que entregan las jerarquías departamentales y estas reciben la información de las municipales y muchas veces estas jerarquías no están en condiciones de auscultar en detalles sobre cerca de 7.000 solicitudes de inscripción.

 

Inhabilitados: sin aval

 

ENS: ¿Cuál es la estrategia del Partido Conservador frente a esta lista que entregó la Procuraduría?

OY: No hay estrategia. Hay una determinación de acoger la información que entrega la Procuraduría. Si se establece que hay inhabilidad se retira el aval, como en efecto sucedió.

ENS: ¿Cuál es su visión al respecto de los asesinatos de varios candidatos en las regiones?

OY: Este es un país violento, no de ahora sino de siempre. Aquí ha habido confrontación desde el nacimiento de la República entre los partidos políticos, entre la opinión de unos y de otros en la búsqueda del poder.

Hoy en día hay muchos tipos de violencia entronizados en el país: violencia guerrillera, violencia producto del narcotráfico, violencia de las Bacrim, violencia común.

Y obviamente la aspiración de los partidos es buscar el orden sobre la base del ejercicio de la autoridad. Una autoridad fuerte, pero ejercida dentro de los parámetros de la ley para tratar de colocarle orden a la sociedad colombiana.

El exceso de legislación y de doctrinas universales en materia de derechos está llevando a que muchas veces las autoridades no puedan actuar. A eso hay que ponerle atención para que el país y el mundo recuperen la estabilidad de las sociedades.

ENS: Hay muchas denuncias de compra de votos en los municipios. ¿Qué hacer para combatir ese fenómeno que parece recurrente en la política nacional?

OY: Cultura política y aplicación de la ley. Lamentablemente el país ha ido cayendo en ese sistema de la compraventa de votos que invalida la representación, que está montada sobre las capacidades y la personalidad de los candidatos.

Lamentablemente mucha gente es comprada y otra se vende. Eso es problema de formación. Algo hay de pobreza, pero esos dineros no sacan de pobre a nadie. Es una cosa de formación en materia política y en materia de violencia. El Estado debe buscar fórmulas para formar a las personas.