EU endurece condiciones de asilo para ilegales

Imagen de referencia. Foto AFP.

El gobierno estadounidense anunció este jueves que va a prohibir a los migrantes que no entren de manera legal a Estados Unidos la posibilidad de pedir asilo, la última de muchas iniciativas sobre este tema que Donald Trump tiene como su caballo de batalla y que está orientada a la frontera con México.

Concretamente esta decisión implica que los migrantes que no lleguen a Estados Unidos por un puerto de entrada autorizado no van a poder pedir asilo. 

"Nuestro sistema de asilo está sobrecargado con demasiadas peticiones injustificadas de extranjeros que suponen una tremenda carga para nuestros recursos", dijo el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Este nuevo reglamento fue publicado por el DHS y se espera que el decreto sea firmado en breve por Trump.

"Hoy vamos a usar la autoridad que nos otorga el Congreso para prohibir que los extranjeros que violan una suspensión presidencial de entrada u otra restricción para la idoneidad para el asilo", indicó la entidad. 

Según la nueva normativa, Trump tiene la autoridad de restringir la inmigración ilegal "si considera que esto está en consonancia con el interés nacional". 

"El reglamento de hoy aplica este importante principio a los extranjeros que violan una suspensión o restricción de este tipo en la frontera sur", dijeron en un comunicado conjunto la secretaria del Departamento de Seguridad, Kirstjen Nielsen, y el fiscal general subrogante, Matthew Whitaker. 

El gobierno de Trump argumenta que tiene el poder ejecutivo para frenar la inmigración esgrimiendo motivos de seguridad nacional, un poder que invocó justo después de asumir la presidencia, cuando lanzó un controvertido decreto que prohibía la entrada al país a ciudadanos de varios países de mayoría musulmana.

El decreto se paseó casi por todo el sistema judicial estadounidense y finalmente una versión modificada fue validada el pasado 26 de junio por la Corte Suprema. 

El decreto final, que fue modificado tres veces en el camino, cerraba la frontera a los ciudadanos de Yemen, Siria, Libia, Irán, Somalía y Corea del Norte, además de a algunos funcionarios de Venezuela, bajo el pretexto de falta de seguridad y falta de cooperación con autoridades de Estados Unidos.

Trump ha calificado de "invasión" una caravana de migrantes centroamericanos que se acerca a Estados Unidos por México. Durante la campaña de las elecciones de mitad de mandato amenazó con cerrar la frontera sur y envió a miles de efectivos a custodiar la zona. 

Le puede interesar: 2,3 millones han salido de Venezuela: ONU.

 

"Ilegal"

Quienes buscan asilo político u otro tipo de protección van a ser atendidos exclusivamente en los puntos fronterizos. 

Esta medida pretende impactar en un sistema que ya está muy sobrecargado, afirmaron fuentes oficiales, que destacaron que hay un retraso de más de 700.000 casos en las cortes de inmigración. 

Según los datos del gobierno estadounidense, el número de personas que han pedido asilo subió un 2.000%. De estas solicitudes un 10% son aceptadas. 

La organización de defensa de los derechos humanos ACLU dijo que el derecho de asilo debe ser concedido a cualquier persona que entre en el país, sin importar donde estén. 

"La ley estadounidense permite específicamente a los individuos que postulen al asilo sin importar si están o no en un puerto de entrada. Es ilegal sortear eso mediante una agencia o con un decreto presidencial", dijo la organización en un comunicado.