La mente de los bipolares: entre la paz y el caos

EL NUEVO SIGLO se adentró en el mundo de quienes padecen esta enfermedad incurable pero con la que se puede vivir en equilibrio. 
 

Manía, depresión, miedo, delirio de persecución, son algunas palabras que podrían dar indicios de lo que sucede al interior de quienes padecen de bipolaridad, una enfermedad dura, que deteriora el cuerpo y el desarrollo personal y que, en su nivel máximo puede conducir a la muerte. 

Los prejuicios y el miedo al estigma de los amigos y conocidos son las barreras que alejan a una persona, con posibles indicios de padecerla, de la posibilidad de conocer su diagnóstico.

Sin embargo, en este especial de EL NUEVO SIGLO le mostramos que pese a todo ese dilema interno y que no hay cura, la "balanza" puede mantenerse en completo equilibrio, mejorando significativamente la calidad de vida de quienes la padecen.