Así será el apretón estatal que ordenó presidente Duque

Foto archivo AFP.

A partir de la fecha están prohibidas en las entidades del Gobierno central las recepciones, fiestas, agasajos o conmemoraciones con cargo a los recursos del Tesoro Público, salvo en casos específicos.

Tampoco se podrán financiar regalos corporativos ni artículos promocionales o de mercadeo por parte de las entidades, excepto cuando las empresas públicas compitan con empresas del sector privado.

Así quedó consignado en la directiva presidencial de austeridad emitida ayer para lograr máxima eficiencia y generar ahorros en el Gobierno nacional.

El presidente Iván Duque, desde Leticia, impartió directrices en materia de modificación de plantas de personal, contratos de prestación de servicios, tiquetes aéreos y viáticos, delegaciones oficiales, eventos y capacitaciones, esquemas de seguridad y uso de vehículos oficiales y ahorro en publicidad estatal, entre otros.

Las directrices impartidas a las entidades del Gobierno nacional incluyen aspectos relacionados con modificación de plantas de personal, nóminas paralelas, comisiones de servicios, tiquetes aéreos y viáticos, delegaciones oficiales, eventos y capacitaciones, esquemas de seguridad, uso de vehículos oficiales y ahorro en publicidad estatal, entre otros.

“En esta ciudad maravillosa, cuna de nuestra Amazonía, les quiero decir a los colombianos que ya he firmado la directiva presidencial de austeridad, para que limitemos los gastos en publicidad y eventos, los gastos en viáticos, acabemos nóminas paralelas, tengamos mayor transparencia en la gestión e informemos periódicamente sobre la administración de los recursos del Estado”, dijo.

Al considerar que la austeridad debe comenzar por casa, indicó que la directiva incluye reducir el esquema de seguridad del Presidente de la República, que hoy es 20% menos en relación con las últimas dos administraciones.

Explicó que se trata de permitir que los gastos de publicidad y eventos estén totalmente controlados y restringidos a lo que verdaderamente se necesita; que los viáticos estén reportados frente a los que realmente se causaron, y que “les pongamos fin a las nóminas paralelas que se han engrosado, en detrimento de los funcionarios que han venido haciendo una carrera en la administración pública”.

De acuerdo con la directiva, las entidades del Gobierno nacional solo pueden modificar las plantas de personal y estructuras administrativas cuando dicha reforma sea a costo cero o se generen ahorros en gastos de funcionamiento.

Le puede interesar: Recaudo de impuestos llegó a $119,5 billones.

De forma excepcional se realizarán reformas administrativas y de planta en caso de ser consideradas como prioritarias para el Gobierno nacional, y definidas como tales por el Departamento Administrativo de la Presidencia de la República.

Establece, además, que las entidades deben hacer una revisión previa y rigurosa de las razones que justifiquen la contratación de personal para la prestación de servicios profesionales y de apoyo a la gestión, procurando la “eliminación gradual y progresiva” de este tipo de contratos, con propuestas de restructuración y sin afectar el servicio.

La directiva presidencial ordena que todos los viajes aéreos nacionales e internacionales de los funcionarios se cumplan en clase económica, salvo los justificados ante el Departamento Administrativo de la Presidencia. Así mismo, no se reconocerán gastos de traslado cuando el funcionario se movilice en el avión o medio de transporte del Presidente de la República.

Igualmente, indica que cuando se requiera el desplazamiento de un número plural de funcionarios en comisión de servicios, las entidades verificarán que solo se desplacen los funcionarios estrictamente necesarios y relacionados con el objeto de la comisión de servicios, lo cual será documentado de manera individual.

La directiva presidencial también contiene instrucciones precisas de austeridad y máxima eficiencia en cuanto al uso de papelería y telefonía y suscripción a periódicos, revistas, publicaciones y bases de datos.

Ahorro de agua y energía, reciclaje de implementos de oficina y fomento del uso de la bicicleta y el transporte público, así como el seguimiento riguroso a las directrices, también hacen parte de la directiva impartida por el Presidente de la República.