Tejidos, otra manera de reutilizar las botellas plásticas

Foto cortesía U. Nacional

El profesor Fabio Enrique Fajardo Tolosa, del Departamento de Física de la U.N. Sede Bogotá, trabaja con su equipo en estos talleres, a partir de tres premisas fundamentales: todas las personas son creativas; todas tienen habilidades para utilizar herramientas y todas son capaces de proponer e implementar soluciones a sus problemas. 

El proceso forma parte de los Espacios de Re-conocimiento para la Paz, un programa a través del cual 17 profesores y 40 estudiantes de la U.N. trabajan con comunidades de Tumaco y su zona de influencia. 

En los encuentros se busca responder a problemáticas sociales, ambientales y económicas mediante la construcción de tecnología por parte de las mismas comunidades. 

Es el caso de los cortadores de botellas plásticas, elaborados en los talleres con un grupo de 35 jóvenes del Liceo Nacional Max Seidel de Tumaco, y otro de 35 integrantes de una comunidad indígena del pueblo Awá, quienes llegaron a Ricaurte (Nariño) víctimas de desplazamiento por el conflicto armado. 

Esta tecnología puede ser desarrollada por cualquier persona y los materiales requeridos: una tabla de madera, cuchillas de bisturí y tornillos, tienen un costo máximo de 15.000 pesos. Con las botellas y los cortadores se puede producir hilo plástico que sirve para elaborar tejidos para productos como pulseras, como una opción de ingresos monetarios. 

Bombas de agua artesanales 

Así mismo, en los talleres con la comunidad Awá se trabajó en la elaboración de canecas y bombas de agua a partir de tuberías de PVC. La herramienta desarrollada permite extraer el recurso hídrico de depósitos o fuentes a 10 m de profundidad y redireccionarlo a una distancia de 40 m. 

“Dos problemáticas que se evidencian en Tumaco son la falta de un sistema de acueducto apropiado, en especial para las zonas rurales, y la contaminación por residuos como las botellas, que son muy frecuentes en las playas”, afirma Juan Sebastián Bedoya Rodríguez, arquitecto de la U.N. e integrante del equipo de trabajo, refiriéndose a las razones por las que trabajan en torno a estas tecnologías en la región. 

Con estas actividades se interviene por segunda vez en el Pacífico nariñense buscando acercar la Universidad a sus habitantes, facilitar procesos de apropiación social del conocimiento y permitir el intercambio de aprendizajes para generar alternativas ante dinámicas del conflicto. 

Otro proyecto que se adelanta en estos Espacios es “Mujeres y niñas científicas construyendo paz”, liderado por la profesora Yuly Edith Sánchez Mendoza, con el que se busca incentivar a jóvenes de diferentes lugares del país a estudiar matemáticas, ingeniería o biología, entre otras ramas del saber. 

“Con nuestras talleristas -estudiantes de maestría- les mostramos que la ciencia puede ser fácil y divertida. Ellas les cuentan a las jóvenes de Tumaco su historia de vida, que también estudiaron en colegios públicos y que tuvieron que aplicar a becas para su formación profesional; exponemos que las niñas también pueden ser científicas”, declara. 

Según cuenta la docente, los Espacios de Re-conocimiento para la Paz empezaron hace dos años en el municipio de Tumaco, y luego se replicaron en otras zonas del país como el Guaviare o el municipio de La Paz, en el Cesar. “Fue muy interesante ver que muchos de los chicos con los trabajamos hace dos años siguieron pensando en la U.N., incluso muchos decidieron presentarse y pasaron”, explica.

Dentro de los talleres que los profesores y estudiantes de la U.N. están llevando a cabo también se abordan temas como la astronomía y la oceanografía. 

El estudiante Willington Caicedo, de último semestre de la carrera de Física, forma parte del equipo encargado de la exposición alrededor de constelaciones y del sistema solar, entre otros temas, que tiene lugar en un domo planetario de la U.N. dispuesto en el Parque Colón de Tumaco. “Este domo se trajo con mucho esfuerzo para que la gente de Tumaco conozca aún más sobre la Universidad y para motivar a los chicos atraídos por la ciencia a que la estudien”, declara