Violencia y pobreza, madre de la migración centroamericana

Anadolu
Informe entregado por la OIM indicó que la mayoría de personas no conocen las políticas internacionales migratorias 

 

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), adscrita a las Naciones Unidas, publicó esta semana los resultados de una encuesta realizada a migrantes que forman parte de la caravana que salió de San Salvador el 31 de octubre.

De las 286 personas encuestadas, el 79,8% de los encuestados manifestó que migraba buscando mejores condiciones de vida. Además, el 45,7% también dijo que migraba debido a la inseguridad o a la violencia, y el 2,9% mencionó motivos de reunificación familiar.

“Estos datos señalan que el grueso de las personas encuestadas identifican una multiplicidad de razones para migrar,” señaló Jorge Peraza Breedy, jefe de misión de la OIM para los países del norte de Centroamérica. “En la mayoría de los casos refieren dos causas diferentes como factores que impulsaron la decisión de movilizarse, y en muchos casos hasta tres”, añadió.

Solo el 12,2% de las personas encuestadas dijo conocer los mecanismos para solicitar asilo, refugio o alguna otra forma de protección en su país de destino.

Peraza añadió que esta situación demuestra la necesidad de “fortalecer las labores de información” sobre los mecanismos de protección que existen para los migrantes.

Otras necesidades humanitarias detectadas a través de la encuesta fueron la falta de medicamentos y tratamientos para enfermedades crónicas. El 11% de las personas encuestadas mencionó requerir de algún tipo de medicina y el 8,8% señaló que padecía una enfermedad crónica o grave.

Las cifras fueron puestas a disposición de las diferentes entidades gubernamentales y de la sociedad civil, para facilitar la elaboración de planes de acción que ofrezcan respuestas integrales a las y los migrantes que integran estos flujos.

La OIM especificó que la encuesta no incluyó datos de identificación personal para proteger a los migrantes, pero sí dio datos demográficos que pueden ser útiles para estrategias de ayuda. Por ejemplo, el 83% de esta caravana, de aproximadamente 1.700 personas, son adultos de entre 18 y 50 años y el 12% eran niñas, niños y adolescentes.