POR CORRUPCION
A juicio expresidente salvadoreño Saca

Foto archivo AFP.

Un juez de El Salvador decidió este miércoles enviar a juicio al expresidente Elías Antonio Saca (2004-2009) y seis colaboradores, para que respondan por el desvío de 301 millones de dolares durante su gestión, informó la fiscalía.

"El Juzgado 4º de instrucción de San Salvador envía a juicio a expresidente Elías Antonio Saca, 3 exfuncionarios y 3 exempleados de Casa Presidencial", consignó la Fiscalía General de la República (FGR) en su cuenta en Twitter. 

El fiscal Mario Huezo adelantó que si Saca es hallado culpable podría recibir hasta 25 años de cárcel.

Huezo se declaró satisfecho de que el juez haya dado "credibilidad a todo el elenco probatorio", que consistió en peritajes y testimonios de testigos.

Los imputados, según la fiscalía, desviaron fondos públicos a 16 cuentas bancarias particulares, lo cual no fue registrado por el Ministerio de Hacienda.

Junto a Saca, fueron enviados a juicio su exsecretario privado Elmer Charlaix, el exsecretario de Comunicaciones Julio Rank, el expresidente de la empresa estatal de aguas César Funes, y los colaboradores Francisco Rodríguez, Pablo Gómez y Jorge Alberto Herrera, acusados de peculado, lavado de dinero y agrupaciones ilícitas.

El juez Rigoberto Chicas ordenó que todos los imputados se mantengan en prisión y sus bienes materiales y cuentas bancarias queden embargados durante la fase final del proceso judicial que se inició en octubre de 2016.

Los abogados Mario Machado y Tania Pastor, del equipo defensor de los acusados, adelantaron que cuando reciban la notificación escrita del tribunal apelarán la decisión del juez.

"Tenemos que leer (la resolución) para ver qué elementos son reconsiderativos y cuáles objeto de apelación", estimó Machado.

Por su parte, Pastor dijo que consideran que hubo "flagrantes violaciones al derecho de defensa de todos los imputados en distintas etapas del proceso".

 

Tercer expresidente procesado

Para el analista y profesor universitario Roberto Cañas, Saca creía "estar por encima del bien y del mal", por lo que, si el juicio es ganado por la fiscalía, se puede sentar un precedente importante.

"En el fondo, el juicio denota que hay una forma desmesurada de apropiarse de fondos públicos, lo cual en un país tan pobre es más que condenable", reflexionó Cañas. 

Saca, de 53 años, fue detenido el 30 de octubre de 2016 y está recluido junto a sus colaboradores en el centro Penal La Esperanza, en el norte de San Salvador.

Se convirtió en el tercer exmandatario salvadoreño en ser procesado por enriquecimiento ilícito o por desvíos de recursos públicos. 

El primero en ser llevado a la justicia, por el desvío de 15 millones de dólares donados por Taiwán para los damnificados de los terremotos de 2001, fue el presidente Francisco Flores (1999-2004), quien el 30 de enero de 2016 murió de un derrame cerebral mientras cumplía arresto domiciliario.

También en la lista figura Mauricio Funes (2009-2014), actualmente asilado en Nicaragua y que en noviembre del año pasado fue declarado culpable de enriquecimiento ilícito.

Un juzgado ordenó a Funes devolver al Estado 206.665 dólares y lo inhabilitó para ejercer cualquier cargo público por diez años, una sentencia apelada en enero por el exmandatario.

El Salvador, de escasos 20.742 km2 y 6,6 millones de habitantes, tiene una pobreza que ronda el 35% de la población, según organismos de la ONU.