SE CONTEMPLAN $225 BILLONES
Presupuesto 2019: estos serán los más beneficiados

Foto archivo El Nuevo Siglo

Hace varias semanas el Gobierno radicó ante el Congreso el anteproyecto de Presupuesto General para 2019 y que comenzará a ser ejecutado el primero de enero de ese año por la próxima administración.

Dentro de la política de apretón fiscal que se adelanta en el país, se estima que el Presupuesto para 2019 tendría un incremento de 3,3% frente al vigente durante 2018 y llegaría a una cifra cercana a los 255 billones de pesos.

Las proyecciones indican que el gasto en funcionamiento se incrementará en cerca de 28% frente a 2017. Son inicialmente 147,4 billones de pesos, que son las exigencias que se realizan desde las diversas entidades del Gobierno nacional. Estas cifras pasan a revisión de la Dirección de Presupuesto del Ministerio de Hacienda, que realizará un ajuste de acuerdo con la situación financiera del país.

Este ante proyecto fue presentado ante el Congreso y luego de ser evaluado la Dirección del Presupuesto del Ministerio de Hacienda presentará el proyecto definitivo que debe entrar al legislativo el 20 de julio, coincidiendo con el inicio de la nueva legislatura.

Hay que anotar que este anteproyecto se estima con un crecimiento de la economía nacional para 2018 como un todo del 2,7%, cifra que fue ratificada el miércoles por las autoridades monetarias luego de conocerse el comportamiento del PIB en el primer cuarto del año.

 

Los de mayor asignación

 

Esta vez al igual que el año anterior, la educación es el sector que más recursos demandará del Estado y tendrá el monto más alto entre todos los sectores con 36,4 billones de pesos.

En segundo lugar se encuentra el sector Defensa, que al incluirle la Policía Nacional pide un aporte dentro del rubro de gastos e inversiones del país de 31,9 billones de pesos de los cuales algo más de 10 billones de pesos se destinarán a la Policía.

Luego se encuentran los sectores sociales encabezados por los ministerios de Trabajo y salud que han solicitado para 2019 apropiaciones por 29,1 billones de pesos y 25,4 billones de pesos.

 

Los que menos piden

 

Pero así como hay sectores que demandan una buena cantidad de recursos, se encuentra la Auditoría General, que es la entidad que vigila a las contralorías territoriales y la general, la cual reclama dineros por 32.220 millones de pesos, cifra incluso más baja a la del año pasado cuando fue superior a los 33.000 millones de pesos.

El ministerio de Medio Ambiente, que incluye las 32 corporaciones autónomas regionales, el Ideam y el Fondo Nacional Ambiental, busca una asignación para 2019 de 612.663 millones de pesos.

 

Reformas

 

Lo que queda claro es que la próxima Administración del período 2018-2022 tendrá que adelantar importantes reformas estructurales para apoyar mejoras en la productividad multifactorial.

Según la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF), el nuevo gobierno deberá, en particular, impulsar una reforma tributaria que grave más fuertemente a las personas naturales, tal como lo proponía la versión original de la Ley 1819 de 2017, y elimine toda una serie de exenciones a las firmas, especialmente zonas francas, y en la estructura del IVA; una reforma laboral que flexibilice el mercado laboral y reduzca los costos no salariales, actualmente representando en promedio un 48% del valor de la nómina; una aceleración en la ejecución de las obras de infraestructura 4G, fuertemente afectadas por problemas de gestión y corrupción en diversos proyectos; y una reforma pensional que reduzca los inequitativos subsidios del régimen público de Colpensiones, la cual de haberse adoptado una década atrás, hoy permitiría estar financiando cerca del 1% del PIB al posconflicto.

Para ANIF es clave tener en el radar el negativo efecto que estará jugando sobre la llamada Regla de Taylor la pérdida en el potencial de crecimiento económico de Colombia, disminuyendo el espacio para políticas contracíclicas por parte del Banco de la República.

En efecto, actualmente la brecha del Producto se ubica en un -1,2%. Esta cifra antes hubiera bordeado un -2,7%, lo cual implica que el Emisor tiene menos espacio para impulsar su política monetaria contracíclica.