PARTIDO POLITICO JUEGA CON FUEGO
Extremas reacciones de Farc por caso Santrich

Foto twitter Iván Márquez
Por esa captura Iván Márquez amenazó con no ocupar curul en Senado y abandonó Bogotá para irse al Caquetá. En tanto, alias el Paisa dejó la zona de capacitación. Algunos analistas consideran que tienen razón en protestar de esta manera; otros piensan que tiene cara de chantaje

__________

La mayoría coincide en que la implementación del acuerdo de paz con las Farc atraviesa hoy por hoy uno de los momentos más difíciles tras la captura de alias Jesús Santrich porque, supuestamente, conspiró para enviar cocaína a EU, según la DEA de ese país.

Ello ha derivado en varias determinaciones por parte de integrantes del ahora partido político, comenzando por el propio Santrich que se mantiene en huelga de hambre hasta que lo liberen porque, asegura, es inocente. También alias Iván Márquez se fue de Bogotá al Caquetá y dijo que no regresará hasta que vea garantías; incluso amenazó que no ocupará su curul en el Senado.

De igual forma, alias el Paisa salió de la zona de capacitación en Miravalle, Caquetá, y dijo que no retornará hasta que liberen a Santrich.

Para algunos, con estas acciones, el partido Farc está tensando demasiado la cuerda porque no sería la forma para exigir el cumplimiento del acuerdo, menos aún por el caso  Santrich que es investigado por un delito que se habría producido después de la firma del acuerdo de paz con la administración Santos, el 1 de diciembre de 2016 y que, como consecuencia, habilita a la justicia ordinaria para investigarlo.

Incluso las autoridades han dejado en claro que la Jurisdicción Especial de Paz (JEP) será la que definirá la situación de Santrich, determinando en primer lugar si hay pruebas de que efectivamente acordó un envío de cocaína a EU y, de ser así, si la conducta se produjo antes de la firma del acuerdo.

No obstante, otros consideran que decisiones como la de Márquez de abandonar Bogotá, para irse al Caquetá tienen plena justificación, porque a los incumplimientos del Gobierno en la implementación jurídica del acuerdo y con los recursos que debe entregar para financiar los proyectos productivos que adelantarán los desmovilizados, ahora se suma el caso Santrich, privado de la libertad por la justicia ordinaria, con lo que se desconocería el acuerdo, con unas pruebas poco claras.

EL NUEVO SIGLO consultó las dos posiciones.

En entrevista publicada por CM&, Márquez dijo: “¿Cómo hago yo para ir el 20 de julio a ejercer como Senador y que me digan que soy un narcotraficante? No estoy para esas cosas y necesitamos respeto. Prefiero dejar esa joda allá”.

Agregó el consejero político del partido Farc que mientras siga la crisis en el proceso de paz permanecerá en el Caquetá. “Me quedaré el tiempo necesario hasta que vea que hay garantías, que esto va en serio”.

Añadió Márquez que “no sé a quién se le puede ocurrir -tiene que ser una mente enferma- que Santrich esté involucrado en narcotráfico”.

En tanto que sobre alias el Paisa dijo que “él está aquí cerca, dentro de esta zona, quieto. Lo voy a reemplazar mientras esté por ahí. Él no está pensando en guerra sino en que suelten a Santrich y vengan con los recursos para financiar los proyectos productivos porque no han llegado”.

 

Razones de lado y lado

 

El general Jorge Enrique Mora, quien hizo parte de las negociaciones en La Habana como parte del equipo del Gobierno, dijo que “lo único que puedo decir es que ellos están obligados a cumplir unos compromisos. Y lo que están haciendo es tratando de extorsionar al Gobierno y a los colombianos”.

Por su parte, el exprocurador Jaime Bernal indicó que “hay que mirar dos escenarios. Uno, el contenido de los acuerdos, que desafortunadamente no se han cumplido estrictamente o, al menos, hay demora por parte del Gobierno. Y también las Farc han desconocido parte de los acuerdos: la entrega de todas las armas y bienes para la reparación. En consecuencia, hay que buscar soluciones políticas, soluciones adecuadas a los acuerdos, que deben cumplirse estrictamente por las dos partes”.

Añadió que el otro escenario es judicial, “por lo que he visto en los medios, donde se habla de comportamientos cometidos después de la fecha de los acuerdos. En consecuencia, esos escenarios judiciales tienen que tener una total autonomía porque ya no están sujetos a los acuerdos, porque estos llegaron hasta cierta fecha de protección y beneficios a las personas que se entregaron. Ya es la voluntad de cometer unos delitos, y por lo tanto, tienen que soportar las consecuencias que son propias de haber desacatado la orden de no seguir cometiendo delitos”.

Mientras tanto, la dirigente política cesarense, Imelda Daza, quien fue fórmula a la vicepresidencia de Rodrigo Londoño, consideró que la iniciativa de estas reacciones no ha sido espontánea de parte de ellos porque se les haya ocurrido, “es la reacción a hechos que han afectado duramente el desarrollo del proceso de paz. Entre esos muchos hechos, el último y el más sensible es la encarcelación de Jesús Santrich, acusado y en vísperas de ser extraditado. Eso sin duda impactó muchísimo y ha afectado a quienes están convencidos de la inocencia de Jesús Santrich y que han sido sus compañeros de lucha y de negociación”.

Daza consideró que de esta forma “reaccionan para exigirle al Gobierno se aplique el derecho como es, que se le presuma inocente, que se le den las garantías para defenderse como a cualquier ciudadano. De otra parte, también se exigió que fuera la JEP quien manejara el caso. Tampoco ha sido posible. No se ha logrado absolutamente nada. Santrich corre el riesgo de morir, porque parece que su decisión ante su situación es dejarse morir antes que salir extraditado”.

Añadió que “hay una reacción que no es unánime. Algunos reaccionan con más vehemencia, como hizo Iván Márquez, porque entiendo que ellos son amigos del alma. Está muy afectado por lo que le ocurre a Santrich y teme que le ocurra igual. Y creo que tiene motivos, porque al señor Marín (Marlon) que llevaron a EU, lo exportaron con todo y familia; quién sabe qué película estará armando allá con la DEA para venir por el resto de excombatientes. Es que no se necesita ser uno de ellos para entender que esa posibilidad cabe. Se tiene la experiencia en este país que no se cumple ningún acuerdo. También con Justicia y Paz y los jefes paramilitares pasó eso. Allá están extraditados”.

Asunto judicial

El exalto consejero de paz Carlos Holmes Trujillo, consideró que “ésta es la oportunidad que las Farc tienen de demostrar su verdadera voluntad de reincorporarse a la vida civil y de cumplir con las leyes colombianas. El tema del señor Santrich no es un tema político, es de naturaleza judicial. Si él cometió los delitos de los que presuntamente es culpable antes de la firma del acuerdo, naturalmente lo cobijan todas las provisiones de ese acuerdo. Si cometió los delitos después de la firma del acuerdo Santos-Timochenko, debe ser investigado, juzgado y condenado por la justicia ordinaria y dentro de ese proceso es viable la extradición a los EU”.