SE DESTRABÓ PROCESO EN CONGRESO
Universidades ayudarán a elegir Contralor

Foto El Nuevo Siglo - Andrés Rot

 

Después de mucha polémica frente a la participación de las universidades en la selección de candidatos al cargo de contralor general de la República, el Senado terminó por aceptar esa colaboración.

Hacia el mediodía de este miércoles, el senador de Cambio Radical, Germán Varón, leyó una nueva propuesta para el artículo 6, que fue uno de los que generó mayor polémica.

La propuesta venía en el informe de una subcomisión conformada precisamente para tratar de destrabar el debate.

El informe establecía que las universidades tenga una participación, que haya una comisión conformada por un miembro de cada bancada y el Congreso en pleno realice la elección final del contralor.

El senador Varón explicó que “lo que se establece es que una comisión de parlamentarios que representa a los diferentes partidos elige la universidad que hace una convocatoria habilitante, es decir hace un examen para revisar quienes cumplen el requisito, y quienes tienen la idoneidad para ser contralor”.

Expresó además que “esa lista de aspirantes que escoge esa comisión después pasa al Congreso en pleno de donde se hace una votación para que en los términos de ley se elija al contralor”. Señalo que la universidad debe de alta acreditación y credibilidad, y “debe haber un convenio para que desarrolle esa actividad”.

El senador Manuel Enríquez, del Partido Social de Unidad Nacional (La U), resumió así esa parte de la sesión de ayer de la plenaria del Senado: “Se acaba de aprobar el proyecto que le permitirá al Congreso elegir el nuevo contralor general de la República, por medio de una convocatoria para que quienes reúnan los requisitos, se inscriban y surtan un procedimiento por medio de una comisión que nombrará el Congreso apoyados también por una universidad. Creo que hay suficientes controles para que se elija un buen contralor”.

El senador Ernesto Macías, del Centro Democrático, precisó que “después de inscritos los aspirantes, una comisión del Congreso convocara  a una institución de educación superior para que escoja 20 candidatos o más, y luego la comisión reduce el número a 10, y esos diez son los que llegan a la plenaria”.

 

Senadores en contra

 

Para el senador Eduardo Enríquez, del Partido Conservador, lo aprobado “es un proyecto de ley completamente confuso y difícil de cumplir. Y me explico: la comisión accidental, que es como la base fundamental de este proyecto, estará conformada por un representante de cada uno de los partidos políticos en la Cámara, más o menos 10 o 12 personas, y en el Senado. Estos delegados se eligen por medio del sistema de cociente electoral. Ese es un híbrido inexplicable”.

Señaló el congresista que “ojalá que con este sistema consigan una universidad de prestigio para que adelante esta convocatoria. Es una figura extraña la doble vuelta para la escogencia del contralor. Yo veo que esta ley es difícil que se alcance aplicar, porque si nos va bien, tenemos ley el 30 de junio. Y del 1 de julio al 20 de julio hay que realizar todos estos pasos, para que el nuevo Congreso se encargue de la elección del contralor”.

A su turno, el senador liberal Luis Fernando Velasco señaló que “yo hubiese preferido otra cosa, honestamente. Conceptualmente creo que quien debe tomar la decisión es el Congreso. No me gusta que deleguemos eso, que el listado nos lo termine haciendo una universidad, pero soy respetuoso de las determinaciones de las mayorías”.

El legislador de Cambio Radical, Antonio Guerra, manifestó que son varios los “elementos que me parecen inconvenientes, que en lugar de darle claridad al proceso lo enrarece más”. En lo relativo a la participación de instituciones de educación superior, dijo no estar de acuerdo, “no por ser las universidades, sino por el carácter vinculante que le quieren dar para que ellas sean quienes prácticamente impongan al contralor”.

Sostuvo que “las universidades en este país han demostrado unas debilidades en otros procesos. El Congreso puede asumir esta elección”.

 

A conciliación

 

El proyecto pasa ahora a conciliación, pues hay algunas diferencias respecto a lo aprobado por la plenaria de la Cámara de Representantes, y posteriormente a sanción presidencial.

En la Cámara, explicó su presidente Rodrigo Lara, de Cambio Radical, se definió que la convocatoria pública estará a cargo de una universidad de alto nivel, acreditada ante el Ministerio de Educación, la que tendrá a su cargo la conformación de la lista de seleccionados, que deberán cumplir con un examen previo de conocimientos, entrevista y la acreditación de los requisitos exigidos por ley.

Una vez la universidad contratada por la entidad haga entrega del listado de seleccionados, el Senado y la Cámara realizarán entrevistas y escogerán los 10 candidatos finalistas que serán presentados ante el Congreso pleno con el fin de escoger al Contralor, de acuerdo con los parámetros establecidos en la convocatoria pública.

“La convocatoria pública previa a la elección del contralor deberá cumplir con los requisitos y procedimientos que garanticen los principios de publicidad, transparencia, participación ciudadana, equidad de género y criterios de mérito para su selección”, aseguró Lara.

La comisión de acreditación de ambas cámaras determinará el cumplimiento de los requisitos mínimos exigidos para el cargo de contralor.

Para ser elegido contralor general de la República se requiere como mínimo ser colombiano de nacimiento y en ejercicio de la ciudadanía; tener más de 35 años de edad; tener título universitario o haber sido profesor universitario durante un tiempo no menor de 5 años.

Se establece que el contralor no podrá ser reelegido ni continuar en ejercicio de sus funciones al vencimiento del periodo y que en la lista de elegibles se incluya por lo menos una mujer, si ha cumplido con todos los requisitos establecidos.

Al aprobarse la norma en segundo debate, Lara dijo que “se mantuvo el criterio principal, y es que aquí habrá convocatoria pública para elegir el contralor, que ya no será organizada por el presidente de Senado y Cámara sino por una universidad”.