MIENTRAS CHINA LOGRA ESTABILIZAR SUS PRECIOS
Con 7%, EE.UU. registra la inflación más alta en 40 años

Cortesia

Mientras en Estados Unidos la inflación se disparó 7,0% en 2021, la subida más alta desde 1982, China logró controlar los precios al consumidor y apenas registra un incremento de 0,9% anual.

Sin duda, el costo de vida se convierte en una preocupación mayor para el presidente Joe Biden, quien prometió detener esta espiral inflacionaria.

Los precios de la energía subieron 29,3% y los de los alimentos 6,3%, según el índice CPI (IPC). Si se excluyen estos sectores volátiles, la inflación subyacente alcanzó 5,5%, su nivel más alto desde febrero de 1991.

La inflación, que muchos economistas, incluyendo los de la Casa Blanca y de la Reserva Federal, consideraban como un fenómeno transitorio, se volvió el "enemigo público número uno".

La escalada

El objetivo inflacionario de la FED se ubica en 2% anual, muy por debajo del registro publicado el miércoles.

En diciembre, sin embargo, la inflación se desaceleró en comparación con noviembre, al 0,5% frente al 0,8%, según el índice de precios al consumidor publicado este miércoles por el Departamento de Trabajo.

Pero la inflación subyacente fue mayor en diciembre que en noviembre (0,6% frente a 0,5%, respectivamente).

El índice que mide específicamente los precios de la energía "retrocedió en diciembre" y terminó así con "una larga serie de alzas", destacó el comunicado del Departamento de Trabajo.

En diciembre fueron sobre todo los precios de la vivienda y los autos usados los que aumentaron más. Los productos alimentarios "también contribuyeron" al alza "aunque subieron menos que en los últimos meses", destacó el informe.



Desajuste

La variante ómicron de coronavirus podría hacer subir más los precios. El alto número de infecciones lleva a los trabajadores a hacer cuarentena y golpea de este modo la producción y entrega de productos, lo cual afecta a su vez la demanda y presiona los precios al alza.

El presidente de la FED, Jerome Powell, que tuvo su audiencia de confirmación en el Senado el martes para un segundo mandato al frente del banco central, prometió actuar si la inflación récord persiste en el segundo semestre del año. El organismo está dispuesto a aumentar sus tasas más de lo esperado.

Si el empuje inflacionario continúa más allá de la mitad del 2022, "reaccionaremos en consecuencia", aseguró Powell.

"La vuelta a la normalidad llevará tiempo", advirtió, sin embargo, en momentos en que las tasas de referencia del organismo están cerca de cero.

"Para asegurar una expansión sostenible, debemos tener estabilidad de precios", continuó Powell en sus declaraciones a los legisladores.

Powell atribuyó la mayor parte del aumento de la inflación a un "desajuste" entre la oferta y la demanda causado por las disrupciones en la cadena de suministro.

Y enfatizó que recuperar la estabilidad de precios es prioritario para la FED.



Los salarios

El titular de la FED describió además una economía con un mercado laboral que se recupera "increíblemente rápido" de la crisis causada por la pandemia.

De hecho, los trabajadores encuentran empleo fácilmente, al punto que, cada mes, millones de personas renuncian para optar por una mejor oportunidad profesional y un salario más alto.

En diciembre, el desempleo en Estados Unidos cayó a 3,9%, volviendo a acercarse a su nivel previo a la pandemia (3,5%), observó, aunque reconoció que el regreso al trabajo de algunas personas sigue siendo difícil a pesar del gran número de vacantes.

Los salarios más altos que ofrecen numerosos empleadores para atraer candidatos o mantener sus empleados alimentan la inflación.

De otra parte, y a diferencia de las grandes economías del mundo, China registró el año pasado una caída de precios, que abre la vía a una bajada de las tasas de interés para apoyar una actividad penalizada por la crisis inmobiliaria.

En el conjunto de 2021, la inflación subió una media del 0,9% (y un 1,5% interanual en diciembre, frente al 2,3% de noviembre), informó la Oficina Nacional de Estadística (BNS).

Se trata de un ritmo mucho más lento que el observado un año antes (2,4%), consecuencia de la práctica paralización de la actividad en China a principios de 2020 tras la propagación del covid-19.

Al contrario, en la zona del euro y en Estados Unidos, la inflación galopante es motivo de preocupación.

Aunque el espectro de la inflación ha hecho temblar a los mercados mundiales, la tendencia en China se explica en parte por la caída de los precios de los alimentos.

El descenso es significativo en el caso de la carne de cerdo (-36,7% en un año), la más consumida con diferencia en el país.

El precio de la carne de cerdo se había duplicado en los últimos años debido a una epidemia de peste porcina africana que diezmó las explotaciones. Pero los precios se redujeron en 2021 a medida que la enfermedad retrocedía.

Las autoridades habían impulsado las compras preventivas a principios de noviembre, llamando a la población a abastecerse de alimentos, en el contexto de un resurgimiento limitado de la epidemia, acompañado de medidas de confinamiento.

Estabilidad

En cuanto a los precios de producción, la inflación también se redujo el mes pasado, aumentando solo un 10,3% interanual, frente al 12,9% de noviembre.

El índice del coste de los bienes a la salida de la fábrica registró en septiembre su mayor subida en más de 25 años (13,5%).

De media, los precios de producción subieron un 8,1% en 2021, tras haber caído un 1,8% un año antes. 

Los precios de producción "probablemente seguirán ralentizándose en los próximos meses", dijo la analista Sheana Yue, de Capital Economics.

"Pero es probable que el repunte de la epidemia provoque más trastornos en las cadenas de suministro", advirtió.

Unos 20 millones de personas han sido puestas en cuarentena en tres ciudades en las últimas semanas tras la aparición de casos de covid, incluida la variante ómicron.

China se ha recuperado en gran medida del choque inicial de la pandemia, pero los brotes esporádicos de covid-19 en todo el país siguen perturbando la actividad.

La recuperación también se ha visto debilitada por la subida de los precios de las materias primas y la crisis del sector inmobiliario con el colapso de la promotora Evergrande, al borde de la quiebra.

También sube IPC en Europa

La inflación anual de la zona euro se situó en 5% en diciembre, el nivel más elevado de los últimos 25 años, a raíz del alza en los precios de la energía, de acuerdo con estadísticas.

La agencia europea de estadísticas Eurostat apuntó que no había registrado una cifra tan alta desde que empezó a realizar sus estudios, en 1997.

Se trata de una primera estimación de Eurostat para la inflación de la eurozona en 2021, que confirma la tendencia provocada por el fuerte aumento de los precios de la energía en los 19 países que adoptaron el euro como moneda.

En noviembre de 2021 la inflación de la zona euro ya batió un récord al situarse en 4,9% interanual, en una cadena de aumentos que comenzó en agosto.

Entre los principales países de la zona euro, España (6,7%) y Alemania (5,7%) registraron una inflación más alta que la media europea el mes pasado. En Italia (4,2%) y en Francia (3,4%), la inflación se situó por debajo, según Eurostat.

La inflación fue especialmente alta en los países bálticos, comenzando por Estonia (12%) y Lituania (10,7%). Los países que registraron las subidas de precios más moderadas fueron Malta (2,6%) y Finlandia (3,2%).