Metrolínea de Bucaramanga, a restructuración

Foto cortesía

Para garantizar la permanente, eficiente y segura prestación del servicio público de transporte en la capital de Santander y su área metropolitana, la Superintendencia de Transporte aceptó la solicitud de promoción del acuerdo de reestructuración presentada el primero de diciembre de 2020 por la sociedad Metrolínea S.A., ente gestor del Sistema Integrado de Transporte Masivo de Bucaramanga.

El principal objetivo de esta medida es facilitar la reactivación empresarial de la sociedad Metrolínea S.A., para que atienda de manera ordenada sus deudas y realice todos los actos necesarios para la continuidad de la operación del sistema de transporte masivo de la ciudad de Bucaramanga y su área Metropolitana, de acuerdo con su objeto social.

La aceptación de la Supertransporte se dio mediante Resolución No 12652 de 2020 tras verificar el cumplimiento de los requisitos exigidos por la Ley 550 de 1999, como que la sociedad se encuentre en cesación de pago por más de 90 días de dos o más obligaciones contraídas en desarrollo de su objeto social, habiéndose anexado la información y documentos requeridos por la ley para su admisión.

“La Supertransporte aceptó la solicitud de reestructuración de la sociedad Metrolínea S.A. para que atienda de manera ordenada sus deudas y continúe la operación del sistema de transporte masivo en Bucaramanga. Esta ley le permite a Metrolínea acercarse a sus acreedores para celebrar acuerdos de pago, conservando la continuidad en el servicio”, explicó el superintendente de Transporte, Camilo Pabón Almanza.

Por disposición legal, tras haberse aceptado la promoción del acuerdo de reestructuración la Superintendencia procedió a nombrar un promotor, de conformidad con los parámetros de la Ley 550 de 1999 y el Decreto 090 de 2000, quien se encargará de adelantar la negociación del acuerdo de reestructuración.

Además, procedió a comunicar la decisión a los acreedores de la sociedad y a los despachos judiciales en los cuales cursan procesos ejecutivos en contra de la sociedad Metrolínea S.A.

Según el despacho, la sociedad Metrolínea S.A tiene deudas contraídas con varios acreedores que no ha podido cumplir, por ello la admisión del acuerdo de reestructuración busca además de garantizar la prestación del servicio atender sus obligaciones y seguir la construcción y operación del sistema de transporte de la Ciudad de los Parques.