Siete predicciones sobre el mundo del trabajo fuera de la oficina

Foto cortesía

A medida que se construye una nueva normalidad, las compañías de Latinoamérica y del mundo se adaptan a las nuevas reglas del trabajo. Producto de los aprendizajes que dejó la pandemia y de los desafíos que aún quedan por delante, Citrix Latinoamérica comparte una serie de predicciones de cara a 2021 que ayudarán a las empresas a organizar sus prioridades.

1. ¿Regresar o no a la oficina? De a poco el regreso a las oficinas comienza a verse más cercano, pero ¿cómo será? La oficina tal como la conocíamos no parece ser la que veremos en 2021. En ese sentido, creemos que se verán esquemas híbridos de trabajo que combinarán actividades en la oficina y trabajo remoto. Habrá ahora un espacio de colaboración donde se aprovecharán las instancias de reunión para crear con otros, innovar, beneficiarse del pensamiento grupal, socializar, evaluar dónde estamos y definir cursos de acción. En definitiva, la oficina ya no es el único lugar desde el cual se puede trabajar.

2. La experiencia del usuario y el bienestar digital como áreas primordiales. En 2021 las empresas van a enfocarse en mejorar la forma en que sus empleados trabajan para liberar todo su potencial y mejorar también su relación con la tecnología. Las tecnologías que realmente podrán contribuir a evitar el burn out y potenciar la productividad serán aquellas que trabajen a favor de los empleados ayudándolos en su jornada diaria, eliminado el ruido, promoviendo un mejor equilibrio entre la vida personal y laboral y guiándolos para cumplir sus objetivos.

3. Talento sin fronteras. Al confirmar que las personas no necesitan estar en la oficina corporativa para ser productivas comenzará a ampliarse y hacerse efectiva la posibilidad de contratar empleados de otras ciudades. El talento dejará, cada vez más, de restringirse a una locación física específica a medida que el trabajo remoto siga creciendo y se incorporen nuevas formas de medir y planificar el trabajo de los empleados.

4. Nubes múltiples e híbridas. En 2021 los entornos híbridos de nubes múltiples continuarán creciendo. Esto sucederá por que las empresas continuarán buscando formas de disminuir su dependencia de los centros de datos (modelo basado en Capex) y confían cada vez más en los proveedores de nube para una mayor velocidad y flexibilidad (modelo basado en Opex), en sintonía con las necesidades de la nueva normalidad.

5. Las tecnologías inteligentes se volverán clave en los espacios de trabajo. El espacio de trabajo digital ya no es suficiente. La vida laboral actual requiere sumarle inteligencia y si bien se habla desde hace tiempo de la incorporación de tecnologías inteligentes en el trabajo, ahora es real. La inteligencia artificial y las técnicas de machine learning permitirán aprender la forma en que cada empleado trabaja y customizar tanto el espacio como su experiencia de trabajo. Será posible automatizar tareas repetitivas y guiar a los empleados dentro de un flujo de trabajo organizado.

6. En un esquema de trabajo distribuido la conectividad es fundamental. Con el trabajo remoto consolidándose, las empresas deben poder manejar el tráfico distribuido. De hecho, la conectividad fue uno de los principales problemas durante la pandemia dificultando el trabajo de los empleados. Un mayor enfoque en SASE (Secure Access Service Edge) permitirá garantizar el acceso seguro a internet para los trabajadores remotos. Es hora de volver a rediseñar la red con un enfoque inteligente y seguro. Incorporar inteligencia también a nivel de la red permite no solo un monitoreo y análisis continuo del comportamiento de las aplicaciones y del usuario, sino también una alta disponibilidad, rendimiento, y detección de anomalías.

7. El nuevo futuro del trabajo. No hay dudas de que en 2020 se aceleró la llegada de una mayor movilidad empresarial y flexibilidad laboral a las empresas de Latinoamérica. Sin embargo, si tuviéramos que definir en una escala en qué nivel de trabajo remoto estamos (siendo 1 el más básico y 5 el más avanzado), estamos en el nivel 1. Lo que veremos a partir de 2021, es incorporar tecnologías donde se verá un impacto real en la productividad y en la experiencia de usuario llevando a la movilidad que hoy tenemos a nuevos y mejores niveles. Este proceso de mejoras incrementales traerá mayor automatización, organización, personalización y grandes contribuciones al bienestar digital.