Con obras que fusionan teatro, danza y circo abre el Mayor

Foto cortesía Teatro Mayor

UN ESPECTÁCULO que fusiona el teatro, la música y la danza, otro que termina siendo una acrobacia “gravitacional” al son de diferentes ritmos y un concierto de jazz, son con los que abre la programación del año el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo.

La primera de ellas es Black Cat (El gato negro) de Edgar Allan Poe, que inspirada en obras de Joha Sebastian Bach y David Sylvian estará en escena el 25 y 26 de este mes, en funciones a las 8 de la noche.

Esta obra que mezcla teatro, música, danza y video cuenta con la participación de los bailarines Sylvia Camarda y Jean-Guillaume Weiss y la Orquesta Wiener Akademie de Austria y la Musica Angelica Baroque Orchestra de Estados Unidos. Una coproducción del Téâtre National du Luxembourg y Musikkonzept Wien.

Un hombre condenado a muerte por el asesinato de su mujer espera en su celda el día de su ejecución. Antes de morir, el hombre quiere aliviar su alma y narra la historia del gato negro, al tiempo que hace un recuento de los meros eventos domésticos que destruyeron su vida. Debido a que el narrador ya no confía en sus sentidos, espera que el público tenga un acercamiento más lógico a esta reveladora historia.

Partiendo del famoso relato del escritor inglés Edgar Allan Poe, el director de cine y teatro Frank Hoffmann, el director de orquesta Martin Haselböck y el creador de películas y multimedia Virgil Widrich se unen para este proyecto multidisciplinar. Todas las acciones se desarrollan al ritmo de la banda sonora creada por Haselböck, en la que utiliza cantatas de Johann Sebastian Bach, obras del compositor contemporáneo David Sylvian, así como creaciones de Ernst Krenek, Martin Haselböck y Ülo Krigul.

Puro jazz

Acto seguido llega a las tablas del emblemático teatro capitalino, para un solo concierto, (el 30), el grupo israelí Tal Gamlieli.

Esta agrupación de jazz ha sido elogiada internacionalmente por su estilo expresivo, lírico y armonioso, a través del cual transmite una amplia gama de sentimientos y emociones que van desde el anhelo y la compasión hasta la alegría.

El trío ha recorrido el mundo desde el 2014 con presentaciones en lugares como  Small’s Jazz Club (Nueva York), la Muestra Musical Internacional 2017 en Israel, Love Supreme Jazz Festival (Reino Unido), Pizza Express (Londres), el Panamá Jazz Festival, Tel Aviv Jazz Festival, Bansko Jazz Festival, The SPACE Club en Chicago y Lilypad Jazz Club en Boston. En julio de 2017 lanzó su álbum debut Dania, en compañía del trompetista Avishai Cohen. En diciembre de ese mismo año sacó al mercado su segundo trabajo discográfico titulado Change of Heart, junto con el saxofonista Dayna Stephens.

La agrupación es liderada por el contrabajista Tal Gamlieli, quien creció en una granja en las colinas de Judea, cerca de Jerusalén. Su familia paterna emigró a Israel desde Kurdistán, trayendo consigo la música y los bailes tribales de la región. La familia de su madre huyó de la Alemania nazi en 1936, lo que le permitió estar en contacto con la música clásica y la cultura europea.

Desafío a la gravedad

Para finalizar mes y abrir con mucha adrenalina llega Celui qui tombe, CCN2 - Centre Chorégraphique National de Grenoble, Francia, dirigido por Yoann Bourgeois.

Seis artistas desafían las leyes de la gravedad y tratan de mantener el equilibrio sobre una imponente plataforma suspendida que choca, rueda, tambalea y se eleva. No controlan lo que les sucede. La única forma de enfrentarlo es moverse ágilmente. Con toda esa inestabilidad, los cuerpos se elevan, trepan, cuelgan y caen, juntos y separados, en esta peligrosa danza de la supervivencia.

Cortesía

Las acciones se desarrollan en una tabla de madera, un cuadrado móvil en donde tres hombres y tres mujeres sufren los tormentos de una tierra desatada. La pequeña escena se convierte en un territorio hostil contra el cual deben luchar para mantener una apariencia de equilibrio. A pesar de los rayos y las tormentas, el pequeño grupo toma el control y transforma el piso en un columpio enorme.

La vida se vuelve ligera y divertida, los personajes vuelven a la infancia y el público se ríe con los seis bailarines acróbatas que con sus cuerpos construyen esta emocionante pieza de teatro físico, con una fuerte influencia del circo.

Bourgeois es un artista francés dedicado a las artes circenses y a la danza contemporánea, que ha estado fascinado por las ideas de la ingravidez y la física de la suspensión. Para este ingenioso espectáculo, Bourgeois desafía a los intérpretes de ambas disciplinas a cumplir con las exigencias físicas de su intrigante puesta en escena, con coreografías al ritmo de Beethoven y Frank Sinatra.

Esta atractiva puesta en escena tendrá tres funciones, del 31 de enero al 2 de febrero.

Desde que se graduó del Conservatorio de Nueva Inglaterra en Boston, en 2008, Gamlieli ha compartido escenario con destacados músicos de la escena internacional del jazz como Danilo Pérez,  Jerry Bergonzy, Joanne Brackeen y Liz Wright. Gamlieli ha ganado distinciones como la otorgada por la publicación especializada en jazz DownBeat.