Desempleo subió y se acerca a dos dígitos

Archivo
La desocupación afecta a 2 millones 406 mil colombianos. Llegada de venezolanos comienza a afectar empleo de nacionales

_____________

Cuando se creía que a la par con el crecimiento económico por encima del 2% la tasa de desempleo podría bajar, en diciembre del año pasado sucedió todo lo contrario. El índice se incrementó y ahora está cerca de alcanzar los dos dígitos, situación que no se presentaba desde 2017.

De acuerdo con el reporte del DANE, la tasa de desempleo subió a 9,7% en 2018 cuando en 2017 llegó a 9,4%. Esto significa que en el país existan 2 millones 406 mil desocupados.

De acuerdo con el director del DANE, Juan Daniel Oviedo, en diciembre “se presentaron 92 mil desocupados, de los que 44 mil son mujeres, la mayoría se encuentra en edades de entre 25 a 54 años. Además, las personas reportan que están durando entre 1 mes y menos de 2 meses en condición de desempleo”.

Asimismo, la tasa de desempleo de las mujeres creció durante el año anterior, pasando del 7,4% al 12,7%. En el caso de los hombres, la tasa de desocupación pasó del 7,2% al 12,3%.

Entre las razones que se explican por el alto desempleo, los analistas consideran que  sectores como el comercio interno, la industria y la agricultura incidieron para la disminución.

 

Lea también: Desempleo en Colombia, de los más altos en A.L.

 

Construcción

La presidenta de Camacol, Sandra Forero Ramírez, señaló que “la generación de empleo en 2018 indica que el sector edificador es un aliado importante de la economía del país y que contribuye positivamente al crecimiento de la población ocupada en Colombia. La cifra de 1,5 millones de trabajadores de la construcción representa un máximo histórico en los niveles de ocupación de la actividad, demostrando la capacidad del sector para sostener el 6,7% de los trabajadores a nivel nacional”.

Según el DANE, el sector edificador fue uno de los que generó mayor aporte al crecimiento de la población ocupada, destacando el crecimiento de Bogotá (28%), Armenia (26%) y Pereira (17%).

La capacidad del sector en la generación de empleo debe ser un pilar de la política pública del país y una estrategia central de las administraciones locales. Forero indicó que con la continuidad de los programas de vivienda social y las acciones concretas que garanticen la seguridad jurídica para el lanzamiento, comercialización y ejecución de los proyectos, es posible continuar generando puestos de trabajo directos e indirectos en el sector.

Sin embargo, algunos expertos como Reynel Ortega de la firma Sypnasis, señalan que “ya la economía colombiana comienza a sentir la presencia de la llegada masiva de venezolanos que están ocupando plazas que a veces los colombianos no pueden acceder por que piden salarios altos”.

Indica el analista que esta situación se da no solo porque están llegando migrantes preparados sino porque muchas empresas prefieren contratarlos aprovechando bajo nivel salarial y con contratos parciales de trabajo. Ese menor costo sin duda está perjudicando a los colombianos desocupados”.

Frente al comportamiento de la tasa de desempleo que está cerca de los dos dígitos, Ortega señala que “yo no creo que en los próximos meses supere el 10%, sobre todo porque a corto plazo se ve que la economía está reaccionando y se espera un mejor comportamiento para este año. Además hay sectores que están generando empleo como el comercio electrónico, los data center y la Economía Naranja. Además no debe descuidarse que la industria está en franca recuperación y que la construcción de vivienda va a mejorar su comportamiento”.

Actividades

De otro lado, el Director del DANE aseveró que los sectores asociados con actividades inmobiliarias, específicamente por la sobreoferta de inmuebles; el comercio, hoteles y restaurantes le pusieron freno a la generación de empleo.

“Tiendas de barrio y pequeños supermercados está ocupando menos, esto debido a la llegada de las famosas tiendas de descuento, que se están masificando”, anotó Oviedo.

Según Oviedo, el desempleo en las 13 ciudades y áreas metropolitanas fue de 10,8%, en comparación con 10,6% de 2017.

Ciudades

Por ciudades, Quibdó registra las tasas más altas de desempleo con 16,4%, seguido por Cúcuta, Ibagué y Riohacha. Por otra parte, en Pasto se registró la menor tasa de desocupación con 7,6%, seguido por Santa Marta y Bucaramanga.

Con esta situación, 2019 tampoco será el año de la recuperación económica. El país se verá afectado por la desaceleración mundial y la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

A su vez el director de Cedetrajo, Mario Valencia, sostuvo que “se demuestra que las excesivas políticas de confianza inversionista no están teniendo ningún efecto sobre el bienestar de la población y que en términos generales la economía mantiene un desempeño insuficiente para las necesidades de desarrollo. Colombia completa cinco años consecutivos de déficit comercial y 18 años de déficit en cuenta corriente. El conflicto con Venezuela también será un factor que afecte el empleo y la economía colombiana durante 2019”.

El DANE también reveló que el desempleo en la población joven, es decir entre los 18 y 28 años, subió un 0,8% al ubicarse en el 16,9%, en el año anterior.

Por su parte el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, Diógenes Orjuela, dijo que “este resultado es la consecuencia de las políticas erráticas de los gobiernos de la era neoliberal, a esto se le suma el encubrimiento real sobre el desempleo producto de una informalidad aterradora en el país”.

“La tasa de desempleo para diciembre de 2018 fue de 9,7% presentándose un aumento del desempleo en Colombia de 0,3%, lo cual ratifica lo planteado por la CUT en cuanto al deterioro del mercado laboral colombiano”, sostuvo.

 

Impacto venezolano

De acuerdo con el director de Fedesarrollo, Luis Fernando Mejía, la tasa de participación de la población migrante venezolana es de 72%, mientras que para los colombianos no migrantes es de 64%. Esta diferencia en la oferta de trabajo va en línea con el mayor costo de oportunidad al que se ve enfrentada la población migrante por estar desempleado, dada la mayor premura en la necesidad de satisfacer condiciones mínimas de vida. Esta necesidad implica que estas personas buscan con mayor intensidad trabajo y están dispuestas a aceptar condiciones que la población nativa no aceptaría.

La migración venezolana no se ha distribuido de manera homogénea en el país, sino que se ha concentrado en seis ciudades: Bogotá (15,6%), Barranquilla (8,6%), Cúcuta (6,1%), Medellín (4,1%), Cartagena (3,8%) y Cali (2,6%). De acuerdo con la GEIH, la población venezolana en edad productiva con niveles educativos más altos está llegando principalmente a Bogotá, Cali y Medellín. Por lo tanto, estas ciudades se están viendo beneficiadas.

 

Tasa de desempleo

 

2018    9,7%

2017    9,4%

2016    9,2%

2015    8,9%

2014    9,1%

2013    9,6%

2012    10,4%