Maduro comienza un mandato ilegítimo

Foto Agence France Press
OEA, Grupo de Lima, UE y otros países y organizaciones calificaron el gobierno del chavista como ilegítimo y arbitrario

____________

 

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, asumió un segundo mandato de seis años, considerado ilegítimo por Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y la mayor parte de América Latina, que amenazan con aumentar la presión contra su gobierno.

Maduro, de 56 años, se juramentó ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ, de línea oficialista), en un acto al que no asistieron representantes de la Unión Europea ni de la mayor parte de América, excepto un puñado de mandatarios aliados.

OEA y más

En las primeras muestras del rechazo regional, Paraguay rompió relaciones, Canadá, Perú y Argentina denunciaron una “dictadura” y la Organización de Estados Americanos (OEA) declaró como “ilegítimo” a Maduro.

La OEA aprobó una resolución para declarar ilegítimo el segundo mandato del presidente venezolano Nicolás Maduro. La resolución aprobada por 19 votos a favor, seis en contra, ocho abstenciones y una ausencia declara “la ilegitimidad del nuevo periodo de Nicolás Maduro que se inició el 10 de enero”.  

La medida “hace un llamamiento para la realización de nuevas elecciones presidenciales con todas las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y legítimo”, estipuló la resolución.

“Nos sentimos honrados de haber asistido a esta sesión y a la aprobación de esta resolución que declara la ilegitimidad absoluta de Maduro”, dijo Luis Almagro, secretario de la organización regional.

Entre los países que votaron a favor estuvieron Argentina, Estados Unidos, Colombia, Chile, Ecuador, Canadá y Brasil.

La UE, Estados Unidos y el Grupo de Lima -13 países latinoamericanos y Canadá- también desconocieron su reelección en los comicios del pasado 20 de mayo, boicoteados por la oposición, que los consideró un fraude.

En una declaración, la UE lamentó “profundamente” que Maduro comience un nuevo periodo emanado de “elecciones no democráticas” y advirtió con tomará “medidas” si aumenta el deterioro de la situación en Venezuela.

En su investidura, Maduro pidió “respeto”: “Unión Europea, detente, no vengas con tu viejo colonialismo, con tus viejas agresiones”, exclamó el criticado mandatario, quien elogió a los “chalecos amarillos”, mismos que desafían al gobierno francés.

Washington anunció, por su parte, que aumentará la presión sobre lo que el consejero de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, llamó el “régimen corrupto”. 

“Venezuela es el centro de una guerra mundial del imperialismo norteamericano y sus gobiernos satélites”, dijo Maduro, al defender como “legítima” su juramentación y pedir una cumbre latinoamericana para abordar la situación.

El poder de los militares

Heredero político del fallecido líder socialista Hugo Chávez (1999-2013), el exchofer de bus y exsindicalista, gobierna con mano fuerte tras sacar del juego a sus adversarios, con el control institucional y el decisivo apoyo de los militares, a quienes dio enorme poder.

Con su banda presidencial, Maduro acudió a la Academia Militar, donde ante 4.900 oficiales y soldados, encabezados por el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López, le juraron “lealtad y subordinación absoluta”.

Al dirigirles un discurso, Maduro pidió una Fuerza Armada “unida, disciplinada, cohesionada y preparada (...) ante cualquier circunstancia que nos toque enfrentar este año o los años por venir”.

Minutos antes, el Parlamento, único poder controlado por la oposición, llamó a los militares a desconocer a Maduro, a quien califica de “usurpador”.

“Hacemos un llamado claro a las Fuerzas Armadas (...) Se debe desconocer lo que no fue producto del voto popular. Una elección se gana con votos, no se roba, y por eso no eres legítimo”, dijo el jefe Legislativo, Juan Guaidó.

Según la Constitución, Maduro debía jurar ante el Parlamento, pero el TSJ lo declaró en desacato y en la práctica fue sustituido por la oficialista Asamblea Nacional Constituyente.

“Agonía” o “prosperidad”

La desesperanza se palpa en muchos venezolanos, asfixiados por la peor crisis que haya sufrido en su historia moderna el país con las mayores reservas petroleras del mundo.

“Esto va a alargar más la agonía que hemos vivido en los últimos años. Todo ha decaído gravemente. Estamos atados de manos”, dijo a la AFP la enfermera Mabel Castillo, de 38 años.

Sus seguidores le piden “mano dura con la economía”. “Es lo único que nos falta”, opinó Yosmari Jiménez, de 27 años, en una concentración de chavistas a las afuera del TSJ.

Expertos auguran un agravamiento de la debacle socioeconómica. Además de la escasez de comida y medicinas, los venezolanos lidian con una hiperinflación que según el FMI alcanzará 10.000.000% en 2019.

En lo que se considera la mayor migración de América Latina en décadas, la ONU calcula que 2,3 millones de venezolanos emigraron desde 2015 por la crisis y estima que esa cifra subirá a 5,3 millones en 2019.

Durante la gestión de Maduro, la economía se redujo a la mitad y se contraerá 5% este año según el Fondo Monetario Internacional (FMI), quien además indica que el país y su petrolera (Pdvsa) cayeron en default y la producción de crudo, fuente de 96% de las divisas, se desplomó a 1,4 millones de barriles diarios, la más baja en 30 años.

Al jurar el cargo, Maduro prometió procurar “la prosperidad económica y social”, con una serie de medidas que dijo, anunciará el lunes.

Una Latinoamérica adversa

Del Grupo de Lima solo México envió un representante a la asunción, en tanto que asistieron los presidentes de Bolivia, Cuba, El Salvador y Nicaragua, y delegados de otros países aliados como China, Rusia y Turquía, a los que Caracas se ha acercado más ante un mayor aislamiento.

Maduro, que asume en pleno resurgimiento de gobiernos conservadores en América Latina, reiteró que tomará medidas enérgicas contra el Grupo de Lima si en las próximas horas no rectifica su posición sobre Venezuela.

Con el apoyo de Washington y la excepción de México, el Grupo de Lima -donde ya debutó el gobierno del derechista Jair Bolsonaro- emitió el 4 de enero una declaración en la que le pidió no posesionarse y pasar el poder al Parlamento, lo que Maduro calificó de intento de golpe de Estado.

Expertos de Eurasia Group no ven cambios en el horizonte con una oposición fracturada y disminuida, y una población frustrada y temerosa de movilizarse, que opta por abandonar el país.