Temperatura de océanos sigue en aumento

Foto archivo

La temperatura de los océanos está aumentando a un ritmo cada vez mayor, indicó una investigación, que contradice informes previos que sugerían una especie de pausa en el calentamiento global en los últimos años.

La investigación publicada en la revista estadounidense Science, liderada por la Academia China de las Ciencias, revela que no existió esa interrupción y genera así preocupación por el ritmo del cambio climático y su efecto en el principal amortiguador del planeta, los océanos.

“El calentamiento de los océanos es un indicador muy importante del cambio climático y tenemos firme evidencia de que estos se están calentando más rápido de lo que creíamos”, dijo el coautor Zeke Hausfather, graduado de la Universidad de California, Berkeley.

Alrededor de un 93% del exceso de calor -captado en la Tierra por los gases de efecto invernadero que surgen de la quema de combustibles fósiles- se acumula en los océanos.

El último informe se basa en cuatro estudios, publicados entre 2014 y 2017, que dieron una estimación más precisa sobre las últimas tendencias en el calentamiento de los océanos, lo que permitió a los científicos actualizar investigaciones pasadas y perfeccionar predicciones para el futuro.

Un factor clave para las cifras más precisas es una flota de monitoreo de los océanos llamada Argo, que incluye casi 4.000 robots flotantes que "están a la deriva en los océanos y cada varios días se sumergen a una profundidad de 2.000 metros y miden la temperatura, el ph, la salinidad y otra información de los océanos mientras se elevan", indicó el reporte.

Argo “ha ofrecido información amplia y consistente sobre la temperatura de los océanos desde mediados de los años 2000”, apuntó.

Los nuevos análisis demuestran que el calentamiento de los océanos va en consonancia con las medidas que apuntan a un incremento en la temperatura del aire.

Si no se hace nada para reducir la emisión de gases de efecto invernadero, “los modelos prevén que la temperatura de los 2.000 metros superiores de los océanos subirá 0,78 grados Celsius para fin de siglo”, advirtió.

La expansión térmica -el agua que crece a medida que se calienta- podría provocar un aumento en el nivel del mar de 30 centímetros, superior a cualquier aumento, a raíz del derretimiento de los glaciares y las capas de hielo.

“La señal de calentamiento global es mucho más fácil de detectar si provoca un cambio en los océanos”.

Otras consecuencias

El aumento de la temperatura del mar también está asociado a la proliferación de especies invasoras y de enfermedades marinas. La evolución de un hábitat marino estable depende de un gran número de factores, incluida la temperatura del agua. El aumento de la temperatura de un ecosistema puede favorecer la entrada de especies o bacterias foráneas que en el pasado habían quedado excluidas. Esta circunstancia puede forzar la migración e incluso la extinción de una o varias especies.

El aumento de la temperatura de los mares puede causar el deshielo de la base de las plataformas de hielo polar, lo cual pondría en peligro su integridad estructural y provocaría grandes desprendimientos en las plataformas. Los científicos también se muestran preocupados por la posibilidad de que el aumento de la temperatura de las aguas interrumpa la llamada cinta transportadora oceánica, el sistema global de corrientes oceánicas que regula en gran medida la temperatura de la Tierra. Su desaparición podría acelerar de forma catastrófica el cambio climático.

¿Continuará?

La única forma de disminuir la temperatura de los océanos es reducir notablemente nuestras emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, aunque reduzcamos de forma inmediata las emisiones de dióxido de carbono a cero, los gases que ya hemos liberado a la atmósfera tardarían años en disiparse./Con AFP/Fotos AFP y Greenpeace