¿Qué pasa con los servicios de Inteligencia?

Foto archivo
EL NUEVO SIGLO consultó a expertos en seguridad para conocer su opinión tras revelaciones sobre presuntas interceptaciones ilegales

_____________

Tras la revelación de presuntas interceptaciones ilegales realizadas por integrantes del Ejército se ha desatado una tormenta política en el país. Desde diferentes sectores se han escuchado cuestionamientos a las labores de los servicios de Inteligencia. Incluso, el domingo el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, señaló que desde mediados de diciembre está adelantando una auditoría a estas actividades.

EL NUEVO SIGLO consultó a expertos en seguridad para conocer su opinión sobre estos estos servicios. John Marulanda, exmilitar, afirmó que la Inteligencia colombiana “sigue siendo, a pesar de estos escándalos que hay, un ejemplo a nivel regional y casi a nivel mundial. La Inteligencia Militar ha sido la base para propinar golpes a las Farc más contundentes. Lo mismo que al Eln”.

Cuestionó, no obstante, que desde hace unos años quedó desmantelada. “Desde la toma de la Embajada de la República Dominicana se entró en el campo de la Inteligencia técnica y eso evolucionó hasta el momento del presidente Santos que, a raíz del escándalo de ‘Andromeda’, prácticamente se desarticuló todo el sistema de Inteligencia que traían las Fuerzas Militares por las supuestas interceptaciones, que no lo eran”, dijo.

Marulanda explica que se dio paso a lo que hoy se conoce como la Inteligencia criminal, que es la que maneja la Policía, y dado que el problema número uno de Colombia es el narcotráfico “esta Inteligencia es la que lleva la batuta en todos estos aspectos”, expuso.

Subrayó que ninguna entidad del Ejército, de la Policía ni de las Fuerzas Militares puede hacer interceptaciones o violaciones a la intimidad si no “está autorizado por un juez de garantías, a solicitud de un fiscal”, si no está dado el visto bueno “cualquier cosa que se haga es ilegal”.

En relación sobre las denuncias hechas por Semana, consideró que se debe ir más allá del escándalo amarillista y verificar que lo que dice la revista es cierto, encontrar a los posibles causantes de esa irregularidad y someterlos al Código Penal.

“Eso es lo primero que hay que hacer. Lo segundo es revisar la Ley de Inteligencia y Contrainteligencia y ver en qué está fallando. En tercer lugar hay que aumentar los controles legales sobre las actividades de Inteligencia y Contrainteligencia. Esos controles existen. La Fiscalía cumple una importante labor de Inteligencia para combatir el crimen organizado trasnacional junto con la Policía”, aseguró.

Por su parte, Luis Ernesto Gilibert, exdirector de la Policía Nacional, afirmó que “las organizaciones o las entidades encargadas de la Inteligencia hacen su trabajo, tenemos los recursos y la tecnología necesaria para adelantarla. La capacidad de las instituciones no está en duda”.

En relación sobre las informaciones publicadas por Semana, consideró que se deben esperar “los resultados de las investigaciones y sabremos a qué atenernos. De lo contrario seguimos en esta cacería tratando de establecer por qué suceden estas cosas”.

Sobre la Ley de Inteligencia consideró que esta es “una parte muy importante para desarrollar este tipo de trabajo y hay que observar punto a punto. Hace parte de nuestras responsabilidades en las diferentes organizaciones. De manera que si la Ley de Inteligencia no se está cumpliendo son los responsables de su aplicación y manejo los que deben poner la cara”.

Nestor Rosanía, director del Centro de Estudios de Seguridad y Paz, señaló que a nivel internacional la Inteligencia colombiana está “muy bien valorada en términos de la capacidad que ha venido adquiriendo, producto del conflicto armado interno. Colombia es uno de los referentes regionales en temas de Inteligencia. Inteligencia se divide en dos partes: Inteligencia técnica e Inteligencia humana. La técnica se relaciona con todo lo que es software y equipos. Y la humana son las personas que hacen todos estos procesos de infiltración. Colombia tiene una de las Inteligencias humanas más fuertes de la región, por la experiencia y la capacidad que tienen los hombres, y es importante en términos de Inteligencia técnica por la cooperación con Estados Unidos, la que ha dado Israel y el M16 británico”.  

No obstante, se preguntó: “¿Cuál es el problema que tiene hoy la Inteligencia colombiana? Es que quedó atrapada en el conflicto en la lógica política nacional. Este tema de estar chuzando congresistas, magistrados, es propio de una Inteligencia politizada y no de una Inteligencia técnica. Este es el problema: los militares terminaron metidos en el campo de la política y eso es muy grave para la institucionalidad”.

Sobre las informaciones de Semana manifestó que son “muy graves. Ahí lo que se está hablando es de delitos. No es un tema menor, dijo, y agregó: “Personalmente, pienso que de esto no va a quedar nada. Pasarán unos meses y al final lo que se ha visto es que los mandos medios son los que utilizan de fusibles, son los que terminan procesados, pero nunca se ha visto a quién le llegaba la información y quiénes son los personajes que están arriba”.

Ley de Inteligencia

El exsenador Juan Manuel Galán, autor de la Ley de Inteligencia, expuso apartes de la norma en redes sociales en donde se pronunció tras las revelaciones de Semana. De acuerdo con el excongresista, la norma señala que “no puede recolectarse información de Inteligencia por razones de género, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica, pertenencia a una organización sindical, social o de derechos humanos o para promover los intereses de cualquier partido o movimiento político o afectar los derechos de la oposición”.

“La Inteligencia debe ser ‘necesaria’, es decir, que podrá recurrirse a ella siempre que no existan otras actividades menos lesivas para alcanzar los fines constitucionales deseados. Debe ser idónea (medios aptos para cumplir con los propósitos de la Ley de Inteligencia). Debe ser proporcional a los fines, sus beneficios superiores a las restricciones a otros principios y valores constitucionales”, agregó.

Sesión

Ayer se conoció que  en la Comisión de Inteligencia del Congreso se realizará, cuando se reanuden las sesiones ordinarias, una sesión reservada con el propósito de recibir explicaciones sobre las posibles interceptaciones.

El senador Juan Diego Gómez, del Partido Conservador, miembro de la Comisión, afirmó a RCN Radio que “de este nuevo hecho se desprenden sorpresas. Por ejemplo, pensamos que hace 15 años habíamos superado las famosas ‘chuzadas’ y hoy que las mismas salgan de la cabeza máxima del Ejército nacional, es muy grave”.