Lo peor para Maduro y cárcel para Diosdado: Marco Rubio

Twitter Marco Rubio

Para reunirse con funcionarios del Gobierno y recorrer la zona fronteriza, ayer llegó a Cúcuta el senador estadounidense Marco Rubio.

Tras señalar que su llegada coincidía con el arribo de “una gran cantidad de ayuda humanitaria para Venezuela”, Rubio precisó ayer en sus redes sociales que “me reuniré con los funcionarios que lideran el esfuerzo de almacenar la ayuda en la frontera y prepararlo para entregarlo al pueblo sufriente de Venezuela”.

El legislador Republicano está acompañado por el embajador de los Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, y el representante a la Cámara Mario Díaz-Balart, también del Partido Republicano.

La comitiva visitará la sede de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) en Cúcuta para ver de primera mano el programa de ayuda humanitaria que se adelanta con miras a ingresar a Venezuela toneladas de productos de primera necesidad.

“Los funcionarios estadounidenses, colombianos y venezolanos están listos para brindar la asistencia humanitaria que tanto necesita el pueblo de Venezuela”, indicó Rubio en declaraciones a medios de comunicación.

Añadió que “el pueblo de Venezuela sigue resistiendo en su lucha por la democracia y la libertad” y que Estados Unidos “continuará apoyándolos” contra la “narcotiranía de Nicolás Maduro”.

El legislador y sus acompañantes también recorrerán el puente Simón Bolívar, en la frontera entre Colombia y Venezuela, y visitarán las carpas de salud instaladas en Cúcuta, Colombia, para brindar asistencia médica a los venezolanos.

También se reunirá con miembros de la Asamblea Nacional de Venezuela, opositora al gobierno de Nicolás Maduro, y visitará a los oficiales de seguridad colombianos y venezolanos en el puente Tienditas, donde el gobierno de Maduro puso barricadas para impedir que ingresen al país los productos enviados por Estados Unidos.

Brigadas de voluntarios

Brigadas de voluntarios comenzaron ayer a prepararse para enfrentar el bloqueo del gobierno venezolano al ingreso, el próximo sábado, de ayuda humanitaria acopiada en Colombia, Brasil y Curazao, la mayoría enviada por Estados Unidos a solicitud del presidente interino Juan Guaidó.

“Nuestra tarea principal es llegar al millón de voluntarios para el 23 de febrero. De forma presencial en los puntos de encuentro o de manera activa por redes sociales”, pidió Guaidó, reconocido como mandatario interino por 50 países, en un mensaje que envió a los 600.000 ya inscritos.

A petición de Guaidó, los grupos de voluntarios empezaron a trabajar en varios estados del país en reuniones de preparación para la llegada de la ayuda extranjera y en los llamados “campamentos humanitarios”.

Allí, bajo toldos instalados en distintos puntos del país, médicos generalistas, pediatras, nutricionistas, odontólogos y enfermeros voluntarios atendieron a los vecinos de varias comunidades.

Guaidó, del partido Voluntad Popular y presidente de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, asegura que el país “se prepara para la avalancha humanitaria”, aunque no ha querido revelar detalles de cómo vencerán el cerco impuesto por el gobierno de Nicolás Maduro.

“Vamos a ir anunciando cosas específicas, poco a poco. Jugada ganada no se canta”, comentó el opositor de 35 años, quien aboga por un gobierno de transición y elecciones libres.

El presidente Maduro ordenó a los militares bloquear el ingreso de la ayuda en medicinas y alimentos, por considerarla un “show político” y el preludio de una invasión militar estadounidense.

Ese pulso por la ayuda humanitaria es sensible en un país que vive una debacle socioeconómica con escasez de medicinas y una hiperinflación que hace impagable los alimentos. Unos 2,3 millones de venezolanos emigraron por la crisis desde 2015, según la ONU.

“Por tierra y por mar”

Guaidó escogió para el ingreso de la ayuda el 23 de febrero, cuando se cumplirá un mes de haberse proclamado presidente, luego de que el Congreso declarara a Maduro “usurpador” al considerar su reelección como “fraudulenta”.

Durante un acto multitudinario en el que juramentó a miles de voluntarios, el jefe del Legislativo convocó movilizaciones en toda Venezuela para acompañar las brigadas que irán en caravana de autobuses a los puntos de entrada de los cargamentos.

Tres aviones militares de Estados Unidos llegaron el sábado a la ciudad colombiana de Cúcuta, donde se almacenan medicinas y alimentos desde el 7 de febrero, cerca del puente limítrofe Tienditas, bloqueado por militares venezolanos con camiones y otros obstáculos.