Polémica por mortandad de peces en el río Cauca

Imagen tomada de Twitter.

La muerte de más de 57 mil peces a causa de la disminución del caudal del río Cauca, generó una polémica nacional, por cuanto se estima que faltó previsión al momento de tomar la decisión de cerrar la segunda compuerta en la casa de máquinas del proyecto de Hidroituango.

La cifra oficial la entregó EPM y aclaró que en su mayoría las especies no son comerciales ni migradores y de bajo gramaje, que fueron dispuestos de manera adecuada por las entidades autorizadas en el relleno sanitario de La Pradera y en el depósito Umagá.

También indicó la empresa que más de 263 mil fueron rescatados, posteriormente liberados.

Para las comunidades aguas abajo del proyecto Hidroituango ha sido un proceso de choque e impacto ver la transformación, que por obra del ser humano, ha tenido el río Cauca en solo tres días, y la aparición de peces muertos es la cara más visible de esta emergencia ambiental.

Los habitantes de Puerto Valdivia y Caucasia han expuesto por todos los medios las afectaciones que les ha dejado la reducción del caudal porque, entre otras cosas, no han podido pescar y tampoco adelantar actividades como el barequeo que son la principal fuente de trabajo en esta localidad.

“Nos están quitando todo, nuestro patrimonio es el río y hasta eso nos lo arrebataron, no tenemos de qué vivir, estamos desesperados, el río es nuestro patrón y nos lo están quitando”, manifestó uno de los pescadores afectados.

Entre tanto, EPM informó que a medida que aumenta la cota del embalse del proyecto, que al final de este jueves se acercaba a 400 metros sobre el nivel del mar, crece la expectativa frente al inicio gradual del vertimiento de agua, al tiempo que se mantiene la actividad de los frentes de trabajo para mantener informada a la comunidad y mitigar la afectación al ambiente.

El flujo de agua será mínimo una vez se abran las compuertas del vertedero, mismas que ya fueron probadas en su óptimo funcionamiento a finales del año pasado. Poco a poco, al subir la cota del embalse, también aumentará paulatinamente la cantidad de agua que se verterá al río Cauca, según los caudales propios de una época de intenso verano como la que se registra hoy en gran parte del territorio nacional.

Mientras esto sucede, EPM continúa con todas las actividades contempladas en el plan de contingencia, como la distribución 780 metros cúbicos de agua para una población atendida de 68.588 habitantes, la gestión de residuos sólidos y el monitoreo de 16 ciénagas y se intervinieron seis priorizadas para prevenir su afectación.

También reseñó EPM que con un grupo de 21 profesionales de EPM y de la Universidad Nacional continúa el monitoreo constante de las actividades económicas que tradicionalmente se han desarrollado en el río y que  continúan los 10 Puestos de Mando Unificado instalados en los municipios. En cada uno de ellos se desplegaron equipos interdisciplinarios de la empresa para informar sobre el desarrollo de la operación, dar respuestas a las inquietudes y establecer conversatorios con los grupos de interés. 

“Se aclara que en estos momentos, y desde el pasado viernes 1 de febrero, el embalse de Salvajina, propiedad de la empresa EPSA, no está descargando agua para aportar al embalse del proyecto hidroeléctrico Ituango, aunque hasta el domingo seguirá llegando agua de este embalse al proyecto hidroeléctrico Ituango después de efectuar un largo recorrido desde el municipio de Suárez, departamento del Cauca. Esta operación, que se había iniciado el 25 de enero, ha sido importante para acortar los tiempos de reducción del caudal del río Cauca”.