Salvar el río Cauca es un gran reto: Baptiste

Foto cortesía
En pocas semanas, el Instituto von Humboldt entregará el diagnóstico y las recomendaciones para la recuperación del río Cauca, dijo Brigitte Baptiste a EL NUEVO SIGLO

__________

EL NUEVO SIGLO: ¿Cuál será la gestión del Instituto Alexander von Humboldt en esta labor de recuperación del río Cauca?

BRIGITTE BAPTISTE: Nuestro trabajo será de apoyo a la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) para evaluar el efecto ambiental en la biodiversidad del río causada por el cierre de las compuertas. Nosotros ya hemos estado en campo evaluando los grandes cambios que ya se han producido en la comunidad pesquera, en los peces, en el resto de la fauna y en la calidad del agua, de manera que podamos definir cuáles son los requerimientos de recuperación que tiene que aplicar la empresa EPM.

ENS: ¿De cuántos expertos dispuso el Instituto?

BB: Enviamos tres expertos ecohidrólogos, en monitoreo e información de biodiversidad y expertos en fauna de ríos colombianos. Ellos han estado con los técnicos de la ANLA y de las autoridades regionales y ya están elaborando el informe con el cual la ANLA debe definir qué medidas se requiere que EPM implemente.

ENS: Es decir, ustedes hacen el diagnóstico y la ANLA toma las decisiones…

BB: Correcto, el Instituto actúa como un ente técnico asesor y en caso de que haya que intervenir posteriormente con acciones de restauración pues estaremos prestos a hacerlo, coordinarlo o monitorearlo, dependiendo de la decisión que tome la autoridad ambiental.

ENS: El Instituto von Humboldt solo hace labores técnicas o puede ir más allá, por ejemplo con sanciones…

BB: Yo creo que indudablemente recomendaremos acciones muy concretas, pero la ejecución de esas acciones que recomendemos las hará la empresa. El Instituto va a seguir acompañando a la ANLA en el monitoreo y cumplimiento de las acciones porque actuamos como peritos en el proceso, pero lo ideal es que trabajemos de manera coordinada para que las recomendaciones que formulemos se puedan cumplir lo más rápido posible.

ENS: ¿Cuándo comienza esa labor técnica?

BB: El informe sobre el efecto del cierre de compuertas lo estamos haciendo ya, esperamos que en los próximos días la ANLA revise y considere las conclusiones de este trabajo que hacemos en compañía de la Aunap –Autoridad Nacional de Pesca-, porque como dijo el señor Presidente, el tema pesquero es fundamental porque hay que evaluar cuáles son los efectos a mediano plazo sobre las pesquerías de las que depende tanta gente.

ENS: Se habla de una catástrofe ambiental porque murieron 70 mil peces. ¿Así de dramática es la crisis del río Cauca?

BB: Pues no le puedo adelantar mayor cosa porque no he visto el informe, y como se trata de un informe solicitado por la autoridad ambiental, ellos son los primeros que deben recibirlo, y dependiendo de esa consideraciones harán públicos los resultados.

ENS: Pero como directora del Instituto von Humboldt, ¿cómo califica la situación?

BB: No puedo decirle nada porque cualquier cosa que yo diga, jurídicamente es vinculante, de manera que no puedo cometer ningún error.

ENS: Entiendo, pero esta sí es la peor tragedia que ha tenido el río Cauca en toda su historia…

BB: Pues es una transformación muy grande de la dinámica ecosistémica que ha tenido el río Cauca en los últimos años, pero tenemos que ser muy serenos al momento de evaluar los efectos de este evento, sobre todo porque no estamos evaluando para nada el efecto de toda la represa sino el efecto del cierre de la compuerta durante estos días.

ENS: Bueno, pero al cerrar la compuerta se afecta todo el cauce del río aguas abajo…

BB: Sí, claro, pero eso es lo que tenemos que mirar porque las imágenes que han circulado generan toda clase de especulaciones. Una evaluación científica tendrá que decir con datos más precisos si se trató de una afectación definitiva, si hubo especies que se afectaron definitivamente, en fin, tenemos que ser muy rigurosos con el trabajo que se haga.

ENS: ¿Y qué se puede hacer frente a la calidad del agua?

BB: Lo más importante es mirar la carga de sedimentos y de nutrientes que fluye por el río cómo ha cambiado, y si está relacionado con un impacto potencial adicional a la oferta pesquera, o si hay otros efectos. Tenemos que mirar ecológicamente hablando del conjunto de efectos asociados al cierre de la compuerta.

ENS: ¿Se puede hablar de la pérdida de especies endémica de peces?

BB: Por el momento no lo sabemos y probablemente tardemos un tiempo mucho más largo en saberlo porque eso solamente se responde con un monitoreo. Como es un río se mueven (los peces) aguas abajo, aguas arriba, entran a los afluentes, etc., entonces la presencia o ausencia de especies va a tardar un poco más de tiempo en establecerse.

ENS: ¿Cuánto tiempo tomará hacer el diagnóstico definitivo?

BB: Pues para la evaluación de efectos sobre ciertas especies seguramente se va a tomar un tiempo considerable porque los peces tienen ciclos de migraciones, comportamientos adaptativos, sobre todo hay que hacer énfasis en la importancia del monitoreo y una vez se tengan esas variables hay que estar muy encima del río para saber en qué condiciones está.

ENS: ¿Este tipo de situaciones es previsible cuando se construye una represa?

BB: Pues casi todas las represas en el momento del llenado generan lo que llaman un estiaje, un periodo de tiempo con caudales bajos. Lo que sucedió en este caso es que con el Fenómeno del Niño los caudales fueron mucho más bajos de lo que normalmente observamos, y eso hace que el efecto sea atípico y no tenemos claridad de cuáles pueden ser sus efectos a mediano y largo plazo.

ENS: ¿Justamente ahora que El Niño está en su etapa más crítica, es posible que se complique aún más la crisis del río Cauca?

BB: Pues no sabemos. Realmente estamos llenos de preguntas y por eso el trabajo tiene que ser muy cuidadoso, muy responsable, para no generar alarmismo ni señalamientos inadecuados, y para tener la certeza de cómo vamos a responder a cualquier eventualidad.

Hicimos lo mismo cuando se presentó la emergencia de Lisama (Santander, julio 2018), tardamos unos tres meses en hacer la evaluación de los efectos del accidente petrolero, una vez establecimos con relativa claridad lo que había pasado entonces hicimos una propuesta de intervención y la empresa asumió las recomendaciones.

Nosotros continuamos más o menos en el mismo esquema, acompañando a la ANLA para garantizar que sí hay recuperación efectiva de las condiciones ecológicas del río que salieron afectadas por el derrame.

ENS: Algunos expertos dicen que esta emergencia del río traerá consecuencias en el mediano plazo en el régimen de lluvias de toda la región…

BB: Pues la verdad yo no quisiera afirmar nada al respecto porque hay mucha especulación, muchos comentarios sin fundamento, hay muchos intereses en juego, y el Instituto tiene que ser una voz extremadamente documentada e imparcial en este caso.

ENS: También se habla de imprevisión en cuanto a Gestión del Riesgo a pesar de existir normatividad legal…

BB: Como instituto de biodiversidad, le digo que ni tenemos el conocimiento ni la competencia para evaluar este aspecto, sobre todo que no participamos en ninguna de las etapas de evaluación ni de diseño del proyecto y no conocemos en detalle el tema técnico.

ENS: ¿Qué siente una experta como usted al ver el segundo río más importante de Colombia convertido en un hilacho en pocas horas?

BB: Pues ese era el efecto previsible del cierre de las compuertas y esa acción tuvo sus razones técnicas que nosotros, insisto, no evaluamos. Lo único que podemos entrar a revisar son los efectos de una decisión que también se tomó en condiciones atípicas. Lo que pasa es que a menudo nos enfrentamos con situaciones inciertas, con efectos inesperados en proyectos tan complejos.

El Instituto tiene que atenerse a sus responsabilidades, y digamos la percepción de las personas, incluso de los investigadores, siempre la miramos con mucho cuidado para que no vaya a distorsionar los requerimientos científicos.

Eso es lo que estamos haciendo en este momento, trabajar con el mayor rigor posible, independientemente de juicios y de la presión de terceros para que demos un diagnóstico.

ENS: ¿Qué significa una ‘decisión atípica’?

BB: Pues la decisión de cerrar las compuertas en este momento obedece a una serie de condiciones del proyecto que se han venido tomando en la medida en que se desarrolla, y siempre hay contingencias que los directivos de los proyectos tienen que resolver, y eso fue lo que ellos decidieron: cerrar las compuertas porque se requería hacer esa maniobra.

La ANLA es la que tendrá que decir si esa maniobra se tomó con base en los planes de gestión ambiental, etc., y con los protocolos que existen para estos casos.

ENS: ¿Una vez terminen de hacer ese diagnóstico y se lo entreguen a la ANLA, hasta ahí llega la misión del Instituto?

BB: No, nosotros también hacemos una propuesta de intervención. Nosotros sugerimos un camino a seguir de acuerdo con nuestras capacidades, identificamos los sitos donde habría que desarrollar algunas actividades, el tipo de actividades que creemos se deben surtir. Somos más proactivos en proponer soluciones, pero para ello debemos tener muy claras las condiciones de ese tramo del río.

ENS: ¿En cuántos meses estará listo ese reporte?

BB: Eso va a estar listo antes, queremos ser muy ágiles, pero como también trabajamos con la Aunap tenemos que producir un reporte conjunto, entonces el cronograma exacto no lo tenemos pero va a ser en pocas semanas.

(((RECUADRO)))

ENS: ¿Qué piensa de la decisión del Gobierno de permitir un proyecto piloto de fracking en el país?

BB: Estamos atentos a revisar el informe completo de la comisión de expertos, tenemos el mayor respeto por todos los que participaron en ella, aportamos todos los datos que nos solicitaron para consolidar su análisis, y creo que las conclusiones que aportan deben ser discutidas de la manera más equilibrada posible, sin pasiones que hacen difícil tomar una decisión de cómo se va a llevar ese tema.

Nosotros somos muy respetuosos de los otros científicos, y de sus competencias, creemos que la comisión hizo un trabajo estupendo.

ENS: ¿Pero Colombia estaba en mora de dar ese paso, de autorizar el fracking?

BB: Colombia tiene que garantizar que la decisión se toma con la mejor información y las mejores capacidades. La propuesta de la comisión de expertos de desarrollar unos experimentos para evaluar la capacidad que tenemos de gestionar un eventual desarrollo del fracking, creo que es muy sensata. Como científica siempre favorezco ante la incertidumbre desarrollar algunas pruebas y avanzar sin tomar la decisión hasta tanto no haya más elementos de juicio.