La BLAA celebra 62 años de historia

Foto cortesía

Una fiesta alrededor de la trayectoria de una de los ‘santuarios’ de literatura en Colombia se vive con la celebración de los 62 años que cumple la Biblioteca Luis Ángel Arango desde que abrió sus puertas al público.

En febrero de 1958 la BLAA se inauguró con una colección de 70 mil libros y una capacidad para 250 personas, que para esa época su edificio era menos de la mitad de lo que es actualmente.

En seis décadas la Biblioteca se ha transformado radicalmente, gracias a la demanda que sus públicos han hecho de sus servicios y al interés que tiene el Banco de la República por brindar a todos los colombianos infraestructura y colecciones culturales y patrimoniales de la más alta calidad: hoy la Luis Ángel no solo presta servicio en Bogotá, sino que lidera una red de bibliotecas que llega a 29 ciudades colombianas; su colección supera los 2’700.000 libros y anualmente atiende a más de cinco millones de usuarios físicos y a más de veintidós millones de usuarios digitales a través de su Biblioteca Virtual, que dicho sea de paso inició en 1996 y fue pionera en América Latina.

Para este año, la Biblioteca celebró invitando a sus empleados a que compartieran sus anécdotas y contarle a los usuarios de qué forma ellos han contribuido a que su trabajo esté lleno de recuerdos felices, así salir de la rutina de todos los años en los que eran los usuarios quienes enviaban mensajes de los recuerdos que tienen de la Biblioteca desde su fundación en redes sociales.

“No puedo imaginarme lo frío y árido que sería el mundo sin libros y sin el abrigo de las bibliotecas. Esos espacios que nos conectan con el mundo, con los otros y con nosotros mismos. Hoy agradezco pertenecer a la Biblioteca Luis Ángel Arango que lleva 62 años creando nuevos universos posibles para los colombianos. Que sean muchos años más, con todas las personas que la hacen posible, que son sus trabajadores y los muchos niños, jóvenes y adultos que a diario usan nuestros servicios. Sin ustedes, nada de lo que hacemos tendría sentido”, dijo Ana Roda Fornaguera, directora de la BLAA.