“La apuesta del centro, del centro liberal, no es contra personas”

Foto Archivo EL NUEVO SIGLO

Juan Manuel Galán, el exsenador que se apartó del oficialismo rojo y quien lleva años luchando para revivir la personería del Nuevo Liberalismo, es uno de los hombres fuertes de la llamada coalición de centro, al lado de Sergio Fajardo o Jorge Enrique Robledo.

En entrevista con este Diario, Galán explica qué es exactamente el centro, lo que pasa con Gustavo Petro, si ha tenido acercamientos con el oficialismo liberal e incluso habla sobre la eventual renuncia de la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, los candidatos uribistas y la reunión de los exalcaldes Enrique Peñalosa, Alejandro Char y Federico Gutiérrez.

EL NUEVO SIGLO:- A quince meses de la primera vuelta presidencial cree que Colombia apostará por un cambio político (que no generacional porque Duque tiene apenas 42 años)?

JUAN MANUEL GALÁN:.- Lo que el país va a apostar en el próximo año es por un cambio en la manera de hacer política. Los colombianos estamos hasta la coronilla, cansados, del clientelismo. Se quiere superar el pleito político, la polarización y la confrontación. Superar este nuevo ciclo de violencia por la falta de implementación de los acuerdos de paz a fondo. Necesitamos proteger la vida de los líderes sociales. Tenemos que acabar con la guerra contra las drogas, que es un gran lastre que Colombia carga desde hace 50 años, en donde la ilegalidad del tráfico de estupefacientes, del narcotráfico sostenido por esa ilegalidad y esa prohibición ha sido la principal fuente de violencia y de corrupción en Colombia. Si queremos que el país pueda reorientarse, reorientar su presupuesto, el de las Fuerzas Militares y de Policía y mejorar las condiciones de vida en esos territorios en donde el Estado nunca ha existido, debemos convencer al mundo de acabar la guerra contra las drogas para que acabemos con el narcotráfico y, de esa manera, con la principal fuente de corrupción y violencia.

ENS.-¿Qué es el centro político y qué ideas y posturas no caben, por ningún motivo, en el mismo?

JMG.- El centro debe ser una postura ética, una apuesta ética por el cuidado de la dignidad humana y el cuidado del medio ambiente. El centro debe mostrar que otra manera de hacer política es posible en Colombia. Una política alejada del populismo, de infundirle miedo y odio a la población. El centro debe poder convocar a la nación, poder presentar una propuesta de sentido de nación, incluyente, en donde las regiones no se sientan desconocidas ni marginadas. El centro debe ser descentralizado, que construya Estado, sobre todo en donde no ha existido, en donde no hay soberanía. Un centro con una vocación profundamente liberal, de conquista de derechos, de avance en la Constitución del 91, de defensa de los acuerdos de paz, no tanto para cumplirle a las Farc sino para cumplir a la Colombia marginada, campesina…

 ENS.- Ángela María Robledo, Juan Manuel Galán, Juan Fernando Cristo, Jorge Enrique Robledo, Humberto De la Calle, Sergio Fajardo… Dirigentes con orígenes políticos, partidistas e ideológicos muy distintos… ¿Cómo articular entre todos ellos una base programática y alcanzar un consenso sobre temas como listas al Congreso?

JMG.- Antes de pensar en alianzas mecánicas entre personas, por importantes que sean, debemos pensar en una alianza por unas propuestas, por nuevas políticas que le den un nuevo rumbo al país, políticas que no dependan solo de un gobierno, sino de todos los ciudadanos… Se requiere la construcción de Estado, de un gobierno con una ética muy clara en el manejo de los recursos públicos, en donde sea tan mal vista la evasión de impuestos como la corrupción. Hay que construir equidad, un sistema educativo público integrado de óptima calidad… Hay que hacer una apuesta en ciencia, tecnología e innovación, hay que aumentar el presupuesto. Una apuesta para 100 años en cuanto a la biodiversidad, ya que el mundo entró en era pospetróleo. Esa es la apuesta que el centro debe hacer.

  • ¿Y Petro?

ENS.- Fajardo no quiere hacer una coalición con Gustavo Petro ¿Juan Manuel Galán tampoco lo quiere pese a que sacó 8 millones de votos en la segunda vuelta presidencial de 2018?

JMG.- La apuesta del centro, del centro liberal, tiene que ser una apuesta no contra personas, ni contra la persona que encarna el proyecto de extrema derecha ni contra la persona que encarna el de la extrema izquierda. Esta alianza, esta coalición tiene que estar en sintonía con la gente, escuchar los territorios, y construir la propuesta con ese enfoque. Hay que proponer un nuevo rumbo para el país, un plan a corto plazo para la recuperación de lo que perdimos por la pandemia… La apuesta no es contra personas, es por una nueva política, alejada de caudillismos y personalismos.

ENS.- La coalición de Petro, la coalición “de la esperanza” que ustedes lideran, la coalición de la centroderecha en cabeza del uribismo ¿Ve más para 2022 o la pelea será entre esos tres ejes?

JMG.- Lo que espero es que esta coalición de centro por el cambio logre convocar, sobre todo, a los sectores abstencionistas, a los que rechazan la política, que no creen en nada o nadie. Construir o reconstruir la confianza en la política es algo fundamental para la democracia. Ese es el reto para los próximos comicios. El Nuevo Liberalismo logró precisamente eso, que la clase media, profesional, urbana, de principios de los 80, sintiera que había opción creíble, confiable, sincera, que representaba otra manera de hacer política. Esa debe ser nuestra apuesta.

ENS.- El año pasado, tras el congreso partidista en que se reeligió a César Gaviria como jefe único del liberalismo, uno de los mandatos fue buscar la reunificación de la colectividad ¿Ha existido algún acercamiento del oficialismo liberal con Usted?

JMG.- No, no hemos tenido ningún acercamiento. La verdad mi distanciamiento no fue por motivos personales, sino por motivos políticos… Reconozco que en el partido Liberal hay personas valiosas y hay personas que no se sienten cómodas con la dirección que el partido ha tomado, con la orientación que ha tomado, y todas esas personas estoy seguro que quieren genuinamente militar por las ideas liberales, por el pensamiento liberal, y en el Nuevo Liberalismo tendrían una casa para defender esas ideas, porque Colombia necesita un proyecto con ese talante y sentido ético.

  • La otra orilla

ENS.- ¿Cree que la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez va a renunciar para lanzarse otra vez?

JMG.- No lo sé, cualquier cosa sería especular. Lo importante es que la competencia que se avecina en Colombia sea de ideas y no un campeonato de insultos, de agravios, de noticias falsas, de montajes. Que realmente compitamos con altura.

ENS.- Tomás Uribe u Oscar Iván Zuluaga ¿A cuál ve más como un posible rival de la “coalición de la esperanza” en la contienda presidencial?

JMG.- No lo sé, serán decisiones que se vayan dando a medida que se avance en la campaña, pero de todas maneras tengo claro que vamos a enfrentar a un continuismo que va a buscar perpetuarse en el poder, pero es un proyecto retardatario, es un proyecto de derecha, que no le ofrece al país cambios ni transformaciones. El país quiere un cambio, un nuevo rumbo, un nuevo gobierno.   

ENS.- Se habla de reuniones entre Enrique Peñalosa, Federico Gutiérrez y Alejandro Char… ¿Cómo lee esta movida política?

JMG.- Creo, como decía hace 70 años Jorge Eliecer Gaitán, que son los mismos con las mismas. Es una recomposición de nombres, pero de nombres que representan lo mismo: un proyecto político caudillista, personalista, autoritario, regresivo, represivo, que no ofrece ni representa para los colombianos el cambio que millones de ciudadanos aspiramos.