Seis países han jalonado reducción global de contagios de covid

Foto archivo Anadolu

Hace poco más de un mes el mapa mundial de contagios era desolador. Más de 750.000 nuevos infectados se alcanzaron a registrar en un solo día, y simultáneamente comenzaron a descubrirse nuevas variantes del virus en Reino Unido, Brasil y África.

No obstante, de acuerdo con una publicación del New York Times titulada, “La pandemia está retrocediendo en los puntos más calientes. ¿Durará?”, en el último mes la situación mundial cambió rápidamente, ya que los nuevos contagios diarios de covid-19 se redujeron a la mitad de los que se habían presentado en el pico de esta nueva ola y, ello, gracias a las mejoras constantes de dichos números en algunos países, entre ellos Colombia.

Consciente de que los casos reportados no son del todo fiables en varias  regiones, especialmente en algunas partes de África, América Latina y el Sur de Asia, la hipótesis que plantea el medio norteamericano es el siguiente: “si bien a mayoría de los países han experimentado un descenso en los contagios durante el último mes, la reducción global total ha estado impulsada, en gran medida, por solo seis países con enormes epidemias”.

Se trata de Estados Unidos (-62%), Reino Unido (-70%), Sudáfrica (-84%), Brasil (-9%), Alemania (-55%), Colombia (-71%). y un acumulado del resto del mundo (esta reducción de casos se hizo analizando las cifras desde el 11 de enero al 20 de febrero).

En otras palabras, estos países están jalonando a la baja la cifra global de contagios y eso, sumado a que la vacunación masiva ya arrancó y las naciones ricas planean tener vacunados a los grupos más vulnerables para la primavera, parece estar creando una oportunidad idónea para la retirada del virus.

Una victoria relativa

Pero no hay que cantar victoria tan rápido. Como bien lo indicó el epidemiólogo de la facultad de Salud Pública de la Universidad de Columbia, Wafaa El-Sadr, este “es un gran momento de optimismo, pero es también frágil en muchos sentidos. Estamos viendo la luz al final del tune, pero sigue siendo un largo túnel”, precisó el epidemiólogo.

Ahora bien, ¿A qué fragilidad se refiere? Si 6 países están bajando el promedio mundial y la vacunación ya comenzó a aplicarse, ¿Cuáles son esos riesgos a los que se refiere El-Sadr?

En primera medida, muchos países todavía están pasando serias dificultades como Brasil que, pese a ser uno de los seis Estados que está moviendo la balanza hacia abajo, en estos momentos está luchando contra una nueva variante.

Esta y otras variantes, refiere The New York Times, podrían implicar nuevos picos de infección y podrían contrarrestar los efectos de la vacunación, pues se han dispersado rápidamente. “Una variante detectada en Gran Bretaña llegó rápidamente a los Estados Unidos y ha estado implicada en oleadas en Irlanda, Portugal y Jordania”.

Y por otra parte,  sencillamente hay otros países tales como República Checa (+28%), Estonia (+51%) y Perú (+81%) en los cuales la tasa de contagios está empeorando.

Países a la baja, ¿Qué hicieron?

Aunque no hay una única causa detrás de la ralentización de los contagios, expertos en salud pública han atribuido la disminución en los números a una combinación de tres factores: mayor rigurosidad en el distanciamiento social, uso del tapabocas, la estación del virus y un aumento de la inmunidad natural entre grupos con altas tasas de infección.

Ahora, los expertos internacionales creen que las vacunas desempeñarán un papel fundamental para mantener bajas las infecciones, prevenir hospitalizaciones y muertes e incluso reducir la posibilidad de mutaciones futuras, pero solo si los países pueden vacunar a grandes franjas de sus poblaciones.

“El próximo período será fundamental para evitar otra ola de infección” y precisamente por eso el desafío de mantener el número de contagios lo más bajo posible hasta que las vacunas entren en vigor, “será considerablemente mayor en países con programas de vacunación más lentos”.

Por último, aunque la vacunación no había comenzado en 130 países al iniciar, y pese a que más de las tres cuartas partes de las dosis de las vacuna administradas han sido aplicadas solo en 10 países (de acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud), de acuerdo con el jefe de vigilancia de enfermedades del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, Bruno Ciancio: “tenemos una ventana de oportunidad para aprovechar la disminución del número de nuevas infecciones. Debemos continuar con las medidas de salud pública en vigor y vacunar a la mayor cantidad de personas posible”.