Acabó califato en Siria pero no es el fin de la guerra

AFP

Varios yihadistas salieron ayer de sus guaridas y se rindieron a los kurdos. Advierten que miles de extremistas extranjeros retenidos en ese país son un peligro

____________________

Aunque la eliminación del “califato” territorial del grupo yihadista Estado Islámico (EI) cierra un largo y trágico capítulo del conflicto en Siria, la guerra que destruye ese país desde hace más de ocho años está lejos de su fin.

Varios yihadistas del EI que se escondieron en túneles durante la caída de su “califato” en Baghuz (este de Siria) se rindieron ayer a las fuerzas kurdo-árabes, informó esta milicia.

Paralelamente, las autoridades kurdas advirtieron a la comunidad internacional que los “miles” de yihadistas extranjeros y sus familias retenidas en Siria representan “un peligro”.

Al pie de una colina junto al último reducto yihadista del EI en el este de Siria, un equipo de la AFP puedo ver a decenas de hombres avanzando en fila india bajo la lluvia para subir a varios camiones.

“Son combatientes de EI que salieron de los túneles y se rindieron hoy” domingo, dijo a la AFP Jiager Amed, portavoz de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG).

Esta milicia kurda es la espina dorsal de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), las fuerzas kurdo-árabes que lucharon contra el EI con la ayuda de una coalición internacional.

En la fila había principalmente hombres, algunos con largas barbas y otros cubiertos con gruesas “abayas” (abrigos tradicionales). Algunos llevaban en la cabeza una kufiyya roja y blanca, vieron a distancia los periodistas de AFP.

Las FDS impidieron sin embargo acercarse a estos hombres.

“No se conoce su número. Puede que haya otros escondidos en los túneles”, añadió Amed.

Ayer se veía en el cielo humo negro de “almacenes de municiones (del EI) que se están quemando”, según un portavoz de las YPG.

El terreno que defendieron los yihadistas, a orillas del río Éufrates, todavía está lleno de bombonas de gas y bidones de agua.

Las FDS anunciaron el sábado la victoria contra los yihadistas en Baghuz que pone fin al califato proclamado por el EI en 2014 y que llegó a ocupar amplios territorios en Siria e Irak.

Esta victoria marca la caída territorial del “califato” autoproclamado en 2014 por la organización yihadista más temida en el mundo en grandes extensiones territoriales entre Siria e Irak. El EI había sido derrotado en diciembre de 2017 en Irak.

En el transcurso de los seis meses de ofensiva, más de 630 civiles murieron, según cifras del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). También murieron unos 1.600 yihadistas y 750 combatientes de las FDS.

Miles de yihadistas y sus familias que se refugiaron en Baghuz y sus alrededores a medida que el EI iba sumando revés tras revés en los últimos años, también se rindieron ante las FDS.

Según las últimas cifras proporcionadas por la FDS, más de 66.000 personas abandonaron esta área del este de Siria desde principios de enero, incluyendo 5.000 yihadistas y 24.000 miembros de sus familias.

Los combatientes fueron detenidos y encarcelados por los kurdos, que establecieron una administración semi autónoma en el noreste de Siria mientras que los no combatientes, especialmente las mujeres y niños, fueron retenidos en su mayoría en el campo de desplazados de Al Hol.

Muchos de ellos no ocultan su simpatía por la ideología extremista del EI, a pesar de las campañas de ejecuciones y atentados mortales reivindicados por la organización.

“Tenemos a miles de combatientes, niños y mujeres de 54 países, sin contar los sirios e iraquíes”, dijo el encargado de Relaciones Exteriores de la administración semiautónoma kurda, Abdel Karim Omar.

“Es necesario que haya una coordinación entre nosotros y la comunidad internacional para enfrentar este peligro”, advirtió.

Los kurdos sirios han advertido sobre una eventual fuga de yihadistas encarcelados y el abandono a su suerte de los niños que han estado expuestos a la propaganda del EI./