Cuatro asesinatos admite exlíder de izquierda italiana Battisti

Cortesía
“Todo lo que está escrito en las sentencias es verdad” dijo el ya condenado por esos crímenes a tiempo que se excusó por el dolor provocado a las familias de las víctimas.

____________________

SU respo0nsabilidad en cuatro asesinatos ocurridos en los años setenta admitió ante un juez italiano el  exactivista de extrema izquierda Cesare Battisti, fugitivo durante 40 años, al tiempo que  se arrepintió de haber creído en la lucha armada, informó la fiscalia este lunes.

Se trata de la primera vez que Battisti, quien fue extraditado a Italia, y que purga una pena de cadena perpetua, admite ser el responsable de los crímenes por los que fue condenado en rebeldía.

Battisti reconoció responsabilidad por "4 homicidios, 3 heridos graves y una cantidad de robos para autofinanciarse", dijo el fiscal antiterrorismo Alberto Nobili en conferencia de prensa en Milán este lunes.

"Yo hablo de lo que soy responsable y no voy a hablar de nadie", agregó el exactivista, según refirió el fiscal.

Aprovechando la confesión, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó que su país no volverá a ser "un paraíso de bandidos", en referencia a los años que pasó Battisti refugiado en el país sudamericano.

"Durante años denuncié la protección dada al terrorista, tratado aquí como exiliado político", escribió el mandatario ultraderechista en Twitter, junto a una foto de 2009 en la que se ve a Battisti rodeado de varios políticos de los izquierdistas Partido de los Trabajadores (PT, por entonces en el poder) y PSOL.

"En las elecciones, firmé un compromiso para mandarlo de vuelta a Italia para que pagara por sus crímenes. La nueva posición de Brasil es un recado para el mundo: no seremos más un paraíso de bandidos", agregó.

Battisti, fue extraditado a Italia en enero desde Bolivia tras fugarse de Brasil.

Por su parte el procurador jefe de Milán, Francesco Greco, precisó en la misma conferencia de prensa que Battisti admitió los cuatro homicidios por los que fue condenado, "dos de los cuales fue el ejecutor", dijo.

"Con esa admisión aclara tantas polémicas, rinde honor a las fuerzas del orden y a la magistratura de Milán y reconoce que actuó que en esos años de manera brutal", añadió Greco.

Durante el interrogatorio, celebrado el sábado y que duró 9 horas, Battisti se excusó por el dolor provocado a las familias de las víctimas.

"No se trata de una confesión. Quiso aclarar cómo fueron esos años, ese periodo histórico", explicó Greco.

"Dejó de demoler el sistema judicial de Italia y decidió ser claro", comentó Nobili al referirse a la larga historia de verdaderas y mentiras de Battisti, considerado un "terrorista despiadado" en Italia y en Francia y Brasil un perseguido político.

 Se arrepiente de la lucha armada

"Todo lo que está escrito en las sentencias es verdad", dijo Battisti a su abogado, Davide Steccanella, que se arrepintió también de haber creído en la lucha armada.

"La lucha armada impidió el desarrollo de la revolución social, política y cultural desatada por el movimiento de 1968, lo que habría sido absolutamente positivo y habría llevado al país a un progreso cultural social y político", sostuvo Battisti ante los jueces.

En Italia, la detención de Battisti fue aplaudida desde la derecha hasta la izquierda del arco político, en particular porque el exjefe de los Proletarios Armados por el Comunismo (PAC) clamó siempre su inocencia y nunca expresó arrepentimiento.

Battisti, de 64 años,  fue condenado una primera vez en Italia a principios de la década de 1980 a 13 años de prisión por pertenecer a las PAC durante los "años de plomo". Se escapó en 1981.