Piden 21 años de cárcel para expresidente Martinelli

Foto archivo AFP

La fiscalía de Panamá formalizó este viernes su petición de 21 años de cárcel para el exmandatario panameño, Ricardo Martinelli, por presuntamente espiar a sus opositores, en un juicio marcado por la salud del acusado, que fue enviado al hospital para ser examinado.

Martinelli creó "un aparato organizado de poder" al margen del Estado para la "vigilancia y seguimiento de personas" críticas con su gobierno (2009-2014), manifestó el fiscal Ricaurte González.

Ese "aparato" estaba "liderado por Martinelli", añadió González al presentar la solicitud de cárcel contra el expresidente.

En la audiencia de este viernes la fiscalía y los querellantes formalizaron sus acusaciones contra el exgobernante, responsabilizado de "pinchar" sin autorización judicial comunicaciones de unas 150 personas entre 2012 y 2014.

Entre los presuntos espiados estaban periodistas, sindicalistas, políticos, empresarios y miembros de la sociedad civil críticos con el gobierno de Martinelli, quien también está acusado de utilizar fondos públicos para comprar los aparatos de inteligencia con los que se habrían producido los "pinchazos".

Sin embargo, Roberto Carrillo, uno de los abogados del expresidente, señaló que la fiscalía "no podrá vincular a Ricardo Martinelli" con los hechos que se le acusan.

El exmandatario "en ningún caso patrocinó o promovió vigilancia alguna", indicó Carrillo.

Los opositores a Martinelli, un magnate de supermercados de 67 años, siempre lo acusaron de mantener una "dictadura civil" de cara a satisfacer sus intereses. 

 

"Embriagado de poder"

Aurelio Vázquez, otro de los fiscales, indicó que Martinelli está acusado de cometer cuatro delitos: interceptación de telecomunicaciones sin autorización judicial, seguimiento, persecución y vigilancia sin autorización judicial, peculado agravado por sustracción o malversación de fondos y peculado de uso. 

"El único responsable es el hoy acusado", dijo Vázquez, quien pidió que Martinelli "sea condenado a 21 años de prisión".

En la audiencia, el abogado querellante por parte de las víctimas, Carlos Herrera, enfatizó que el exgobernante "traicionó" su mandato e "hizo lo que le dio la gana" porque "se embriagó de poder".

"El exmandatario Martinelli es el responsable de causar esta invasión a la privacidad y era la persona que disfrutaba y gozaba de toda la información que le llegaba", dijo posteriormente Herrera a la AFP.

Martinelli fue extraditado desde Estados Unidos en junio de 2018, un año después de que fuera detenido en Miami, donde residía desde 2015 para eludir a la justicia panameña.

Esta es la primera vez que un expresidente panameño se enfrenta a un proceso judicial por delitos de carácter penal.

En el juicio está prevista la presencia de 175 testigos y más de 100 pruebas periciales y documentales.

"Es un logro que después de tantas excusas y cartas que utilizaron para evadir el juicio por fin podamos haber iniciado el mismo. Lo que se aproxima es la práctica de pruebas y entramos en el meollo del juicio", dijo Herrera.

 

¿Problemas de salud? 

El juicio había comenzado el pasado 12 de marzo, pero durante la primera audiencia la defensa de Martinelli solicitó una evaluación siquiátrica de su cliente, que dictaminó que padece "trastorno mixto ansioso depresivo" producto de su "situación legal actual".

La audiencia de este viernes debió iniciarse con dos horas de retraso debido a una subida de la presión arterial del acusado, por lo que el presidente del tribunal, Roberto Tejeira, ordenó realizarle una evaluación médica.

Martinelli presentó una presión arterial elevada, por lo que uno de los paramédicos que lo examinó recomendó su traslado a un hospital, debido a que el expresidente "mantiene los síntomas de mareo y dolor de cabeza".

Después de unas cuatro horas fue enviado nuevamente a la audiencia para escuchar las acusaciones y los alegatos de la defensa.

Los abogados del exgobernante, detenido en la cárcel El Renacer, a orillas del Canal de Panamá, han pedido en varias ocasiones prisión domiciliaria y una fianza de excarcelación por medio millón de dólares en favor de su defendido por motivos de salud, pero las peticiones han sido rechazadas.

"Ya comenzó el juicio oral contra el expresidente, ya eso para el país es un hecho histórico", dijo el fiscal González.

Las instancias de este juicio continuarán este lunes.