Rugen los motores de una F1 llena de novedades

Foto archivo AFP

El circuito urbano de Melbourne será de nuevo el escenario, a partir de esta noche hora colombiana, del inicio del Mundial de Fórmula 1, que esta temporada presenta muchas novedades para intentar acabar con el dominio de Mercedes y con un Lewis Hamilton como gran favorito.

Los últimos años la Fórmula 1 ha sufrido la ‘dictadura’ de Mercedes, que ha ganado los últimos cinco campeonatos, cuatro con Lewis Hamilton y otro (2016) con Nico Rosberg, y el intento de Ferrari por plantar cara a la marca alemana.

Tras dos subcampeonatos consecutivos y muchos errores el pasado curso, el alemán Sebastian Vettel (cuatro veces campeón del mundo con Red Bull, de 2010 a 2013) tendrá en 2019 la obligatoriedad de disputarle el título a un Hamilton que es el gran favorito a la corona, que sería la sexta para el inglés, a una del récord de Michael Schumacher.

Vettel contará con un nuevo compañero en el box de Ferrari, el monegasco Charles Leclerc, para el objetivo de devolver a la Scuderia un título que logró por última vez con el finlandés Kimi Räikkönen en 2007.

El alemán se impuso en el circuito urbano de Melbourne hace un año, aunque es cierto que Vettel se benefició entonces de una mejor estrategia por parte de Ferrari y por las condiciones de la carrera, alterada por la presencia del coche de seguridad.

Ferrari se destaca

Los ensayos de pretemporada han dejado algunas pistas de lo que puede ser el campeonato, aunque como siempre estas pruebas no son del todo fiables puesto que no todos los equipos las realizan en las mismas condiciones.

Y los Ferrari parece que están en condiciones de hacerle frente a los Mercedes. “Son actualmente los más rápidos”, admitió hace dos semanas Hamilton tras los últimos ensayos de pretemporada en el Circuito de Montmeló (Barcelona), en los que Vettel fue el más veloz.

Pero “los ensayos son los ensayos, no hay recompensa por ir rápido”, puntualizó. “Lo importante es ser el más rápido el sábado (16 de marzo, en la sesión de clasificación) en Melbourne”, señaló.

“Me alegra saber que Lewis piensa que somos los más rápidos, pero creo que los Mercedes serán muy fuertes en Australia y creo que nos equivocaremos por completo si creemos que somos más rápidos que ellos”, respondió el nuevo jefe de la Scuderia, Mattia Binotto.

Por todo ello, la hora de la verdad llegará el viernes de Australia, noche de Colombia, con los primeros ensayos libres del Gran Premio de Australia.

Será el momento también de comenzar a despejar otras dudas: ¿Qué papel jugarán los segundos espadas de Mercedes y Ferrari, Valtteri Bottas y Leclerc? ¿Seguirá Red Bull siendo el tercero en discordia y el holandés Max Verstappen una amenaza para Hamilton-Vettel? ¿Olvidará McLaren los problemas de los últimos años?

Punto adicional

Para tratar de igualar las fuerzas en un campeonato que ha sido muy desigual en los últimos años, los dirigentes de la Fórmula 1 han introducido numerosas novedades para esta temporada: se ha simplificado la aerodinámica para favorecer los adelantamientos; se ha aumentado el peso de los monoplazas y el de los pilotos se compensará con lastres; se reducen los tipos de neumáticos ‘slick’ (de seco) y se aumenta la seguridad con cascos reforzados y guantes biomédicos.

Aunque, sin duda, uno de los grandes atractivos del nuevo curso será el punto adicional que se dará al piloto que logre la vuelta rápida en carrera, siempre que quede entre los 10 primeros.

La lucha por este punto, que puede acabar siendo decisivo en la lucha por el campeonato, puede generar un gran interés en carreras que estén casi decididas a muchas vueltas para el final, tal como venía sucediendo en los últimos años.

El circuito de Melbourne, como cada temporada, comenzará a dar respuestas a todos estos interrogantes.

El favorito Hamilton

Tras lograr en 2018 su quinto título y alcanzar al mítico Juan Manuel Fangio, Lewis Hamilton buscará en la nueva temporada de Fórmula 1, una sexta corona que le deje a apenas una del hombre más laureado de la historia, Michael Schumacher, que logró siete.

Hamilton y Mercedes pondrán en juego sus títulos y tendrán en principio a Sebastian Vettel y Ferrari como los teóricos adversarios principales.

En 2017 y 2018, Vettel, de 31 años, y Hamilton, de 34, se enfrentaron por el título. En ambos casos el británico fue el ganador del pulso, viendo recompensada su sangre fría y su constancia.

Hamilton, con la confianza al máximo tras una temporada de ensueño con la que igualó a Fangio en el palmarés de títulos, asegura sentirse "más fuerte que nunca".

En Ferrari, el problema parece estar más en si va a ser capaz de liberar a Vettel de la presión.

La mejor gestión del equipo también es otro reto, para evitar que se produzcan momentos de caos o contrarios a los propios intereses de la ‘Scuderia’, como cuando pareció darse un tiro en el pie al anunciar en el marco del Gran Premio de Italia que Kimi Raikkonen no iba a continuar.

Por parte de Red Bull, la mirada estará dirigida sobre todo a Max Verstappen, otro joven talento de 21 años. El holandés progresó sensiblemente el año pasado en la segunda mitad del curso, con siete podios en nueve carreras, e incluso una victoria.

Otro joven piloto llamado a grandes tardes en los circuitos, el francés Pierre Gasly, de 23 años, fue promocionado a Red Bull como titular, después de 26 Grandes Premios en Toro Rosso.

El francés Esteban Ocon perdió su asiento en Racing Point (la antigua Force India) en beneficio del canadiense Lance Stroll, hijo del nuevo propietario y que será el compañero del mexicano Sergio Pérez. Ocon encontró acomodo en Mercedes como tercer piloto.

McLaren, por su parte, continuará su reconstrucción, ya sin el español Fernando Alonso, pero con una nueva dirección general y técnica. Con esa escudería correrá el único español de esta temporada, Carlos Sainz Jr.

Por su parte, Renault, que volvió a la F1 como constructor en 2016, ha fichado a un piloto de primera línea, el australiano Daniel Ricciardo, y espera reducir la desventaja con los 'top teams'.

Williams llega a la nueva temporada con gran incertidumbre. La escudería británica, última en 2018, se perdió las dos primeras jornadas de ensayos de pretemporada por no haber podido terminar su monoplaza a tiempo.

También están por ver las capacidades del polaco Robert Kubica, que vuelve a la Fórmula 1 después de un accidente de rally en 2011, que le dejó importantes secuelas en el brazo derecho.