Descontento en algunos sectores económicos por cuarentena de 3 días

Foto El Nuevo Siglo/Diana Rubiano

La medida decretada por la alcaldesa Claudia López, de cerrar la ciudad de sábado a martes, generó un rechazo generalizado de varios de los sectores económicos más importante de la ciudad.

Si bien entidades como la Cámara de Comercio aún no se ha referido a este respecto, otros gremios como Camacol, Fenalco, Asobares e incluso ProBogotá se manifestaron en contra y plantearon inquietudes relacionadas sobre todo con las inversiones que han hecho miles de empresas para implementar protocolos de bioseguridad.

Por ejemplo, Camacol Bogotá-Cundinamarca hizo un llamado a la Administración Distrital para que se replantee la propuesta de hacer cierre de las actividades económicas y sugieren mantener la reactivación segura de las actividades económicas. 

“Después de un año de aprendizajes en el manejo de la pandemia, no creemos que cerrar las actividades económicas sea una alternativa. La experiencia nos ha enseñado, por lo menos desde la actividad edificadora, que el cumplimiento estricto de los protocolos de bioseguridad es la manera de evitar la propagación del virus”, explicó el gerente de Camacol B&C, Alejandro Callejas Aristizábal.


Noticia relacionada: Bogotá tendrá 4 días de trabajo pleno por 3 de cuarentena estricta


 

Durante este año, las empresas han invertido importantes presupuestos en adaptar sus instalaciones y cumplir con los protocolos de bioseguridad, lo que les ha permitido detectar los casos a tiempo y registrar niveles de contagio bastante bajos. Por eso, el dirigente gremial recalcó la necesidad de seguir en esa línea que ha dado buenos resultados y con la que los empresarios han estado muy comprometidos.

“Desde el sector empresarial formal hemos apoyado, y lo seguiremos haciendo, las medidas que tome la administración para atender la pandemia, pero no le encontramos sentido al cierre general de todas las actividades en la ciudad”, puntualizó Callejas, quien recordó que el sector privado fue el primero en unirse a los esfuerzos para fortalecer el sistema hospitalario y la red de UCI para que no se tuvieran que volver a implementar este tipo de medidas, “y menos cuando ya se ha iniciado el proceso de vacunación”, finalizó diciendo Callejas.

Al respecto, si bien ProBogotá no se refirió abiertamente al tema, su presidente Juan Carlos Pinzón indicó ayer que es evidente que avanza un tercer pico y es importante tomar medidas, pero destacó que “en Bogotá el impacto del desempleo y de las quiebras ha sido mayor que en el resto del país”.

Comerciantes, los más afectados

En esto coincidió el gremio de los comerciantes que, como Camacol, manifestaron ayer una profunda preocupación por el impacto que tendrá la nueva cuarentena. Por el contrario, lo que este gremio propone es tomar medidas focalizadas al cuidado de las personas y al fortalecimiento del sistema de salud.

“Con las nuevas medidas adoptadas por la Administración Distrital y aprobadas por el Gobierno nacional, de cuarentena el fin de semana y pico y cédula, el comercio de la ciudad entra en una nueva crisis que implica más cierres definitivos, incremento del desempleo y un grave retroceso en la reactivación de la ciudad".

Juan Esteban Orrego, director de Fenalco Bogotá-Cundinamarca, aseguró que el principal problema del cierre obligatorio durante el fin de semana, es que estos son los mejores días para el comercio.

Y agregó que a la situación de estar cerrados durante 3 días, se suma que los otros 4 días regirá la restricción de pico y cédula que solo afecta al comercio formal limitando el acceso a la mitad de personas cada día, aún cuando ya hay máximo aforo por local.



 

“Hemos insistido en que el pico y cédula es una medida inequitativa, pues obliga al comerciante a ejercer una labor de control y vigilancia, además no hay evidencia científica comprobada que esto tenga incidencia en la disminución de contagios, y por el contrario arrastra la demanda al comercio informal donde no hay control estricto en los protocolos de bioseguridad”, finalizó diciendo el líder gremial.

Una de las primeras asociaciones que se manifestó en contra de la nueva medida fue Asobares pues, una vez se conoció la norma, reiteró su rechazo a los lineamientos dictados desde los ministerios del Interior y de Salud.

“Recargar en las actividades nocturnas el peso de las restricciones, incrementa los efectos negativos que se derivan de la pandemia, en un sector que sin duda continúa siendo el más afectado, al no haber podido ingresar plenamente a la reactivación económica y que intenta sobrevivir con el gran avance que son las pruebas pilotos para bares y gastrobares, las cuales, notoriamente se ven truncadas con las restricciones que a manera de recomendación se dictan”, indicó Asobares.