Game Of Thrones: “El invierno está aquí”

Foto cortesia
Hoy a las 8:00 p.m. en Colombia se verá el primer capítulo de la última temporada de esta serie. Fueron dos años de espera para esta última entrega

 

“VEAMOS qué trae esta serie que tanto promociona HBO”. Así comenzó hace ocho años el viaje de quien en este momento escribe estas letras, a través de un mundo nacido de la mente del escritor George R.R. Martin, modificado y perfeccionado para la televisión por los productores y creativos David Benioff y D. B. Weiss. Casi una década después, solo queda darles las gracias.

Seis capítulos de una hora 20 minutos de promedio, algo más de un mes de serie corrida, US$10 millones de inversión (poco más, poco menos) por chapter (capítulo), 30 millones de espectadores de todo el mundo en cada trasmisión en vivo, una treintena de actores que jamás serán olvidados, media docena de directores, dos creadores y productores que serán recordados por generaciones, un padre que hizo de estas novelas un hito literario y televisivo, y un título: Game of Thrones.

Fueron siete temporadas de un recorrido fascinante, lleno de suspenso a más no poder, de escenas pasadas de tono que se vuelven indispensables para la trama, de personajes complejos que, como en la vida real, no terminas de entender, de pasión, locura y engaño, pero delante de todo eso se puede ver una rica historia política donde buscar, lograr y mantener el poder es lo más importante.

Hoy, a pocas horas para que dé inicio la octava y última temporada (08:00 p.m. hora Colombia) millones de fanáticos en todas partes del mundo hacen planes para que esta noche solo haya una cosa qué hacer: sentarse frente al televisor a ver lo que por tanto tiempo se ha esperado, el desenlace de una truculenta historia que con cada escena genera más expectativa.

The Winter is here

Esta frase “the winter is here” o “el invierno está aquí” la dijo Jon Snow (personaje principal) en una de sus últimas apariciones de la séptima temporada, haciendo referencia al lema de la casa de la familia de “su padre”, the winter in coming, los Stark de Winterfel -evitaré spoilers para los que no la han visto-. Pero esto va más allá de una simple frase. Con el lema de esta casa comienza la serie, y ahora con lo dicho por Jon Snow, podemos decir que el final ya está acá.

En una batalla constante entre el bien y el mal, entre la traición y el honor, donde por lo general tanto el bien como el honor no dan ‘pie con bola’, ha transcurrido esta historia, y poco da para pensar que al final algo de esto podría cambiar.

Algo que debemos tener en cuenta y que hace de esta serie algo único, es que los personajes principales y los que más enamoraron al público, mueren de manera trágica y agónica y el despiadado, aunque también sufre bastante, sale avanti, así que por qué habría de pasar los contrario con Daenerys Targaryen, Jon Snow, Tyrion y Jaime Lannister o Arya y Sansa Stark.

Batalla de hielo y fuego

Mientras en la cotidianidad del juego por el trono en Westeros o Poniente (continente ficticio donde transcurre gran parte de la serie) las batallas entre las casas más importantes del reino ocupan el primer plano de la historia, desde la primera temporada se viene preparando una guerra que definirá ese mundo, y es que la maldad tiene forma de “caminante blanco” y el bien, toma la forma de dragón.

La octava temporada tendrá como punto principal esta guerra entre los vivos, comandados por Jon Snow y Daenerys Targaryen vs los muertos, liderados por “el Rey de la noche” y sus caminantes blancos. Pero aunque esto tendrá una importancia mayúscula, la trama en Westeros será la que se lleve los honores de todas las preguntas y miradas, ya que son tantas las cosas que quedan por definir entre estas familias, historias que hay que cerrar y tramas inconclusas que se deben resolver que los seis capítulos que se nos entregarán del 14 de abril al 5 de mayo parecen muy poco para poder contener todo esto.

Vamos con lo obvio. Que la serie tiene escenas de sexo, sí; que hay relaciones incestuosas, sí; que hay momentos sangrientos que sobrepasan los límites morales de muchos, sí; que se juega con la fantasía mágica, sí; y que hay historia de amor en entre princesas y príncipes, claro que sí; pero que esto define a Game of Thrones, definitivamente no.

¿Y luego qué?

Al final de esta temporada se termina esta historia, pero ya HBO ha dicho que tendrá otras más para contar referentes a este mismo mundo. La rebelión de Robert Baratheon es una fija para la cadena estadounidense, así como lo es la rebelión de los Greyjoy o la historia de la conquista de Poniente por Aegon Targaryen, sus hermanas y sus dragones.

Así que luego del final de Juego de Tronos podemos esperar -quizá por años- conocer lo que George R.R Martin aún no ha plasmado en sus libros y tener ya en nuestra memoria la historia completa de este maravilloso y macabro mundo que dejó huella en toda una generación de espectadores.