ES LA NACIÓN NÚMERO 37 DE LA OCDE
Un año de Colombia en el Club de los Ricos

“Es un honor estar conmemorando este primer año de membresía de nuestro país de la Organización de Cooperación y Desarrollo, OCDE. Este, sin lugar a dudas, ha sido un paso trascendental en nuestra historia y en nuestro espíritu de contribuir de manera clara al multilateralismo”, manifestó el presidente Iván Duque en un acto en el que se conmemoró el aniversario del ingreso de Colombia a esa organización, denominada también el Club de los Ricos.

El mandatario recordó que Colombia se convirtió en el país miembro número 37 de la OCDE y en el tercero de América Latina (después de Chile y México) “en alcanzar el privilegio de pertenecer a una organización que diseña y contribuye en la formulación de políticas públicas para el progreso de nuestras naciones”.

El jefe de Estado relató el camino recorrido por Colombia para la membresía en la OCDE y calificó como un honor “haber sido el primer presidente en ejercicio que se dirigiera a todo el pleno de la OCDE en París”, en 2018.

Desde entonces, Colombia ha tenido aspectos de carácter transversal en materia de políticas de desarrollo digital, políticas de género, de lucha contra la corrupción y transparencia, políticas sociales, políticas fiscales, que hoy tienen no solamente un buen recibo en la comunidad internacional, sino que se han convertido en referentes.

Ventajas

De otro lado, uno de los analistas más importantes del país, el exministro de Hacienda, Juan Camilo Restrepo, dijo a EL NUEVO SIGLO al analizar el aniversario de la entrada de Colombia a la OCDE, que “creo que ha sido, en líneas generales, una buena experiencia. Este es un Club de Ricos que se fundó después de la Segunda Guerra Mundial, entonces pertenecer a un Club de Ricos cuando uno no es rico pues tiene sus ventajas, ¿No?”.

Señaló que “básicamente porque primero, tiene acceso a mucha información, un banco de datos muy completo sobre economía, sobre fiscalidad, sobre todos los aspectos de la economía. Tiene también la ventaja, a diferencia de lo que es el FMI, que sus consejos o recomendaciones no son obligatorias. Entonces, le permite a Colombia tener una información muy completa sin que esté vinculado con unas camisas de fuerza”.

Los cuidados

Asimismo, Restrepo advierte que “ahora, hay que tener ciertos cuidados, me parece a mí, el principal de ellos es que la OCDE básicamente maneja información y criterios que son fundamentalmente para países altamente desarrollados, entonces uno no puede extrapolar o traer esos criterios sin hacerles un beneficio de inventario, porque no hay que olvidar que estamos en Cundinamarca y no en Dinamarca. De resto, es un club de buenas costumbres, de buenas prácticas bancarias, financieras y demás, que es muy útil para Colombia estar en este grupo”.

Al indagársele al exministro si el estar en la OCDE le ha servido para agilizar los créditos del Fondo Monetario Internacional, el mismi dijo que “ese crédito ya lo había adquirido Colombia bien antes de pertenecer a la OCDE y no depende de un visto bueno. Ese crédito se lo ha ganado Colombia con buenas prácticas macroeconómicas y no por recomendación de la OCDE”.

Sobre lo que podría hacer el país para aprovechar mejor ese vínculo que tiene con el organismo, sostuvo que “yo creo que estar allí, seguir los debates, seguir la información, utilizar toda esa información sobre buenas prácticas financieras que allí se practican, ver qué nos sirve, ver qué no nos sirve, no ir a aplicar eso como unos borregos sino hacer un filtro, pero si es un centro de información y de criterios muy buenos”.

Respecto a si no es una paradoja estar en el Club de Ricos, cuando el país registra alta pobreza y alto desempleo, Restrepo indica que “bueno, hay algunos países en vía de desarrollo, unos pocos que hacen parte de ese club: México, Chile, de manera que también están enseñados a manejar y entender las especificaciones que en esta pandemia tenemos los países más pobres”.


Le puede interesar: En un año otros 468.000 colombianos quedaron sin empleo


Buenas prácticas

Por su parte, el presidente de Analdex, Javier Díaz, manifestó a este Diario que la entrada de Colombia a la OCDE “ha sido positivo. Creo que estas son organizaciones que tienen unas buenas prácticas a nivel internacional y tener ese referente de buenas prácticas resulta muy positivo para el país”.

Diaz puso como ejemplo de los avances “en el caso de la expedición de normas, hemos visto cómo las normas ahora se tienen que publicar por parte de las entidades, colgarlas en su página web durante un tiempo determinado y que los ciudadanos puedan hacer los comentarios a esos proyectos de reglamentación o decretos o resoluciones y creo que eso le permite a la ciudadanía tener una mejor regulación, una mejor norma y creo que ese proceso, por ejemplo, ha sido muy positivo, pero igualmente, desde el sector privado, nosotros, por ejemplo, con la OCDE hemos estado construyendo un protocolo para la exportación de oro. Eso es algo en lo que Colombia tiene problemas porque buena parte del oro que exporta el país proviene de actividades o informales o ilegales”.

Indicó el dirigente que “la OCDE tiene la experiencia en países en conflicto, particularmente en África y hemos tomado esa experiencia como una buena práctica y hemos estado trabajando en la elaboración de un protocolo que nos permita formalizar esa exportación de oro, de tal manera que esa exportación sea formal, legal y no esté articulada con grupos ilegales o con la informalidad. Esos son dos ejemplos claros de cómo seguir buenas prácticas internacionales hace que la economía funcione de una mejor manera”.

Aprendizaje

Sobre si a Colombia le ha servido estar dentro del organismo para los créditos del FMI, Diaz señaló que “yo no sé si eso ha servido porque creo que ahí juega más todo el tema de las calificadoras de riesgo. En esa parte financiera, juega más la calificación de riesgo y cómo está manejando la economía. Yo creo que tiene que ver más con otros indicadores donde Colombia tiene unas brechas y de lo que se trata es precisamente de cerrar esas brechas en la parte de educación, de pobreza, en fin, ahí hay una serie de indicadores que permiten hacer la comparación de cómo estamos en relación con los otros países, cómo está la brecha y cuáles son las tareas que debemos hacer para cerrarlas”.

El presidente de Analdex puntualizó que el balance para Colombia “creo que ha sido positivo, y creo que, repito, el país tiene mucho que aprender de países muchos más desarrollados, entonces esa ha sido una buena experiencia".

En el aspecto del comercio exterior, el dirigente manifestó que “estamos mirando algunas buenas prácticas que ha tenido la OCDE y los países que la componen, cómo han manejado determinados temas, todo este tema de introducir tecnología en los procesos de comercio exterior, el tema de gestión del riesgo, cómo han manejado esos otros países el comercio, creo que ahí hay también referentes que nos permiten  ver dónde está Colombia, dónde están los otros países y qué debemos hacer para mejorar en estos indicadores”.

Respaldo

Por su parte el economista Ángel Gurría, secretario General de la OCDE, y quien recibió la Orden de Boyacá, en el grado de Gan Cruz, como reconocimiento del Gobierno de Colombia a su tarea, dijo, a manera de gestión de Colombia, que “llevó a cabo un esfuerzo ejemplar para entrar a la OCDE, realizando importantes reformas durante el proceso de adhesión para armonizar su legislación, sus políticas y sus prácticas con los estándares de la OCDE. Reformas para mejorar la competitividad de la economía, la eficiencia del Gobierno y el bienestar de la población. Reformas en áreas como el mercado laboral, el sistema de justicia, el gobierno corporativo de las empresas públicas, las compras públicas, la integridad y lucha anticorrupción, el comercio internacional, así como el fortalecimiento de las políticas de competencia y el establecimiento de una política nacional sobre químicos industriales y gestión de residuos”.

Reformas

Sostuvo el directivo que “el proceso de adhesión sirvió como un catalizador para que Colombia llevara a cabo reformas que ya están mejorando el bienestar de sus ciudadanos, como la reducción de la informalidad, aunque todavía relativamente alta; la mejora de la calidad y el impacto de la educación y la capacitación; así como la sostenibilidad a largo plazo del sistema de salud”.

Indicó el máximo dirigente de la OCDE que “este trabajo intenso no termina con la membresía. Colombia todavía tiene una serie de retos por delante, incluyendo el proceso de post-acceso en donde seguiremos acompañándolos mediante el seguimiento formal a los compromisos asumidos en los comités de medio ambiente, químicos, gobernanza pública, política regulatoria, empleo, comercio y pesca. Y seguiremos ampliando la colaboración”.

Gurría fue enfático al sostener que “la membresía de Colombia nos ha ayudado a entender mejor a América Latina, y la complejidad y el enorme potencial de las economías emergentes. Junto con México y Chile, Colombia ha jugado un rol importe en la diseminación de las mejores prácticas y estándares de la OCDE; ha abierto camino para la adhesión de países vecinos como Costa Rica (que está en vísperas de convertirse en Miembro de la Organización), y sin duda ha motivado las solicitudes de adhesión que recibimos de Argentina, Brasil y Perú”.


Además lea: Justo & Bueno pide entrar en proceso de reorganización


El crecimiento

De otro lado, y referente a la situación económica de Colombia, Jens Matthias Arnold, coordinador del Departamento de Economía para América Latina de la OCDE, dijo que ese organismo va a subir la previsión de PIB de Colombia para 2021, de 3,5% a 5%. 

Lo anterior teniendo en cuenta que hay una mejor expectativa de reapertura y porque, a pesar del retraso en la aplicación de vacunas contra la covid-19, el plan avanza. 

De acuerdo con Arnold, Colombia “hizo una respuesta contundente para contener la crisis de la pandemia en temas como desempleo y en iniciativas para defender a las empresas y personas con programas como el subsidio a la nómina y el Ingreso Solidario”. 

Todavía con ese buen panorama de respuesta, desde la OCDE ven que Colombia debe pensar en ajustar la regla fiscal en 2022 para que tenga una trayectoria de deuda, y cumplir así con las metas en el futuro más cercano. 

Lo anterior es importante toda vez que “se requiere mandar ese mensaje a los mercados para que se entienda que se van a tomar medidas”.

Para Arnold, esta reforma tributaria es sustancial en la medida en que se piense como una iniciativa estructural. 

Un punto que ven desde el organismo internacional que debe cambiarse es que, en Colombia, pocas personas pagan impuestos y la carga se la llevan las empresas. 

Aunque hay retos en ese sentido y por eso es que apoya el esquema de devolución del IVA e incluso ve posible ampliarlo, desde los dos primeros deciles, a los cuatro deciles de la población. 

De ahí que también sea sustancial mejorar el alcance de programas como Ingreso Solidario “para llegar a más gente que quedó afectada por la pandemia y, con eso, garantizar iniciativas de protección social”. 

El representante de la OCDE dijo que sería bueno pensar en una renta básica universal, condicionada para aquellos que no pueden tener ingresos constantes.

EL EXMINISTRO de Hacienda, Juan Camilo Restrepo dijo que “pertenecer a un Club de Ricos cuando uno no es rico pues tiene sus ventajas, ¿no?”. /ENS

EL PRESIDENTE de Analdex, Javier Díaz, sostuvo que “la entrada de Colombia a la OCDE ha sido positivo”. /ENS

EL SECRETARIO General de la OCDE, Ángel Gurría, dijo que Colombia “llevó a cabo un esfuerzo ejemplar para entrar, realizando importantes reformas”. /ENS

El manejo de la pandemia

Ángel Gurría sostuvo que “incluso en el difícil contexto de la covid-19, Colombia ha sido un ejemplo a seguir. El país ha abordado la pandemia y la crisis económica y social que ha venido con ella de forma innovadora y proactiva. No ha sido sencillo para ningún país, particularmente en América Latina.

Sin embargo, Colombia ha extendido el apoyo a la población más vulnerable mediante el programa Ingreso Solidario, impulsando además la inclusión financiera; ha mantenido un decidido apoyo a las empresas grandes y pequeñas, mediante el Fondo Nacional de Garantías; y está impulsando un proceso de regulación masiva, orientado a beneficiar y otorgar garantías legales a 2 millones de migrantes venezolanos en Colombia. Para sostener estos esfuerzos, es menester continuar avanzando este año con el importante proyecto de la reforma fiscal que será fundamental para ayudar a incrementar la recaudación, reducir la deuda y fortalecer la protección social".

Agregó que "nos llena de orgullo que Colombia haya buscado en la OCDE un socio en el diseño de una estrategia de recuperación resiliente, sostenible e inclusiva en respuesta a esta crisis global sin precedentes. Estaremos trabajando juntos para desarrollar e implementar soluciones políticas integradas para avanzar en la recuperación, en temas de alta importancia para el país como la protección social y la formalización laboral; la competencia y regulación; y la productividad y la sostenibilidad".

La estrecha relación que la OCDE y Colombia han forjado en la última década es testimonio de valores y principios compartidos y una firme convicción de que la única manera de enfrentar nuestros desafíos es a través de la cooperación multilateral.