Meta del recaudo sería de $18 billones con tributaria

Gráfico Robinson Bonces

Aunque el presidente Iván Duque decidió retirar el texto del proyecto de reforma tributaria que ya tendría ponencias listas, tanto a favor como en contra, el cambio en el recaudo pasaría de $23,4 billones a cerca de $18 billones.

Al parecer hoy se podría conocer el contenido del nuevo proyecto que aparentemente el Gobierno se comprometió a conciliar con los partidos políticos, gremios y otras fuerzas sociales del país. Varios de los puntos que dijo el mandatario se incluirían y permanecerían en el contenido serían una sobretasa de renta temporal a empresas, prorrogar el impuesto al patrimonio de forma temporal, incrementar el impuesto a los dividendos transitoriamente, crear una sobretasa de renta a personas de mayores ingresos, profundizar programas de austeridad del estado y vender activos de la Nación.

De acuerdo a declaraciones del viceministro de Hacienda, Juan Alberto Londoño, el nuevo texto de la reforma tributaria no eliminará la categoría de exentos para evitar que el IVA de la cadena de producción afecte los productos de la canasta básica familiar.

Así mismo, eliminará la propuesta de gravar con IVA los servicios básicos de gas, energía, acueducto y alcantarillado, que se había planteado inicialmente para los estratos 4, 5 y 6. Además, no se aumentaría ese impuesto a la gasolina, que actualmente tiene una carga de 5% y se había propuesto aumentarla al 19%.

Según el mandatario, no habrá cambio en las “reglas de juego” del IVA, por lo que este impuesto no se agregaría a más productos, como lo había contemplado la reforma tributaria original, en la que incluso se proponía gravar los servicios funerarios.

Los objetivos

Esas modificaciones harán que, como lo anunció el viceministro Londoño, la reforma tributaria reduzca su objetivo de recaudo, el cual, podría ubicarse cerca a los $18 billones.

Para completarlo, como lo dijo el mandatario, el equipo del Ministerio de Hacienda deberá acoger algunas de las propuestas que han hecho diversos sectores políticos y gremiales, y así salvar la nueva reforma tributaria.


Le puede interesar: Las reacciones al retiro de la reforma tributaria


Impuesto de renta

Otro de los pasos al costado del Gobierno nacional en la reforma tributaria será la ampliación de la base gravable. “Las personas que hoy no pagan el impuesto de renta, no van a pagarlo; es decir, no se va ampliar la base del impuesto de renta”, afirmó el mandatario. El régimen de declaración de renta se mantendrá como se ha venido manejando, es decir, las personas con ingresos mensuales por encima de los 4,1 millones de pesos deberán declarar el impuesto.

Enajenación de activos

También proponen adelantar enajenación de activos de la nación que en su conjunto pudieran otorgar hasta $15 billones para ser utilizados en el fondeo inmediato de programas como Ingreso Solidario y PAEF, al igual que necesidades de servicio de la deuda a corto plazo. Falta conocer el texto para saber qué apartes fueron eliminados y cuáles fueron adicionados en reemplazo o modificados para acoger las propuestas externas.

Impuesto a la riqueza

El impuesto a la riqueza se va a mantener y será a partir de los $5.000 millones. El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, explicó que en la iniciativa se corrige lo referente a que una persona con patrimonio de $5.000.000.001 pagaba $50 millones (1%) y la de $4.999.000.000 pagaba cero, este podría tener un incremento de hasta el 2%.

Sí se introduce una tarifa ascendente para que quienes tienen muy alto patrimonio paguen una suma importante. Según el jefe de la cartera de Hacienda, “el impuesto al patrimonio grava tenencias de activos que ya han sido gravados. Cuando ahorro y construyo un patrimonio, eso se hace luego de pagar el impuesto de renta”.

Se generará para quienes tengan una riqueza por valor superior a $5.000 millones con una tarifa del 1% y 2% cuando sea superior a los $15.000 millones. Se estima que con esto se podrían recoger hasta $1 billón a partir del primer año.

Tarifa de renta para empresas

Por su parte, las entidades financieras que tengan una renta gravable igual o superior a 120.000 UVT (2019: $4.112.400.000), deberán liquidar una sobretasa del 4% por el año 2019, del 3% por el año 2020 y del 3% por el año gravable 2021.

En el actual proyecto de Ley se plantea que el esquema de tarifa marginal a partir de utilidad de $500 millones inicia en 24% para las empresas pequeñas y 30% para las medianas y grandes. Se impondrá la sobretasa de renta de 3 puntos por 2 años para financiar el Programa de Impulso a la recuperación del empleo.

Impuesto a los dividendos

El impuesto a los dividendos aumentaría 5 puntos porcentuales, pasando del 10% al 15%. Este tributo pasará del 10% de dividendos superiores a los $10 millones, al año, al 15% para dividendos arriba de los $30 millones, al año.

Enajenación de activos

Se adelantaría, asimismo, la enajenación de activos de la nación que en su conjunto pudieran otorgar hasta $15 billones para ser utilizados en el fondeo inmediato de programas como Ingreso Solidario y PAEF, al igual que necesidades de servicio de la deuda a corto plazo.


Además lea: Corte Constitucional, ávida de más demandas ciudadanas


Austeridad en el gasto

En términos de austeridad, se contemplan medidas como que solo el personal (nómina) y la compra de bienes podrán aumentar según la expectativa de inflación. Esto quiere decir que en términos reales el gasto del Gobierno en estos dos rubros, equivalentes a cerca del 21% del presupuesto de funcionamiento del Gobierno Central en 2021, se mantendría congelado por 5 años.

Sin duda ahora con el retiro del proyecto de Ley de Solidaridad Sostenible o reforma tributaria, el Gobierno le apuesta a una nueva iniciativa que permita pagar los gastos de la pandemia y garantizar los programas sociales a los más vulnerables.

La idea de la iniciativa es que los de más ingresos contribuyan con los más vulnerables.

En todo caso, dijo que no habrá ningún incremento para bienes y servicios a través del IVA, ni se cambiarán las reglas existentes, ni tampoco se afectará el impuesto de renta a personas naturales.

Lo que se tenía

En el último cambio con el que se radicó el proyecto de reforma, se contemplaba recaudar $23,4 billones de los que $17 billones llegarían de personas naturales, $7,3 billones los pondría el IVA; otros $3,7 billones los impuestos a empresas, y $4,6 billones son un saldo que se resta por las transferencias de ley a las regiones y ciudades.

Sin embargo, este proyecto ya estaba recortado ya que cuando se estableció el anteproyecto, la meta de recaudo era de $30,1 billones.

De otro lado, el Gobierno señaló que se van a tener en cuenta las propuestas que ya han puesto sobre la mesa muchos sectores políticos y gremios como la ANDI, el Consejo Gremial y los partidos, bajo el argumento que hay que buscar que las personas que más tienen puedan hacer un aporte para sortear esta situación y dejarle allanado a la próxima administración un camino que le permita navegar.