Lupa de CNE a posible trasteo de votos en La Guajira

Foto archivo El Nuevo Siglo

El Consejo Nacional Electoral (CNE) informó que por primera vez, y gracias a la denuncia de un ciudadano, se investigará la trashumancia electoral, mejor conocida como trasteo de votos, en el departamento de La Guajira, específicamente en el municipio de Barrancas.

La decisión busca investigar a 2.383 ciudadanos que presuntamente no residen en el municipio y desde 1994 han inscrito su cédula allí para participar en las elecciones regionales.

Doris Méndez, magistrada de la corporación aseguró que “se puede hablar aquí de una presunta trashumancia histórica, es decir, una práctica sostenida en el tiempo de unas personas que no habitan en ese municipio, ni tienen allí ningún arraigo y se han dedicado a votar en ese lugar por años, no sabemos con qué fin o interés, eso lo determinaremos en la investigación”.

La togada sostiene que esta investigación busca “darle la vuelta a la página para reivindicar la confianza en un proceso electoral. Vamos a estar acompañados de la Procuraduría, la Contraloría y la Fiscalía, vamos a trabajar duro en recobrar la confianza allí. Esto pasará a la historia”.

A su turno, el magistrado Jaime Luis Lacouture, sostuvo que se van a revisar las inscripciones que se hicieron en el pasado “pues nunca antes en el departamento se hace una investigación de esta magnitud, lo que buscamos es identificar a los trashumantes, las sanciones pueden llegar hasta la cancelación de la inscripción”.

Sin embargo, Barrancas no es el único municipio que presenta el problema de inscripción irregular de cédulas en las elecciones. Según la Misión de Observación Electoral (MOE), en un informe publicado el 27 de marzo de este año, son 13 los municipios de Colombia que presentan un alto índice de cédulas, posiblemente inscritas de manera irregular.

El que se lleva el premio es Puerto Gaitán en el Meta con 5.073 personas inscritas; seguido de Cabuyaro en el mismo departamento con 428; Villagómez en Cundinamarca con 191; Puerto Colombia en Atlántico con 2.103; y Arroyohondo en Bolívar con 820. Los siguientes son El Dorado, Castilla la Nueva y San Zenón en El Meta; la Jagua de Ibirico en el Cesar, Guataquí en Cundinamarca, Zetaquía en Boyacá y Guamal en el Meta.

Esta alerta se emite con base en la diferencia que existe entre el censo electoral y la cantidad de personas que se inscribieron en comicios anteriores.

La MOE identificó que hay municipios que sobrepasan la tasa nacional de inscripción de cédulas, es decir, donde más gente ha ido a inscribirse con respecto a la media del país. Por ejemplo, la MOE denuncia que en Mutatá, Antioquia, según el DANE hay 22.505 ciudadanos y se han inscritos 1.013 cédulas lo que representa una proporción de inscritos sobre el censo electoral de 9,3%. A nivel nacional, en promedio, la proporción de inscritos sobre el censo es de 2,1% (es decir, que los 574.930 ciudadanos inscritos a la fecha de corte corresponden al 2,1% del censo electoral nacional de 35.593.391). Con este criterio, la MOE llamó la atención sobre nueve municipios adicionales, cuya proporción de inscritos es más de tres veces el promedio nacional.

Así mismo la MOE les hizo un llamado a los alcaldes en zona de frontera para que no permitan que se presente en su territorio la trashumancia electoral. Esto debido a la fuerte migración de colombianos residentes en territorio venezolano que pueden votar el día de las elecciones.

Jairo Oviedo, coordinador de la MOE para Norte de Santander, enfatizó en que “el Alcalde de Villa del Rosario nos alertó y pidió que replicáramos la información a todos los alcaldes de la zona fronteriza. Hay una necesidad de estar muy alerta frente a la posibilidad de casos de trashumancia”.

Así mismo, indicó que la MOE hizo una solicitud a la Secretaría de Gobierno de Norte de Santander “para que oficie a los alcaldes de los 40 municipios del departamento, con el fin que estos en su calidad de jefes de Policía de los municipios le recuerden a los diferentes partidos y movimientos políticos la necesidad de respetar la normatividad en materia de trashumancia y transparencia electoral”.