Economía creció menos de lo esperado: 2.8%

Archivo

El crecimiento en el primer trimestre de 2019 fue de 2,8%, 0,8% más que el mismo periodo del 2018. Este resultado se debe principalmente al buen comportamiento de sectores como actividades financieras, el comercio al por mayor y al por menor, minería y en menor medida por la industria manufacturera.

La cifra para el primer cuarto del año fue un poco menor a la prevista por los mercados que esperaban un PIB por encima del 3% e incluso el Banco de la República había pronosticado 3,2%. El ministerio de Hacienda preveía 3,3%.

Frente al trimestre anterior, el Producto Interno Bruto aumentó 0,1%, aunque este comportamiento se debe a un decrecimiento de 4% en la construcción, de 1,7% en el sector de información y comunicaciones y de 1% en la industria manufacturera.

La economista del Banco Itaú, Carolina Monzón afirmó que el resultado que genera gran preocupación es el referente a construcción que en el primer trimestre del año cayó un 5.6%.

Reconoció que el resultado es malo y de ahí que se debe analizar con detenimiento este resultado.

Por su parte, el Gerente de Investigaciones económicas de la firma Acciones y Valores, Wilson Tovar reconoció que el crecimiento de la economía colombiana en el primer trimestre del año está por debajo de las expectativas que se había estimado, es decir por encima del 3%.

 

Positivo y negativo

De acuerdo con los analistas del Bancolombia, del lado positivo, se destaca la aceleración experimentada por la minería y el sector financiero. En el primer caso, la recuperación de la extracción petrolera fue fundamental y estuvo acompañada por una moderación en la caída de la extracción de carbón. Así, este sector, que vio la mayor contracción en el primer trimestre del 2018 (-3,5%) mejoró su perspectiva al punto de ser el segundo de mayor crecimiento (5,3%) en esta ocasión.

Por su parte, las actividades financieras se favorecieron por aseguradoras y de una evolución más constructiva en el riesgo de crédito de los establecimientos financieros. Gracias a ello, este sector fue el que exhibió el mejor resultado, con un crecimiento anual de 5,5%.

Por el contrario, el lunar de estos resultados provino de la actividad de construcción, que de nuevo entró en terreno contractivo (-5,3%), después de los dos resultados positivos observados en el segundo semestre del 2018. Mientras las obras civiles fueron jalonadas por la reactivación de las obras 4G y los proyectos de infraestructura eléctrica, el rubro de edificaciones se mantiene en un periodo de notable debilidad, ante la inactividad de la nueva área de construcción licenciada en los últimos meses.

 

Demanda interna

Respecto a las cifras del lado del gasto, persistió la solidez de la demanda interna, particularmente del sector privado, con una aceleración en la demanda por bienes durables. Además, la inversión (formación bruta de capital fijo) también ganó fuerza en comparación al dato del primer trimestre del 2018. La gran consecuencia de esta evolución fue el impulso que brindaron a la demanda por bienes foráneos, tanto en bienes de consumo, como de capital.

Así pues, las importaciones crecieron 13,7%, en comparación al 1,4% observado un año atrás. Si bien las exportaciones también se aceleraron (3,6% vs -0,6%) gracias a la dinámica positiva de la venta al exterior de petróleo, este avance no permitió compensar la balanza y resultó en un sector externo más deficitario que limitó el resultado general del crecimiento del PIB.

Indican los economistas del Bancolombia que “tal como lo expresamos en nuestro reporte de expectativa, estas cifras ponen de manifiesto que la actividad sigue expandiéndose a un ritmo moderado y similar a lo observado en los trimestres previos. Pese a que el resultado del primer trimestre está alineado con nuestro pronóstico de crecimiento de 2,9% para 2019, lo que supone que en el resto del año se experimentará una aceleración, es indudable que el dato representa un sesgo a la baja en las expectativas de las autoridades. En efecto, para lograr los guarismos previstos por el Gobierno y el Emisor para lo que queda de 2019 tendría que ser cercano a 4%, algo que en las condiciones actuales luce poco probable”.

Sergio Iván Olarte, economista principal para Colombia de Scotiabank Colpatria, dijo que los datos del PIB del primer trimestre muestran que la actividad económica continúa estando por debajo del potencial y que la recuperación de la actividad económica continúa muy gradual.

"Las cifras de actividad económica mostraron que la aceleración de la actividad económica va a un ritmo más lento de lo que el Banco de la República y el Gobierno anticiparon, lo que debería reforzar una tasa de política monetaria constante por el momento", anotó.

 

El déficit

Indican que “otra implicación de este reporte es que posiblemente en el inicio del año el déficit en cuenta corriente presentó una ampliación adicional, proveniente de un mayor déficit comercial. Al respecto, vale la pena recordar que para este año prevemos un incremento de este indicador hasta 4,2% del PIB. Un resultado de esta magnitud aumentará las preocupaciones en torno al monto del desbalance externo, ya que hace particularmente sensible a Colombia a las fluctuaciones en las condiciones financieras internacionales, las cuales se han acentuado en las últimas jornadas dada la intensificación de la guerra comercial entre EE.UU y China”.

Para finalizar, es importante tener en cuenta que un crecimiento que estuvo medio punto porcentual por debajo de lo esperado por las autoridades, podría tener repercusiones para la política económica en los próximos meses.

Por un lado, no solo reafirma la perspectiva de consenso de estabilidad en las tasas de interés durante un tiempo prolongado, sino que incluso podría ampliar el rango de acciones posibles del Banco de la República para incluir un recorte de tasas, opción que ha sido descartada desde hace un buen tiempo.

Por otro lado, crearía presiones fiscales, dada la alta sensibilidad de los ingresos tributarios a la actividad productiva. Esto repercutiría en las cuentas tanto para 2019 como para el próximo año. Por lo tanto, el dato que revelado por el DANE es un insumo fundamental para la estrategia que planteará el Gobierno en el Marco Fiscal de Mediano Plazo que se presentará al Congreso en junio.

 

EL SECTOR de la construcción fue uno de los que más resultado negativo registró en el primer trimestre del año./ENS

 

PIB primer trimestre 2019

(%)

 

Total                    2,8

Financiero            5,5

Minas                             5,3

Comercio              4,0

Electricidad          3,1

Inmobiliaria                   3,0

Industria               2,9

Impuestos            2,6

Agricultura           1,4

Construcción        -5,6

Fuente: DANE